La portada de mañana
Acceder
La gestión de las fronteras de Ceuta y Melilla se vuelve contra el Gobierno
Feijóo intenta escenificar un perfil moderado y no defraudar al ala radical del PP
OPINIÓN | 'No es violencia política', por Elisa Beni

Las ventajas para tu salud de donar sangre que no conocías

Por cada donación de sangre se pueden salvar hasta tres vidas, según datos de la Cruz Roja. Los beneficios de la donación de sangre para quienes la necesitan son infinitos y, al menos en España, dependen del altruismo de quienes se prestan voluntariamente a donar su sangre. Los datos de 2018 indicaban que en España se produjeron 36,07 donaciones por cada 1.000 habitantes. Sin embargo, esta cifra descendió durante la pandemia de Covid, y aunque se están recuperando, la necesidad de donantes persiste. El tratamiento del cáncer y la cirugía son los dos principales usos de esta sangre donada. 

Las células zombie que nos hacen envejecer y cómo eliminarlas

Saber más

Pero donar sangre no sólo ayuda a los receptores. Además de la satisfacción de ayudar a los demás, donar sangre proporciona beneficios para su salud muy bien estudiados. Para empezar, donar sangre es muy seguro. La donación media es de unos 450 ml, y una persona sana repondrá el volumen de sangre (plasma) en tan solo 48 horas. Por otro lado, su cuerpo tardará entre cuatro y ocho semanas en reponer completamente los glóbulos rojos que ha donado, pero incluso esto puede tener efectos muy positivos.

Antes de la donación hay un proceso de selección previo que descarta a las personas con enfermedades para quienes la donación podría suponer un riesgo. Aunque algunas personas pueden experimentar ligeros efectos secundarios, como mareos, éstos son transitorios y en general no tienen importancia. Además, los experimentos han comprobado que la donación de sangre no afecta al rendimiento psicológico ni físico. En un ensayo controlado con soldados se comparó a un grupo de donantes de sangre con otro grupo a quienes se les insertaba una aguja, pero no se extraía sangre. Después se sometió a todos a pruebas que medían su puntería y resistencia durante varios días, y no se encontraron diferencias entre ambos grupos.   

Beneficios mentales de donar sangre

La propia visita para donar sangre también puede resultar intimidante para algunas personas. Al fin y al cabo se produce en un entorno medicalizado, que se asocia a la enfermedad, e implica un pinchazo con una aguja hipodérmica. Sin embargo, en los experimentos en los que se midieron los niveles de estrés de los donantes se pudo comprobar que, aunque el cortisol, la hormona del estrés, subía durante la donación, descendía inmediatamente después. Además, los donantes habituales sentían mucho menos estrés que los novatos.

No solo esto, sino que los niveles de bienestar psicológico también aumentan. En un ensayo controlado, los donantes mostraron mejor estado de ánimo, se sintieron más alerta y más relajados. La relajación aumentó incluso después de la donación, alcanzando valores máximos a los 15 y 30 minutos.

Prevención de enfermedades crónicas

Uno de los posibles efectos positivos es la protección contra las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, aquí los resultados de los estudios no son tan claros. Por un lado la donación de sangre podría ayudar a controlar la presión arterial a las personas con hipertensión. 

También hay efectos beneficiosos en el colesterol en sangre: aumentan los niveles de las partículas de colesterol “bueno” HDL y disminuye el riesgo de peroxidación de las partículas LDL, el proceso que las convierte en peligrosas para las arterias. Una reciente revisión de estos estudios encontró que la mayoría apuntaban a efectos positivos, mientras que otros no encontraron efectos.  

Retrasar el envejecimiento

Una posible explicación se encuentra en los efectos antioxidantes de donar sangre. Se ha podido comprobar que la donación de sangre elimina las moléculas oxidantes y disminuye el estrés oxidativo porque elevar los niveles de una enzima antioxidante llamada superóxido dismutasa. 

Muchas enfermedades crónicas como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares tienen su origen en el estrés oxidativo que lleva a un estado de inflamación crónica. Parece ser que donar sangre puede ser una fuente de eustrés, o estrés positivo, ya que para reponer a sangre el organismo activa sus mecanismos de defensa.  

Menos oxidación también significa menos envejecimiento, y la piel suele dar la medida de cuánto estamos envejeciendo. En un reciente experimento con ratones, al analizar la expresión de los genes después de extraer sangre se encontró que aumentaba el grosor de la piel y su contenido en colágeno y disminuye el número de células senescentes, las células “zombie” que nos hacen envejecer. Esto se debía a que se “apagaron” los genes asociados a la inflamación, mientras que se “encendieron” los genes relacionados con la producción de colágeno.

Donar sangre no solo es un servicio a los demás que salva vidas y nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos, sino que puede también mejorar nuestra salud de muchas formas. Anímate.  

* Darío Pescador es editor y director de la revista Quo y autor del libro Tu mejor yo publicado por Oberon

¿En qué se basa todo esto?

Por cada donación de sangre se pueden salvar hasta tres vidas, según datos de la Cruz Roja. Los beneficios de la donación de sangre para quienes la necesitan son infinitos y, al menos en España, dependen del altruismo de quienes se prestan voluntariamente a donar su sangre. Los datos de 2018 indicaban que en España se produjeron 36,07 donaciones por cada 1.000 habitantes. Sin embargo, esta cifra descendió durante la pandemia de Covid, y aunque se están recuperando, la necesidad de donantes persiste. El tratamiento del cáncer y la cirugía son los dos principales usos de esta sangre donada. 

