La portada de mañana
Acceder
La matanza de palestinos hambrientos abre los ojos del mundo ante la crisis en Gaza
Ábalos: “El aforamiento, por lo que pueda pasar, también es una forma de defenderme”
Opinión - De un tiempo, de un país. Por Rosa María Artal

Familias palestinas huyen de los tanques mientras Israel comienza a asaltar Ciudad de Gaza: “Vimos la muerte”

Ondeando banderas blancas y con los brazos en alto, familias palestinas huían ante los tanques que esperan asaltar Ciudad de Gaza en la siguiente fase de la guerra que, según el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dará a Israel el control “indefinido” del territorio asediado.

Este martes, el Ejército israelí dio a los civiles que se encontraban en el interior de la localidad rodeada un plazo de cuatro horas para salir, mientras sus fuerzas se preparan para tomar la mayor ciudad de la franja.

Hombres, mujeres y niños, algunos llevando sus pertenencias en burros, huyeron de sus hogares dejando atrás a las tropas israelíes para salir de la ciudad.

En un mensaje en árabe, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) dijeron que permitirían salir a la gente desde las 10:00 a las 14:00, hora local, y publicaron un vídeo de decenas de personas a lo largo de una carretera principal.

Uno de los residentes, Adam Fayez Zeyara, publicó en Internet que la caminata del martes fue la más peligrosa de su vida. “Vimos los tanques a bocajarro. Vimos partes de cuerpos descompuestos. Vimos la muerte”.

El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, ha dicho que las fuerzas israelíes están operando “en el corazón de Cudad de Gaza”, la cual describe como “la mayor base terrorista jamás construida”.

Gallant también ha afirmado que el máximo dirigente de Hamás en Gaza, Yahya Sinwar, está incomunicado en su búnker, y ha añadido que el jefe miliciano está “aislado de su entorno, [y] su cadena de mando se está debilitando”.

Se teme que cientos de miles de personas sigan atrapadas en la ciudad. Hamás, que utiliza desde hace tiempo la táctica de esconderse entre la población civil, ha sido acusado de impedir que la gente salga de sus casas.

Israel ha dicho en repetidas ocasiones a los civiles que se desplacen al sur “por su propia seguridad”, pero ha seguido bombardeando toda la franja. Este martes, atacó la ciudad meridional de Jan Yunis, donde murieron 23 personas, según las autoridades sanitarias palestinas.

Un hombre rescatado de entre los escombros de una casa en la que, según los médicos, habían muerto 11 personas dijo que Israel recibirá “una gran lección”. “Esta es la valentía del llamado Israel, muestran su fuerza y su poder contra civiles, bebés que está dentro, niños que están dentro y ancianos”.

Casi un mes después de que Israel impusiera un “asedio total” a Gaza, la Organización Mundial de la Salud dice que los suministros médicos son tan escasos que los médicos están haciendo operaciones, incluidas amputaciones, sin anestesia. El secretario general de la ONU, António Guterres, ha declarado que Gaza se está convirtiendo en un “cementerio de niños”, y ha pedido un alto el fuego urgente.

Jornada de luto en Israel

Mientras tanto, en Israel se guardó este martes un minuto de silencio para conmemorar el mes transcurrido desde el ataque de Hamás que mató a 1.400 personas en localidades cercanas a la frontera y dio lugar al actual bombardeo de Gaza. La noche anterior se celebró una vigilia en Jerusalén, en la que se encendió una vela por cada víctima.

Los familiares de los fallecidos se reunieron en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, donde se celebraron oraciones para conmemorar el primer mes de luto, siguiendo la tradición judía. “No tenemos otra forma de conmemorarlos que con oraciones, encendiendo velas y teniéndolos en el corazón”, dice Yossi Rivlin, cuyos dos hermanos murieron en la masacre del festival de música durante el ataque de Hamás.

De pie ante una bandera israelí gigante, el cantor del Ejército israelí, Shai Abramson, pronunció una oración por los muertos, modificada para incluir una bendición por el personal de las fuerzas de seguridad que ha fallecido.

Los bombardeos israelíes en represalia por la incursión de Hamás, en la que los combatientes también tomaron 240 rehenes, han matado a más de 10.300 personas, entre ellas unos 4.200 niños, según las autoridades sanitarias palestinos.

EEUU rechaza que Israel ocupe Gaza

Netanyahu, en declaraciones que dan la indicación más clara hasta ahora de que Israel planea mantener un férreo control sobre la franja, hogar de 2,3 millones de palestinos, ha dicho que su país asumirá la “responsabilidad general de la seguridad” de Gaza.

A la pregunta de quién debería “gobernar” Gaza una vez finalizados los combates, declaró a ABC News en una entrevista emitida el lunes por la noche: “Aquellos que no quieran seguir el camino de Hamás”. Y añadió: “Israel tendrá durante un periodo indefinido... la responsabilidad general de la seguridad porque hemos visto lo que ocurre cuando no tenemos esa responsabilidad de seguridad”.

La Casa Blanca reiteró este martes que el presidente Joe Biden no apoya una reocupación israelí de la Franja de Gaza tras la guerra. “El presidente sigue creyendo que una reocupación de Gaza por parte de las fuerzas israelíes no es buena”, dijo a la CNN el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby. “No es bueno para Israel; no es bueno para el pueblo israelí”.

Kirby añadió que tenía que haber un “conjunto saludable de conversaciones sobre cómo será Gaza después del conflicto y cómo es la gobernanza” y que dejará en manos de Netanyahu aclarar qué quería decir con “indefinida”.

La ONU y otros organismos mundiales, incluida la UE, consideran que Gaza está ocupada pesar de que Israel retiró sus fuerzas del interior de la franja en 2005, ya que Israel ha mantenido un control efectivo sobre el pequeño territorio por tierra, mar y aire.

“Un mes de matanza”

Netanyahu también ha dicho que estudiará “pequeñas pausas tácticas” de una hora en los combates para permitir la entrada de ayuda o la salida de rehenes de Gaza, pero volvió a rechazar los llamamientos a un alto el fuego.

Tanto Israel como Hamás han rechazado los crecientes llamamientos al cese de los combates. Israel afirma que los rehenes deben ser liberados primero, mientras que Hamás dice que no los liberará ni detendrá los combates mientras Gaza esté bajo ataque.

Grupos de derechos humanos y expertos de la ONU han acusado a ambas partes de crímenes de guerra. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, inició el martes una visita de cinco días a Oriente Medio, aunque aún no había conseguido el permiso de Israel para visitar la zona.

“Ha sido un mes entero de matanza, de sufrimiento incesante, derramamiento de sangre, destrucción, indignación y desesperación”, dice Türk en un comunicado. “Las violaciones de los derechos humanos están en el origen de esta escalada y los derechos humanos desempeñan un papel central para encontrar una salida a esta vorágine de dolor”.

Las organizaciones internacionales han manifestado que los hospitales de Gaza no dan abasto para atender a los heridos, y los alimentos y el agua potable se están agotando, sin que las entregas de ayuda sean suficientes. “Necesitamos un alto el fuego humanitario inmediato. Ya han pasado 30 días. Ya es suficiente. Esto debe acabar ya”, dice una declaración de los jefes de varios organismos de la ONU.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió el lunes a puerta cerrada. El órgano de 15 miembros sigue intentando acordar una resolución tras fracasar cuatro veces en dos semanas. Los diplomáticos afirman que un obstáculo clave es a si se debía pedir un alto el fuego, el cese de las hostilidades o pausas humanitarias para permitir el acceso de la ayuda a Gaza.