La portada de mañana
Acceder
Los socios piden a Sánchez "recomenzar" la legislatura con un giro social
ENTREVISTA | Elma Saiz: “Feijóo tiene una relación tóxica con Vox"
OPINIÓN | Regeneración democrática sí, pero más, por Jose Luis Martí

Exclusiva

El instituto de ultraderecha de Maréchal-Le Pen recluta jueces en ejercicio para legitimar sus posiciones en España

Laura Galaup

0

El instituto fundado por Marion Maréchal-Le Pen, nieta de Jean-Marie Le Pen y sobrina de Marine Le Pen, trata de echar raíces en Madrid. El próximo mes de septiembre arranca la tercera edición de sus cursos destinados a formar a la futura élite de la extrema derecha en nuestro país. El Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (Issep) nació en Lyon de la mano de la exdiputada francesa que ha abandonado la formación familiar y se ha sumado a las filas del ultraderechista Éric Zemmour. No solo en el claustro de docentes y en la dirección de la delegación española de ese centro educativo hay nombres cercanos a Vox, también los hay entre los alumnos. 

En estos últimos años Issep ha contado con profesores vinculados a la política, al periodismo, a la abogacía o a la empresa; sin embargo, también ha incorporado a profesionales de la judicatura. En septiembre arranca en su sede un curso sobre Derecho básico de la empresa en el que participan nueve magistrados en ejercicio, especialmente profesionales de Derecho Mercantil, siempre según la información publicada por esta institución en sus redes sociales. En conversación con esta redacción, dos de los jueces que figuran entre los docentes aseguran que desconocen los vínculos que tiene Issep con la extrema derecha española y francesa. Se limitan a reseñar que su misión únicamente consistirá en impartir “cursos estrictamente jurídicos”. 

“La participación de altos funcionarios del Estado en este tipo de universidades ayuda a blanquear estos centros, sobre todo, en casos como el de Issep, que no es una universidad real. Son centros que imparten cursos educativos con una ideología muy determinada”, expone el investigador postdoctoral de la Universidad de la Ciudad de Londres Felipe González Santos, especializado en las redes de la extrema derecha europea.

Los jueces impartirán en Issep un curso básico de Derecho de la empresa dirigido a “profesionales no licenciados o graduados en Derecho, que deseen adquirir conocimientos jurídicos aplicados al mundo empresarial o profesionales”, según la información difundida por el instituto en sus redes sociales.

En las clases se abordará una introducción al Derecho Civil, Político, Concursal, Laboral, Penal Económico, Administrativo y Tributario de la mano de magistrados en ejercicio, que también explicarán temas como la propiedad industrial e intelectual y las sociedades de capital.

Según la información publicada por Issep en su perfil en Twitter, la mayor parte de los docentes –Manuel Ruiz de Lara, Guillermo Fernández García, Carlos Martínez de Marigorta, Moisés Guillamón Ruiz, Juan Carlos Picazo Menéndez, César Amabilio Suárez Vázquez y Juan Ignacio Martínez Aroca– son magistrados de juzgados mercantiles de distintas ciudades del país. 

Asimismo, desde el instituto fundado por Maréchal aseguran que cuentan con María Teresa de Jesús Gómez Casado, a la que describen como jueza “de adscripción territorial del TSJ, adscrita a la Audiencia Provincial de Murcia, sección Penal”, aunque en la web del Poder Judicial su nombre figura como titular del juzgado de lo Penal número tres de Orihuela (Alicante).

Tras la publicación de esta información, uno de los magistrados que figura entre los ponentes, Luis Gollonet Teruel, de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía, asegura a esta redacción que se desmarca y que no va a participar en la formación.

La creación de instituciones educativas impulsadas por entornos vinculados a la extrema derecha se ha extendido por Europa para contribuir al “relevo generacional” en el entorno ultraconservador, tal y como explicaba recientemente en una entrevista con elDiario.es David Paternotte, profesor de la Universidad Libre de Bruselas (ULB). Por su parte, Guillermo Fernández-Vázquez, sociólogo especializado en partidos de extrema derecha, sostiene que los movimientos políticos en torno a Issep apuestan “por profundizar en un programa neoliberal en lo económico, muy conservador en lo moral y muy identitario en lo nacional”.

Tras impulsar la creación del Issep en Lyon (Francia), con el objetivo de formar “a una nueva generación de tomadores de decisiones”,  Maréchal anunció la expansión del centro a Madrid poco antes de que irrumpiese la pandemia. En ese momento, dos personas del entorno de Vox –Kiko Méndez Monasterio y Gabriel Ariza– fueron fundamentales para que aterrizase en la capital española el proyecto con el que la política francesa pretende combatir lo que denomina “terrorismo intelectual” y “neofeminista” que, a su juicio, impera en el sistema universitario, según explicó en una entrevista con esta redacción

Para organizar el curso sobre Derecho impartido por jueces en activo Issep ha creado una nueva marca, el Instituto Jurídico de Enseñanza y Debate (IJED), de acuerdo a la información que el centro fundado por Maréchal ha publicitado en sus redes sociales. Aún así, en el díptico difundido con el nombre de los docentes y las fechas de las clases se deja constancia de esta vinculación y se remarca que está “creado por Issep Madrid”. 

