La portada de mañana
Acceder
Los socios piden a Sánchez "recomenzar" la legislatura con un giro social
ENTREVISTA | Elma Saiz: “Feijóo tiene una relación tóxica con Vox"
OPINIÓN | Regeneración democrática sí, pero más, por Jose Luis Martí

Sánchez apoyará a Von der Leyen si él sigue en Moncloa y la Comisión Europea queda en manos del PPE

Irene Castro

Corresponsal en Bruselas —

0

Pedro Sánchez quiere que la alemana Ursula von der Leyen siga al frente de la Comisión Europea si él lo hace al frente del Gobierno español tras las generales del 23 de julio y el Partido Popular Europeo, que es actualmente la primera fuerza en la Eurocámara, gana las elecciones europeas. El jefe del Ejecutivo no suele escatimar en halagos hacia la dirigente conservadora en sus intervenciones públicas y tampoco lo ha hecho en una conversación informal con los corresponsales que están en Madrid con motivo del arranque de la presidencia española del Consejo de la UE en la que ha alabado la forma de trabajar de la actual jefa del ejecutivo comunitario.

En esa charla, Sánchez ha confesado que la exministra de Defensa con Angela Merkel será su preferencia si los socialdemócratas no tienen opciones de hacerse con la presidencia de la Comisión Europea y vuelve a quedar en manos del PPE. Ese posicionamiento se produce, no obstante, antes de que la propia Von der Leyen haya deshojado la margarita sobre cuáles son sus pretensiones porque aún no ha dicho si pretende seguir presidiendo en ejecutivo comunitario. 

Tampoco el Partido Popular Europeo ha decidido quién sería su apuesta para liderar el Colegio de Comisarios que se comprondrá tras las elecciones europeas del próximo año. En 2019 el spitzenkandidaten del PPE fue el también alemán Manfred Weber, pero quedó apartado en la negociación con los gobiernos de los 27, que apostaron por Von der Leyen, que obtuvo el respaldo de los socialistas y liberales en el Parlamento Europeo. 

Ahora el PPE, que pilota Weber, lleva tiempo marcando distancias con Von der Leyen, a quien acusan de haber seguido más las directrices de los socialdemócratas y liberales que de sus propias filas. Los conservadores tendrán que iniciar su proceso para elegir al candidato para la presidencia de la Comisión Europea y, además de Weber, uno de los nombres que está sobre la mesa es el de la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola. El PP de Alberto Núñez Feijóo se inclina por la maltesa, según fuentes de la delegación española. 

La sintonía de Sánchez con Von der Leyen quedó patente una vez más públicamente este mismo lunes durante la rueda de prensa tras la reunión del Gobierno con el Consejo de Comisarios: “Esta Comisión ha estado a la altura de los desafíos que hemos tenido por delante incluso cuando las circunstancias se lo han puesto, nos lo han puesto a todos, muy difícil”.

También Von der Leyen ha defendido habitualmente la gestión del Gobierno de España, al que en numerosas ocasiones pone como ejemplo dado que es el país que está en cabeza respecto a la ejecución de los fondos europeos. La dirigente aprovechó la comparecencia en Madrid para defender la gestión que ha hecho la Comisión Europea, pero también para alejarse de la deriva de su partido. “Cuando hablamos del extremismo, tanto de derecha como de izquierda, ellos temen al cambio. Nosotros, los grupos democráticos de centro, tenemos que demostrar que tenemos las ideas muy claras a la hora de afrontar el cambio”, defendió Von der Leyen en un momento en el que su partido ha abandonado el cordón sanitario a la extrema derecha, con la que gobierna en Italia dentro del Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni, y en la que se apoya en países como Suecia y Finlandia, más allá de los acuerdos que, por ahora, se han dado a nivel municipal y autonómico en España. 

El alegato de Von der Leyen también sonó a autodefensa frente a la batalla que está planteando ahora su partido contra algunas de las políticas clave de la Comisión Europea. Los conservadores de Weber han votado en contra de la ley de restauración de la naturaleza, que es uno de los pilares de la agenda verde pendiente y que busca recuperar los ecosistemas de aquí a 2050. En una inusual maniobra, el PPE europeo votó en contra de esa propuesta de Bruselas en la Eurocámara y ahora el Pleno tendrá la decisión definitiva. 

“Nosotros, el núcleo del grupo democrático, debemos demostrar que tenemos ideas claras sobre cómo lidiar con los cambios que están ocurriendo”, agregó Von der Leyen antes de sacar pecho de algunas iniciativas que impulsadas por la UE en los últimos años. “Tenemos una idea clara de lo que está pasando. El cambio climático es un hecho, tenemos una idea una visión de cómo afrontarlo”, defendió la alemana.