Alemania detiene a 25 ultraderechistas por planear un golpe de Estado

elDiario.es / EFE

0

La Fiscalía alemana ha informado este miércoles de la detención de 25 ultraderechistas, entre ellos tres presuntos simpatizantes y 22 sospechosos de pertenecer a una organización terrorista nacional que planeaba un golpe de Estado y “negociar un nuevo orden estatal” con los “vencedores” de la Segunda Guerra Mundial.

Entre los sospechosos figuran un aristócrata, un militar retirado y una exdiputada del partido de ultraderecha AfD. Los arrestos y los registros se han llevado a cabo en 11 de los 16 estados alemanes, y se están inspeccionando 130 propiedades.

Según la Fiscalía, los sospechosos pertenecen a una organización terrorista fundada, a más tardar, a finales de noviembre del año pasado, “que se ha fijado el objetivo de acabar con el orden estatal establecido en Alemania y sustituirlo por su propia forma de Estado, cuyas grandes líneas ya han sido elaboradas”.

“Los miembros de la organización son conscientes de que este plan solo puede realizarse mediante el uso de medios militares y la violencia contra representantes del Estado”, lo que incluye muertes. Unas muertes que aceptan como “paso intermedio para lograr el 'cambio del sistema a todos los niveles'”, ha asegurado la Fiscalía.

A los acusados les une “un profundo rechazo a las instituciones del Estado y al orden liberal democrático” de la República Federal de Alemania, que con el tiempo les ha llevado a tomar la decisión de “participar en su eliminación violenta” y a comenzar para ello con preparativos concretos.

Los miembros de la agrupación siguen un conglomerado de mitos conspirativos consistente en narraciones de la llamada ideología de los Reichsbürger (Ciudadanos del Reich) –movimiento ultraderechista que no reconoce la soberanía de la actual Alemania– y QAnon. El grupo estaba convencido de que la Alemania moderna estaba dirigida por un llamado “Estado profundo”.

Interior habla de “abismo de amenaza terrorista”

La ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, ha asegurado que el caso revela la amenaza que representa Reichsbürger.

“Estamos luchando con todas nuestras fuerzas contra los enemigos de la democracia”, ha dicho en un tuit. “Las investigaciones permiten vislumbrar el abismo de una amenaza terrorista procedente del entorno de los Reichsbürger”.

La presunta organización terrorista descubierta este miércoles está impulsada, ha dicho Faeser, “por fantasías de derrocamiento violento e ideologías conspirativas. ”Nuevas investigaciones permitirán saber hasta qué punto habían avanzado ya los planes de derrocamiento“.

Los planes

El órgano central de la agrupación es un “consejo” y cuenta además con un “brazo militar”, al que corresponde “la toma planeada del poder por la fuerza de las armas·. Según la Fiscalía, algunos de los miembros de la organización desempeñaron en el pasado un servicio activo en el Ejército alemán.

Su intención era “formar un gobierno de transición (militar) que, según las ideas de los miembros de la asociación, debe negociar el nuevo orden estatal en Alemania con las potencias aliadas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial de acuerdo con la narrativa clásica de los Reichsbürger”. 

Los 22 presuntos miembros de la organización, de los cuales dos actuaban como cabecillas, son ciudadanos alemanes, al igual que dos de los tres simpatizantes detenidos, mientras que el tercero es una ciudadana rusa.

Los medios de comunicación alemanes han identificado como cabecillas del grupo a Heinrich XIII, de 71 años, descendiente de una familia noble que gobernó partes del este de Alemania en el siglo XII, y un exparacaidista del Ejército alemán llamado Rüdiger von P. La exmiembro del Bundestag de Afd y jueza Birgit Malsack-Winkemann también pertenece al grupo de sospechosos, según la prensa del país.

Según los fiscales, Heinrich XIII, que preside el “consejo” se puso en contacto con representantes rusos. “Sin embargo, según las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento, no hay indicios de que las personas de contacto hayan reaccionado positivamente a su solicitud”. La agrupación le considera el supuesto futuro jefe de Estado. 

El ministerio público dice que los acusados iniciaron los preparativos a finales de noviembre de 2021 y “desde entonces han aumentado en intensidad”. “Entre ellas figuran la planificación de estructuras de tipo administrativo, la adquisición de material, la formación en cursos de tiro y el reclutamiento de nuevos miembros”.

El grupo incluso había comenzado a nombrar ministros para su supuesto posterior al golpe. “Similar al gabinete de un gobierno ordinario, el organismo tiene varios departamentos, por ejemplo 'Justicia', 'Asuntos Exteriores' y 'Sanidad”. La acusada 'Birgit M.-W. está designada para dirigir Justicia.

Los esfuerzos de reclutamiento de la asociación se centraron principalmente en los miembros de las fuerzas armadas y la policía, para lo que este año se han celebrado varias reuniones.

Las detenciones se han producido en los estados federados de Baden-Württemberg, Baviera, Berlín, Hesse, Baja Sajonia, Sajonia y Turingia, así como un caso en Kitzbühel (Austria) y otro en Perugia (Italia).

Las redadas, en las que participan más de 3.000 agentes, todavía continúan y se están llevando a cabo además en los estados de Brandeburgo, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado y Sarre.

El operativo se dirige asimismo contra otros 27 acusados.

La Fiscalía alemana ha informado este miércoles de la detención de 25 ultraderechistas, entre ellos tres presuntos simpatizantes y 22 sospechosos de pertenecer a una organización terrorista nacional que planeaba un golpe de Estado y “negociar un nuevo orden estatal” con los “vencedores” de la Segunda Guerra Mundial.