Las formaciones también se impartirán en la sede del instituto fundado por la exdiputada del Frente Nacional –partido que ha pasado a denominarse Reagrupamiento Nacional en un intento de reformar su imagen– y ubicado en uno de los locales de la calle Nicasio Gallego, el mismo en el que Vox estuvo apenas diez meses entre 2018 y 2019.

“Son cursos estrictamente jurídicos”, indica uno de los ponentes con el que ha contactado esta redacción. Este magistrado asegura que imparte “muchas conferencias en distintos sitios”, aunque en el caso del Issep asevera que desconoce qué “persona física está detrás” de este instituto. Al ser preguntado por la vinculación de Vox y Maréchal con este centro educativo, responde que es la “primera noticia” que tiene. “Siempre que sean conferencias jurídicas, que no tenga otro tinte político o ideológico, pues las das”, sentencia el entrevistado sobre su participación en el curso de Derecho de la Empresa, por el que, asegura, no tiene “constancia de que paguen”. 

Uno de los jueces: “Son cursos estrictamente jurídicos”

El mismo desconocimiento sobre quién está detrás de los cursos manifiesta otro de sus compañeros que figura en el claustro docente al ser consultado sobre los orígenes y la línea educativa de Issep. “No tengo ni idea”, apunta este segundo juez. “Si te digo la verdad, el nombre [del centro] no sabía cuál era”, responde, a la vez que confiesa que “pensaba” que se trataba del “Instituto de Empresa”. En su caso, fue un compañero de promoción el que le ofreció dar “una conferencia en Madrid”. 

A cambio de su participación, este segundo ponente cuenta que la organización le ofreció hacerse cargo de los desplazamientos y estima que le pagarán alrededor de 300 euros por la docencia. “Pensé: ‘Estoy dos días en Madrid y, si coincide, si tengo la suerte, y puedo ver un partido de Champions –me da igual el Atlético o el Real Madrid–, genial”. Y añade: “Para mí la charla era lo de menos”. Tras la llamada de elDiario.es preguntando sobre los organizadores de la charla, señala que va a replantearse su asistencia al curso. “Voy a investigar un poco porque con lo que me estás diciendo no creo que vaya”, incide. 

Los dos jueces consultados aseguran que para participar en esta formación organizada por Issep no tienen que recibir ninguna autorización. “No tenemos que pedir compatibilidad para la docencia y la impartición de ponencias. Solo [hay que solicitarla] cuando es una actividad continuada en la universidad”, indica uno de los magistrados.

elDiario.es ha tratado de recabar la versión –a través de los gabinetes de prensa de los tribunales superiores de justicia– de todos los jueces cuyo nombre figura en los dípticos publicitarios difundidos por Issep; solo dos han atendido a esta redacción. Desde el TSJ de Madrid explican que agosto es “inhábil en la jurisdicción Mercantil” y no es posible contactar este mes con los magistrados.

La Ley del Poder Judicial determina que la docencia es una de las excepciones a las incompatibilidades de los magistrados. Desde el departamento de prensa del Consejo General del Poder Judicial explican que para impartir y recibir conferencias o cursos de forma puntual –sin superar las 75 horas anuales– únicamente hay que solicitar un 'permiso laboral' para informar al Consejo en caso de que la formación coincida con horarios de audiencia pública y haya que cubrirlo. 

El reglamento de la carrera judicial únicamente recoge la obligatoriedad de solicitar la compatibilidad para ser profesores universitarios asociados en universidades públicas y para la docencia “en el ámbito privado” siempre que se “desempeñe en régimen de tiempo parcial y con duración determinada”.

Organizaron unas jornadas en primavera de 2021

El curso se impartirá todos los martes. Arrancará el 20 de septiembre y terminará el 13 de diciembre. La reserva se realiza mediante una transferencia de 1.000 euros. Cada jornada uno de los magistrados será el encargado de conducir la formación centrada en un área específica del Derecho. No es la primera vez que gran parte de estos magistrados acuden a un acto del IJED. En su página de Facebook, único rastro que hay en internet de la existencia de este centro, hay fotos de varios jueces participando en tres sesiones de Derecho Mercantil en la primavera de 2021. En esas imágenes se ve a los magistrados delante de varias pantallas que proyectan el logo del del IJED y el siguiente mensaje: “Creado por Issep Madrid”.

