Quince jugadoras de la selección rechazan ser convocadas mientras “no se revierta” la situación con el entrenador Jorge Vilda

elDiario.es

0

Quince jugadoras de la selección española femenina de fútbol han comunicado a la Federación (RFEF) que “mientras que no se revierta” la situación que se generó en la última concentración con el seleccionador Jorge Vilda prefieren no ser convocadas para jugar con el combinado. Las futbolistas han transmitido que la situación les afecta “de forma importante” en su “estado emocional” y en su “salud”, según ha difundido la propia RFEF citando los emails que han enviado las quince.

Fin a la huelga de árbitras: claves para entender un conflicto laboral basado en la discriminación

Saber más

La Federación ha respondido que “no va a permitir que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico” y que tomar esa decisión “no está dentro de sus competencias”. Y llega a decir que “las futbolistas que han presentado su renuncia” únicamente regresarán en un futuro “si asumen su error y piden perdón”.

El comunicado incluye la advertencia de que “de acuerdo con la legislación española vigente, no acudir a una llamada de la selección es calificado como una infracción muy grave y puede acarrear sanciones de entre dos y cinco años de inhabilitación”, aunque luego añade que la Federación “no las llevará a este extremo ni las presionará”. “Directamente, no convocará a las futbolistas que no desean vestir la camiseta de España. La Federación contará únicamente con futbolistas comprometidas aunque tenga que jugar con juveniles”, recoge el comunicado.

Las jugadoras que han expresado el malestar en su “estado emocional” y en su “salud” son Ainhoa Moraza, Patricia Guijarro, Leila Ouahabi, Lucía García, Mapi León, Ona Batlle, Laia Aleixandri, Claudia Pina, Aitana Bonmatí, Andrea Pereira, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Lola Gallardo, Nerea Eizaguirre y Amaiur Sarriegi.

Las quince jugadoras de la selección han recibido el apoyo de una de las capitanas del equipo nacional estadounidense, Megan Rapinoe. La futbolista ha manifestado este viernes a través de una publicación en Instagram que “tenéis a una decimosexta a vuestro lado”. “Que se unan tantas jugadoras así es muy poderoso”, ha escrito Rapinoe. “Todos deberíamos escuchar”. Se espera que las selecciones española y estadounidense se enfrenten en un partido amistoso el próximo día 11 de Octubre en Pamplona.

El conflicto lleva semanas coleando. A principios de este mes se habló de la posible petición por parte de un sector de las internacionales de la dimisión de Jorge Vilda, algo que fue desmentido en ese momento por las capitanas Irene Paredes, Jennifer Hermoso y Patricia Guijarro, aunque sí reconocieron que había “ciertos aspectos internos” que se debían “cambiar”.

“Pienso que se han traspasado los códigos del fútbol. La primera ley del fútbol es que lo que pasa en el vestuario se queda en el vestuario, y se soluciona en el vestuario”, dijo el seleccionador en ese momento, según recoge Europa Press.

Quince jugadoras de la selección española femenina de fútbol han comunicado a la Federación (RFEF) que “mientras que no se revierta” la situación que se generó en la última concentración con el seleccionador Jorge Vilda prefieren no ser convocadas para jugar con el combinado. Las futbolistas han transmitido que la situación les afecta “de forma importante” en su “estado emocional” y en su “salud”, según ha difundido la propia RFEF citando los emails que han enviado las quince.

Fin a la huelga de árbitras: claves para entender un conflicto laboral basado en la discriminación

Saber más

La Federación ha respondido que “no va a permitir que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico” y que tomar esa decisión “no está dentro de sus competencias”. Y llega a decir que “las futbolistas que han presentado su renuncia” únicamente regresarán en un futuro “si asumen su error y piden perdón”.

El comunicado incluye la advertencia de que “de acuerdo con la legislación española vigente, no acudir a una llamada de la selección es calificado como una infracción muy grave y puede acarrear sanciones de entre dos y cinco años de inhabilitación”, aunque luego añade que la Federación “no las llevará a este extremo ni las presionará”. “Directamente, no convocará a las futbolistas que no desean vestir la camiseta de España. La Federación contará únicamente con futbolistas comprometidas aunque tenga que jugar con juveniles”, recoge el comunicado.

Las jugadoras que han expresado el malestar en su “estado emocional” y en su “salud” son Ainhoa Moraza, Patricia Guijarro, Leila Ouahabi, Lucía García, Mapi León, Ona Batlle, Laia Aleixandri, Claudia Pina, Aitana Bonmatí, Andrea Pereira, Mariona Caldentey, Sandra Paños, Lola Gallardo, Nerea Eizaguirre y Amaiur Sarriegi.

Las quince jugadoras de la selección han recibido el apoyo de una de las capitanas del equipo nacional estadounidense, Megan Rapinoe. La futbolista ha manifestado este viernes a través de una publicación en Instagram que “tenéis a una decimosexta a vuestro lado”. “Que se unan tantas jugadoras así es muy poderoso”, ha escrito Rapinoe. “Todos deberíamos escuchar”. Se espera que las selecciones española y estadounidense se enfrenten en un partido amistoso el próximo día 11 de Octubre en Pamplona.

El conflicto lleva semanas coleando. A principios de este mes se habló de la posible petición por parte de un sector de las internacionales de la dimisión de Jorge Vilda, algo que fue desmentido en ese momento por las capitanas Irene Paredes, Jennifer Hermoso y Patricia Guijarro, aunque sí reconocieron que había “ciertos aspectos internos” que se debían “cambiar”.

“Pienso que se han traspasado los códigos del fútbol. La primera ley del fútbol es que lo que pasa en el vestuario se queda en el vestuario, y se soluciona en el vestuario”, dijo el seleccionador en ese momento, según recoge Europa Press.

Quince jugadoras de la selección española femenina de fútbol han comunicado a la Federación (RFEF) que “mientras que no se revierta” la situación que se generó en la última concentración con el seleccionador Jorge Vilda prefieren no ser convocadas para jugar con el combinado. Las futbolistas han transmitido que la situación les afecta “de forma importante” en su “estado emocional” y en su “salud”, según ha difundido la propia RFEF citando los emails que han enviado las quince.

Fin a la huelga de árbitras: claves para entender un conflicto laboral basado en la discriminación

Saber más

La Federación ha respondido que “no va a permitir que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico” y que tomar esa decisión “no está dentro de sus competencias”. Y llega a decir que “las futbolistas que han presentado su renuncia” únicamente regresarán en un futuro “si asumen su error y piden perdón”.

El texto de los emails enviados a la Federación

El texto del correo que han enviado las quince, según ha publicado la Cadena SER, es el siguiente:

Por la presente les informo que debido a los últimos acontecimientos acaecidos en la selección española y la situación generada, hechos de los cuales son ustedes conocedores, están afectando de forma importante a mi estado emocional y por lo tanto a mi salud.

Debido a todo ello, actualmente no me veo en condiciones de ser jugadora seleccionable para nuestro equipo nacional y por este motivo solicito no ser convocada hasta que esta situación no sea revertida.

Mi compromiso con el equipo en el pasado,presente y futuro fue, es y será absoluto.Y soy la primera que deseo conseguir el máximo números de éxitos deportivos para nuestra selección.

Quedo a su entera disposición para lo que consideren oportuno siempre con el objetivo de buscar lo mejor para nuestra selección nacional.