Entre los sospechosos figuran un aristócrata, un militar retirado y una exdiputada del partido de ultraderecha AfD. Los arrestos y los registros se han llevado a cabo en 11 de los 16 estados alemanes, y se están inspeccionando 130 propiedades.

Según la Fiscalía, los sospechosos pertenecen a una organización terrorista fundada, a más tardar, a finales de noviembre del año pasado, “que se ha fijado el objetivo de acabar con el orden estatal establecido en Alemania y sustituirlo por su propia forma de Estado, cuyas grandes líneas ya han sido elaboradas”.

“Los miembros de la organización son conscientes de que este plan solo puede realizarse mediante el uso de medios militares y la violencia contra representantes del Estado”, lo que incluye muertes. Unas muertes que aceptan como “paso intermedio para lograr el 'cambio del sistema a todos los niveles'”, ha asegurado la Fiscalía.

A los acusados les une “un profundo rechazo a las instituciones del Estado y al orden liberal democrático” de la República Federal de Alemania, que con el tiempo les ha llevado a tomar la decisión de “participar en su eliminación violenta” y a comenzar para ello con preparativos concretos.

Los miembros de la agrupación siguen un conglomerado de mitos conspirativos consistente en narraciones de la llamada ideología de los Reichsbürger (Ciudadanos del Reich) –movimiento ultraderechista que no reconoce la soberanía de la actual Alemania– y QAnon. El grupo estaba convencido de que la Alemania moderna estaba dirigida por un llamado “Estado profundo”.

Interior habla de “abismo de amenaza terrorista”

La ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, ha asegurado que el caso revela la amenaza que representa Reichsbürger.

“Estamos luchando con todas nuestras fuerzas contra los enemigos de la democracia”, ha dicho en un tuit. “Las investigaciones permiten vislumbrar el abismo de una amenaza terrorista procedente del entorno de los Reichsbürger”.

La presunta organización terrorista descubierta este miércoles está impulsada, ha dicho Faeser, “por fantasías de derrocamiento violento e ideologías conspirativas. ”Nuevas investigaciones permitirán saber hasta qué punto habían avanzado ya los planes de derrocamiento“.

Los planes

El órgano central de la agrupación es un “consejo” y cuenta además con un “brazo militar”, al que corresponde “la toma planeada del poder por la fuerza de las armas·. Según la Fiscalía, algunos de los miembros de la organización desempeñaron en el pasado un servicio activo en el Ejército alemán.

Su intención era “formar un gobierno de transición (militar) que, según las ideas de los miembros de la asociación, debe negociar el nuevo orden estatal en Alemania con las potencias aliadas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial de acuerdo con la narrativa clásica de los Reichsbürger”. 

Los 22 presuntos miembros de la organización, de los cuales dos actuaban como cabecillas, son ciudadanos alemanes, al igual que dos de los tres simpatizantes detenidos, mientras que el tercero es una ciudadana rusa.

Los medios de comunicación alemanes han identificado como cabecillas del grupo a Heinrich XIII, de 71 años, descendiente de una familia noble que gobernó partes del este de Alemania en el siglo XII, y un exparacaidista del Ejército alemán llamado Rüdiger von P. La exmiembro del Bundestag de Afd y jueza Birgit Malsack-Winkemann también pertenece al grupo de sospechosos, según la prensa del país.

Según los fiscales, Heinrich XIII, que preside el “consejo” se puso en contacto con representantes rusos. “Sin embargo, según las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento, no hay indicios de que las personas de contacto hayan reaccionado positivamente a su solicitud”. La agrupación le considera el supuesto futuro jefe de Estado. 

El ministerio público dice que los acusados iniciaron los preparativos a finales de noviembre de 2021 y “desde entonces han aumentado en intensidad”. “Entre ellas figuran la planificación de estructuras de tipo administrativo, la adquisición de material, la formación en cursos de tiro y el reclutamiento de nuevos miembros”.

El grupo incluso había comenzado a nombrar ministros para su supuesto posterior al golpe. “Similar al gabinete de un gobierno ordinario, el organismo tiene varios departamentos, por ejemplo 'Justicia', 'Asuntos Exteriores' y 'Sanidad”. La acusada 'Birgit M.-W. está designada para dirigir Justicia.

Los esfuerzos de reclutamiento de la asociación se centraron principalmente en los miembros de las fuerzas armadas y la policía, para lo que este año se han celebrado varias reuniones.

Las detenciones se han producido en los estados federados de Baden-Württemberg, Baviera, Berlín, Hesse, Baja Sajonia, Sajonia y Turingia, así como un caso en Kitzbühel (Austria) y otro en Perugia (Italia).

Las redadas, en las que participan más de 3.000 agentes, todavía continúan y se están llevando a cabo además en los estados de Brandeburgo, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado y Sarre.

El operativo se dirige asimismo contra otros 27 acusados.

La Fiscalía alemana ha informado este miércoles de la detención de 25 ultraderechistas, entre ellos tres presuntos simpatizantes y 22 sospechosos de pertenecer a una organización terrorista nacional que planeaba un golpe de Estado y “negociar un nuevo orden estatal” con los “vencedores” de la Segunda Guerra Mundial.

Entre los sospechosos figuran un aristócrata, un militar retirado y una exdiputada del partido de ultraderecha AfD. Los arrestos y los registros se han llevado a cabo en 11 de los 16 estados alemanes, y se están inspeccionando 130 propiedades.