La fundación de Issep se produjo después de que la exdiputada de la Asamblea Nacional francesa abandonase la formación dirigida por su tía y se alejase de la primera línea política. En ese momento ya renunció a utilizar el apellido familiar. Desde entonces, ha ido tomando distancia de las decisiones políticas de Marine Le Pen. De hecho, en los últimos comicios franceses Maréchal apoyó al tertuliano de extrema derecha Éric Zemmour, al frente de la formación Reconquista. Finalmente, ha terminado integrándose en el partido liderado por el rival de Le Pen en el espectro político de la ultraderecha. 

Al asumir la vicepresidencia de Reconquista, Maréchal aseguró que renunciaba a la dirección general del Issep –aunque sigue figurando ese cargo en su perfil de la web oficial del centro francés– para mantener la “independencia” de la institución educativa. Sin embargo, esa decisión no supone una desvinculación del centro, ya que asume otras funciones. Entre ellas, la supervisión de las sedes en el extranjero, como la de Madrid. 

Un centro cercano a Vox

Aunque desde la institución educativa han tratado de desvincularse del partido de extrema derecha, la propia fundadora reconocía en conversación con este medio en 2020 “que una parte del equipo de Issep Madrid pertenece al entorno de Vox y que una persona, Kiko Méndez-Monasterio, trabaja con Santiago Abascal”. Aun así, Maréchal insistía en que ni la delegación francesa ni la española “tienen ninguna conexión estructural con los partidos: son autónomos”.

A pesar de que esas declaraciones tienen más de dos años, Méndez Monasterio continúa en la órbita de Vox. Con la irrupción electoral del partido, el escritor Fernando Sánchez Dragó le definió como el “hombre de confianza de Abascal”. En los últimos años, este periodista se ha convertido en la sombra del líder de la formación de extrema derecha. Sin cargo orgánico en el partido, si bien hasta el pasado verano fue asesor parlamentario en el Congreso, en las negociaciones para concretar el pacto de Gobierno en Castilla y León fue él el que lideró las conversaciones en uno de los encuentros con el PP, tal y como publicó elDiario.es

En estos dos años de vida en Madrid, por las clases del Issep han pasado cargos y trabajadores de Vox tanto entre su alumnado como entre sus docentes. En sus pupitres se ha sentado el diputado nacional Manuel Mariscal, que posteriormente ha dado clase; el representante autonómico de la Asamblea de Madrid Javier Pérez Gallardo y el procurador en las Cortes de Castilla y León Miguel Suárez Arca

La fundación del partido, constituida con el nombre de Fundación Disenso, también ha dado publicidad a los cursos del Issep. De hecho, ha lanzado un programa de becas para estudiar en el centro educativo promovido por la exdiputada francesa. Disenso está presidida por Abascal y su secretario es Méndez Monasterio, según la información publicada en el BOE

Entre los profesores vinculados al entorno de Vox, hay nombres como el del propio Méndez Monasterio o la jefa de prensa de la formación de extrema derecha en el Congreso, Rosa Cuervas; pero también hay personalidades relevantes de la derecha como el exministro del PP Jaime Mayor Oreja, presidente de la Federación Europea antiaborto One of Us; el expresidente de Sacyr Vallehermoso Luis del Rivero; el presidente de la Liga, Javier Tebas; el del grupo Intereconomía, Julio Ariza y Toni Cantó, director de la Oficina del Español en la Comunidad de Madrid.

“Issep está concebido para ser un lugar de inserción y de encuentro entre Vox y cierto PP, especialmente un PP madrileño y su entorno”, expone Fernández Vázquez. Otra de las funciones de este centro consiste en “formar” y “promocionar internamente” a personas que trabajan en el partido y “sus aledaños”.

Una estrategia europea

Para los investigadores Dorit Geva –decana fundadora de estudios de pregrado de la Central European University– y García Santos la creación de instituciones de educación superior vinculadas a figuras políticas de la extrema derecha en Hungría, Francia y España reflejan “las ambiciones” de estos líderes de opinión al considerar que “su proyecto” debe suponer una “amplia transformación sociopolítica”, apuntaron los investigadores en un artículo publicado en la revista International Affairs

Con la incorporación de altos funcionarios del Estado a su claustro docente, Santos detecta que las consecuencias de estos fichajes “van en dos direcciones”. Por un lado, la presencia de estos funcionarios “da prestigio a un instituto que no es un centro universitario, es casi más un think tank de Vox”. Por otro lado, la “imagen más académica” del Issep “permite significarse políticamente a grupos que en principio no deben”, en alusión a los servidores públicos. “Es preocupante que haya tanta gente de la judicatura que quiera participar en estos cursos. En Hungría es muy común, pero en ese caso acuden a una universidad de verdad [la Universidad Ludovika-UPS está apoyada por el Gobierno de Viktor Orbán]”, sentencia.

elDiario.es ha tratado de recabar la versión de Issep y de Vox, sin haber recibido respuesta por el momento a las consultas planteadas.