Las células zombie que nos hacen envejecer y cómo eliminarlas

Saber más

Pero donar sangre no sólo ayuda a los receptores. Además de la satisfacción de ayudar a los demás, donar sangre proporciona beneficios para su salud muy bien estudiados. Para empezar, donar sangre es muy seguro. La donación media es de unos 450 ml, y una persona sana repondrá el volumen de sangre (plasma) en tan solo 48 horas. Por otro lado, su cuerpo tardará entre cuatro y ocho semanas en reponer completamente los glóbulos rojos que ha donado, pero incluso esto puede tener efectos muy positivos.

Antes de la donación hay un proceso de selección previo que descarta a las personas con enfermedades para quienes la donación podría suponer un riesgo. Aunque algunas personas pueden experimentar ligeros efectos secundarios, como mareos, éstos son transitorios y en general no tienen importancia. Además, los experimentos han comprobado que la donación de sangre no afecta al rendimiento psicológico ni físico. En un ensayo controlado con soldados se comparó a un grupo de donantes de sangre con otro grupo a quienes se les insertaba una aguja, pero no se extraía sangre. Después se sometió a todos a pruebas que medían su puntería y resistencia durante varios días, y no se encontraron diferencias entre ambos grupos.   

Beneficios mentales de donar sangre

La propia visita para donar sangre también puede resultar intimidante para algunas personas. Al fin y al cabo se produce en un entorno medicalizado, que se asocia a la enfermedad, e implica un pinchazo con una aguja hipodérmica. Sin embargo, en los experimentos en los que se midieron los niveles de estrés de los donantes se pudo comprobar que, aunque el cortisol, la hormona del estrés, subía durante la donación, descendía inmediatamente después. Además, los donantes habituales sentían mucho menos estrés que los novatos.

No solo esto, sino que los niveles de bienestar psicológico también aumentan. En un ensayo controlado, los donantes mostraron mejor estado de ánimo, se sintieron más alerta y más relajados. La relajación aumentó incluso después de la donación, alcanzando valores máximos a los 15 y 30 minutos.

Prevención de enfermedades crónicas

Uno de los posibles efectos positivos es la protección contra las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, aquí los resultados de los estudios no son tan claros. Por un lado la donación de sangre podría ayudar a controlar la presión arterial a las personas con hipertensión. 

También hay efectos beneficiosos en el colesterol en sangre: aumentan los niveles de las partículas de colesterol “bueno” HDL y disminuye el riesgo de peroxidación de las partículas LDL, el proceso que las convierte en peligrosas para las arterias. Una reciente revisión de estos estudios encontró que la mayoría apuntaban a efectos positivos, mientras que otros no encontraron efectos.  

Retrasar el envejecimiento

Una posible explicación se encuentra en los efectos antioxidantes de donar sangre. Se ha podido comprobar que la donación de sangre elimina las moléculas oxidantes y disminuye el estrés oxidativo porque elevar los niveles de una enzima antioxidante llamada superóxido dismutasa. 

Muchas enfermedades crónicas como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares tienen su origen en el estrés oxidativo que lleva a un estado de inflamación crónica. Parece ser que donar sangre puede ser una fuente de eustrés, o estrés positivo, ya que para reponer a sangre el organismo activa sus mecanismos de defensa.  

Menos oxidación también significa menos envejecimiento, y la piel suele dar la medida de cuánto estamos envejeciendo. En un reciente experimento con ratones, al analizar la expresión de los genes después de extraer sangre se encontró que aumentaba el grosor de la piel y su contenido en colágeno y disminuye el número de células senescentes, las células “zombie” que nos hacen envejecer. Esto se debía a que se “apagaron” los genes asociados a la inflamación, mientras que se “encendieron” los genes relacionados con la producción de colágeno.

Donar sangre no solo es un servicio a los demás que salva vidas y nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos, sino que puede también mejorar nuestra salud de muchas formas. Anímate.  

* Darío Pescador es editor y director de la revista Quo y autor del libro Tu mejor yo publicado por Oberon

¿En qué se basa todo esto?

Por cada donación de sangre se pueden salvar hasta tres vidas, según datos de la Cruz Roja. Los beneficios de la donación de sangre para quienes la necesitan son infinitos y, al menos en España, dependen del altruismo de quienes se prestan voluntariamente a donar su sangre. Los datos de 2018 indicaban que en España se produjeron 36,07 donaciones por cada 1.000 habitantes. Sin embargo, esta cifra descendió durante la pandemia de Covid, y aunque se están recuperando, la necesidad de donantes persiste. El tratamiento del cáncer y la cirugía son los dos principales usos de esta sangre donada. 

Las células zombie que nos hacen envejecer y cómo eliminarlas

Saber más

Pero donar sangre no sólo ayuda a los receptores. Además de la satisfacción de ayudar a los demás, donar sangre proporciona beneficios para su salud muy bien estudiados. Para empezar, donar sangre es muy seguro. La donación media es de unos 450 ml, y una persona sana repondrá el volumen de sangre (plasma) en tan solo 48 horas. Por otro lado, su cuerpo tardará entre cuatro y ocho semanas en reponer completamente los glóbulos rojos que ha donado, pero incluso esto puede tener efectos muy positivos.