eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El chalé de Iglesias y Montero desata el "malestar general" en Podemos Andalucía

La agrupación de Teresa Rodríguez, reacia siempre a visibilizar sus discrepancias con la dirección nacional, carga contra sus líderes por "incoherencia e hipocresía"

El alcalde de Cádiz y pareja de Rodríguez, José María González 'Kichi', apela al código ético del partido: "No quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante"

71 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El alcalde de Cádiz (Kichi):  "No quiero dejar de vivir en un piso de currante"

El alcalde de Cádiz (Kichi): "No quiero dejar de vivir en un piso de currante"

Los Anticapitalistas siempre fueron la rama más purista de la izquierda cuando formaban parte de IU, y lo siguen siendo dentro de Podemos. El hecho de que el líder del partido morado, Pablo Iglesias, y la número dos, Irene Montero (su pareja), hayan decidido comprarse un chalé de 600.000 euros en la sierra madrileña ha desestabilizado políticamente a esa corriente de la izquierda que abandera la austeridad y la minoración de salarios públicos como un requisito sine qua non para ser de izquierdas. 

Los Anticapitalistas, encabezados por la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, creen que la compra del chalé de Iglesias y Montero "es indefendible", y sorprendentemente han movilizado a sus asesores para hacer oposición a sus propios dirigentes y marcar distancias. "Hay un malestar general en Andalucía con todo esto", dicen. Ni siquiera las discrepancias entre Iglesias y Rodríguez respecto a la descentralización política y organizativa de Podemos -esencial de cara a los próximos procesos electorales- han levantado tantas ampollas como este asunto. La gaditana se cuida mucho de no dar pábulo a las tensiones internas de su partido que evidencian una clara falta de sintonía entre lo que pide Andalucía y lo que concede Madrid, pero en este asunto han decidido señalar con el dedo y denunciar "la incoherencia y la hipocresía" de sus líderes, explican fuentes del partido. EAnte el "dispendio" de Iglesias y Montero -que han pedido una hipoteca de más de medio millón de euros (pagarán 1.600 euros al mes entre los dos)-, Teresa Rodríguez y su pareja, el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, esgrimen su piso de 40 metros cuadrados en el popular barrio de La Viña.

La gaditana cree que es "coherente" que un político lleve una vida similar a la de las personas a las que representa, y ella ha defendido en el Parlamento andaluz una bajada generalizada de los salarios de los diputados y la eliminación de las cuotas por desplazamiento en los meses inhábiles. Una parte del salario de Rodríguez y el resto de diputados andaluces de su formación va destinada a una ONG, una causa distinta que el partido morado respalda con parte de sus ingresos cada mes. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, tildó su propuesta de "populista y demagoga", y ahora la hipoteca de Iglesias y Montero amenaza con dejar en entredicho a los líderes nacionales de Podemos, pero no a los andaluces. Rodríguez y Kichi, que tanto se han cuidado para que sus discrepancias con Madrid respecto al "afán centralista" de Podemos no se traduzca en un enfrentamiento abierto, han decidido ahora marcar distancias, señalarse como distintos a sus jefes, defender su "coherencia".

Rodríguez aún no ha hecho declaraciones públicas, pero el alcalde de Cádiz sí ha asegurado que no quiere dejar de vivir y criar a sus hijos "en un piso de currante en el barrio de La Viña con mi compañera, que ya es bastante privilegio vivir en la Viña, en Cádiz, y con Teresa Rodríguez". González afirma en un comunicado que el código ético del partido morado "no es una formalidad, es el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo". "No quiero dejar de vivir y criar a mis hijos en un piso de currante en el barrio de La Viña con mi compañera, que ya es bastante privilegio vivir en la Viña, en Cádiz y con Teresa Rodríguez, por eso no recibo otros ingresos y por eso no genero más ahorro que el que dono cada mes", dice el regidor.

En el comunicado, Podemos explica que González ha donado el 40% de su sueldo de marzo y abril a la Asociación de Familiares de Enfermos Duales (Afedu), que atiende a pacientes con problemas de drogodependencia y otros trastornos psíquicos.

Este partido subraya que el alcalde se comprometió al inicio del mandato a cobrar lo mismo que recibiría como profesor de secundaria y por eso realiza estas donaciones de la cantidad que excede de ese importe en su salario actual. Para González, el objetivo de la donación que realizan todos los cargos públicos de Podemos "no es la donación en sí misma, es no parecernos a la casta, es no ser como ellos porque vinimos a desalojarlos a ellos después de que hubieran estado desahuciando por miles a nuestra gente, es no vivir como ellos, es parecernos al pueblo que nos eligió y al que seguimos siendo leales".

González ha donado este mes 2.630 euros a esta asociación que desde hace 17 años atiende en la ciudad de Cádiz a las personas afectadas por la enfermedad dual que asocia la adicción a otras patologías psíquicas y a sus familiares, informa Efe.

En anteriores donaciones, entidades gaditanas de personas sin hogar, comedores sociales, colectivos de trabajadores despedidos, asociaciones solidarias y de apoyo mutuo de familias vulnerables o de enfermedades raras y trastornos infantiles fueron algunos de los depositarios de esta donación mensual de González.

El regidor, sin sueldo del Ayuntamiento de Cádiz, ha cobrado como diputado provincial 6.577,48 euros entre los meses de marzo y abril, de los cuales ha donado el 40%.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha