La portada de mañana
Acceder
Casado lanza al PP a la calle contra el Gobierno
ESPECIAL | Una invasión biológica imparable se extiende por España
OPINIÓN | Mundo rico y estúpido, por Antón Losada

Cinco grupos del Parlamento Europeo se quejan de la actitud del eurodiputado de Vox Jorge Buxadé en un viaje a Hungría

El Parlamento Europeo envió una misión para examinar el Estado de Derecho en la Hungría de Viktor Orbán, cuestionado también por la Comisión Europea. Pero los eurodiputados de la extrema derecha Jorge Buxadé (Vox/ECR) y Nicolas Bay (RN/ID) tenían otra agenda que no pasaba precisamente por el escrutinio de las autoridades del país, según denuncian populares, socialistas, liberales, verdes y La Izquierda en una carta enviada al presidente de la Eurocámara, David Sassoli.

"Durante la misión", dicen las otras cinco eurodiputadas que participaron en el viaje, "concretamente en las reuniones con las autoridades húngaras, Nicolas Bay (ID) y Jorge Buxadé Villalba (ECR) impugnaron el propósito del viaje".

La carta, además, explica que Buxadé y Bay "participaron en un programa de televisión antes de la misión, organizaron entrevistas por su cuenta e hicieron declaraciones públicas, lo que añadió presión en un contexto político extremadamente sensible. En la reunión preparatoria, el presidente [Sassoli] recordó estas reglas y pidió a los eurodiputados que no mantuvieran entrevistas paralelas. Además de anticipar los resultados de la misión, sus intervenciones en los medios se realizaron con el único propósito de socavar la legitimidad del trabajo de escrutinio del Parlamento Europeo".

Una delegación de siete eurodiputados viajó a Hungría entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre para evaluar el respeto por la libertad de prensa y académica, los derechos de las minorías y el contexto más amplio del estado de derecho. Durante su visita de tres días a Budapest, los eurodiputados se reunieron con miembros del Gobierno, el alcalde de Budapest, Gergely Karácsony, así como miembros del Parlamento húngaro de diferentes grupos políticos.

El propósito de la delegación era escuchar a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el campo de la protección del Estado de Derecho, la igualdad de trato y los derechos sociales y de las minorías.

Sin embargo, según las compañeras de viaje, Buxadé y Bay se dedicaron a otra cosa.

De acuerdo con las normas del Parlamento Europeo sobre misiones enviadas por las comisiones –en este caso LIBE, la de Derechos, Libertades y Justicia– citadas en la carta de queja, "los eurodiputados presentarán la posición oficial del Parlamento sobre el asunto en discusión. Si expresan un punto de vista personal o un punto de vista de su grupo político, deberán indicarlo claramente".

Las eurodiputados añaden: "El artículo 12 (1) estipula que las conferencias de prensa y/o comunicados de prensa sobre las actividades de la misión se celebrarán y/o publicarán bajo la autoridad del presidente de la misión; dichos comunicados de prensa reflejarán las posiciones establecidas en las resoluciones aprobadas por el Parlamento".

Pero "en el caso de Bay y Buxadé Villalba estas reglas fueron claramente ignoradas", afirman en su carta las eurodiputadas Gwendoline Delbos-Corfield (Verdes/EFA), presidenta de la delegación y ponente del informe sobre la situación en Hungría; Isabel Wiseler-Lima (EPP), también ponente de la situación in Hungría; Bettina Vollath (S&D); Anna Donáth (Renew), Malin Björk (La Izquierda).

"Además", prosiguen en la carta, "queremos informarle y llamar su atención sobre la descortesía e irrespetuosa expresión del eurodiputado Balázs Hidvéghi [de Fidesz, el partido de Orbán], quien calificó a la delegación ante los medios de comunicación como un grupo de 'cinco locas' y 'dos hombres normales". Consideramos importante que conozca estos hechos y le pedimos que tome las medidas que considere oportunas al respecto".

Vox ha respondido con una nota que "las diputadas critican que ni Bay ni Buxadé pidieron permiso a la jefa de la delegación parlamentaria para responder a los medios, como si un representante público –o cualquier persona– necesitara autorización para atender entrevistas o ejercer su sacrosanto derecho a la libertad de expresión".

Durante la misión, todos los eurodiputados se reunieron con periodistas y representantes de medios, así como con representantes de organizaciones que trabajan por la libertad de prensa.

El orden del día también hubo reuniones en la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional, la Oficina y el Consejo de la Judicatura Nacional y con la asociación que representa a los jueces. Además, los eurodiputados se vieron con el Comisario de Derechos Fundamentales de Hungría, representantes del mundo académico y del sistema educativo y de varias instituciones culturales.

