La portada de mañana
Acceder
El fin del estado de alarma revela discrepancias en el Gobierno
Seis comunidades salen del estado de alarma con las UCI saturadas
Opinión - El extraño viaje de Susana Díaz, por Esther Palomera

Sobre este blog

Lluvia fina es un blog del equipo de política de eldiario.es con análisis y opinión de lo que sucede en el día a día en los partidos políticos

Susana Díaz no tenía el camino despejado

Sobre este blog

Lluvia fina es un blog del equipo de política de eldiario.es con análisis y opinión de lo que sucede en el día a día en los partidos políticos

Susana Díaz lo dijo desde el primer momento. Podría plantearse aspirar a dar el paso para dirigir la secretaría general del PSOE pero siempre que tuviera el camino despejado. Quería una aclamación unánime del PSOE -casi la tuvo, tras la salida en tromba de hasta ocho barones autonómicos apoyándola-, no tener que ir a unas primarias contra nadie y luego verse aún más legitimada en una votación unánime de los militantes socialistas de una sola papeleta.

Pero, a medida que se acercaba el inicio del proceso, las cosas no eran como las quería la presidenta andaluza, ni como se las habían dibujado. El diputado vasco Eduardo Madina no iba a tirar la toalla y se iba a presentar a las primarias pasara lo que pasara, aunque fuese para perder, como todos le advertían. Y, además, contaba con apoyo sólido de varias federaciones fuertes en el PSOE, como Extremadura o Asturias, que si bien no son muy numerosas tienen un peso específico grande en el partido.

Susana Díaz si quería ganar -que lo tenía hecho- tenía que pelear. Y embarcarse en un proceso de primarias durante más de un mes. Ya no era lo previsto.

Descubre nuestras apps