El Parlamento Europeo envió una misión para examinar el Estado de Derecho en la Hungría de Viktor Orbán, cuestionado también por la Comisión Europea. Pero los eurodiputados de la extrema derecha Jorge Buxadé (Vox/ECR) y Nicolas Bay (RN/ID) tenían otra agenda que no pasaba precisamente por el escrutinio de las autoridades del país, según denuncian populares, socialistas, liberales, verdes y La Izquierda en una carta enviada al presidente de la Eurocámara, David Sassoli.

"Durante la misión", dicen las otras cinco eurodiputadas que participaron en el viaje, "concretamente en las reuniones con las autoridades húngaras, Nicolas Bay (ID) y Jorge Buxadé Villalba (ECR) impugnaron el propósito del viaje".

La carta, además, explica que Buxadé y Bay "participaron en un programa de televisión antes de la misión, organizaron entrevistas por su cuenta e hicieron declaraciones públicas, lo que añadió presión en un contexto político extremadamente sensible. En la reunión preparatoria, el presidente [Sassoli] recordó estas reglas y pidió a los eurodiputados que no mantuvieran entrevistas paralelas. Además de anticipar los resultados de la misión, sus intervenciones en los medios se realizaron con el único propósito de socavar la legitimidad del trabajo de escrutinio del Parlamento Europeo".

Una delegación de siete eurodiputados viajó a Hungría entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre para evaluar el respeto por la libertad de prensa y académica, los derechos de las minorías y el contexto más amplio del estado de derecho. Durante su visita de tres días a Budapest, los eurodiputados se reunieron con miembros del Gobierno, el alcalde de Budapest, Gergely Karácsony, así como miembros del Parlamento húngaro de diferentes grupos políticos.

El propósito de la delegación era escuchar a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el campo de la protección del Estado de Derecho, la igualdad de trato y los derechos sociales y de las minorías.

Sin embargo, según las compañeras de viaje, Buxadé y Bay se dedicaron a otra cosa.

De acuerdo con las normas del Parlamento Europeo sobre misiones enviadas por las comisiones –en este caso LIBE, la de Derechos, Libertades y Justicia– citadas en la carta de queja, "los eurodiputados presentarán la posición oficial del Parlamento sobre el asunto en discusión. Si expresan un punto de vista personal o un punto de vista de su grupo político, deberán indicarlo claramente".

Las eurodiputados añaden: "El artículo 12 (1) estipula que las conferencias de prensa y/o comunicados de prensa sobre las actividades de la misión se celebrarán y/o publicarán bajo la autoridad del presidente de la misión; dichos comunicados de prensa reflejarán las posiciones establecidas en las resoluciones aprobadas por el Parlamento".

Pero "en el caso de Bay y Buxadé Villalba estas reglas fueron claramente ignoradas", afirman en su carta las eurodiputadas Gwendoline Delbos-Corfield (Verdes/EFA), presidenta de la delegación y ponente del informe sobre la situación en Hungría; Isabel Wiseler-Lima (EPP), también ponente de la situación in Hungría; Bettina Vollath (S&D); Anna Donáth (Renew), Malin Björk (La Izquierda).

"Además", prosiguen en la carta, "queremos informarle y llamar su atención sobre la descortesía e irrespetuosa expresión del eurodiputado Balázs Hidvéghi [de Fidesz, el partido de Orbán], quien calificó a la delegación ante los medios de comunicación como un grupo de 'cinco locas' y 'dos hombres normales". Consideramos importante que conozca estos hechos y le pedimos que tome las medidas que considere oportunas al respecto".

Vox ha respondido con una nota que "las diputadas critican que ni Bay ni Buxadé pidieron permiso a la jefa de la delegación parlamentaria para responder a los medios, como si un representante público –o cualquier persona– necesitara autorización para atender entrevistas o ejercer su sacrosanto derecho a la libertad de expresión".

Durante la misión, todos los eurodiputados se reunieron con periodistas y representantes de medios, así como con representantes de organizaciones que trabajan por la libertad de prensa.

El orden del día también hubo reuniones en la Corte Suprema y el Tribunal Constitucional, la Oficina y el Consejo de la Judicatura Nacional y con la asociación que representa a los jueces. Además, los eurodiputados se vieron con el Comisario de Derechos Fundamentales de Hungría, representantes del mundo académico y del sistema educativo y de varias instituciones culturales.

El Parlamento Europeo envió una misión para examinar el Estado de Derecho en la Hungría de Viktor Orbán, cuestionado también por la Comisión Europea. Pero los eurodiputados de la extrema derecha Jorge Buxadé (Vox/ECR) y Nicolas Bay (RN/ID) tenían otra agenda que no pasaba precisamente por el escrutinio de las autoridades del país, según denuncian populares, socialistas, liberales, verdes y La Izquierda en una carta enviada al presidente de la Eurocámara, David Sassoli.

"Durante la misión", dicen las otras cinco eurodiputadas que participaron en el viaje, "concretamente en las reuniones con las autoridades húngaras, Nicolas Bay (ID) y Jorge Buxadé Villalba (ECR) impugnaron el propósito del viaje".

Etiquetas
20 de octubre de 2021 - 10:34 h