eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Ciudadanos y las alianzas de izquierda crean la incógnita en la provincia de Granada

La Diputación dependerá de cómo sume IU sus coaliciones electorales y del peso que tenga Ciudadanos, ya que Podemos no concurre como marca.

Las encuestas y los resultados de las autonómicas auguran que el partido de Albert Rivera será bisagra en todos los feudos tradicionales del PP.

El PSOE podría recuperar bastiones históricos que perdió en 2011, como Loja, aunque recuperar mayorías absolutas parece complicado.

El área metropolitana de la capital es una incógnita ante el rosario de nuevas coaliciones surgidas del fracaso de un Ganemos Granada provincial.

- PUBLICIDAD -
Concluye la jornada electoral en Guyana sin incidentes de trascendencia

La provincia de Granada es una incógnita para las próximas municipales, donde se adivinan pocas mayorías, tanto en los ayuntamientos como en la Diputación provincial, cuya futura configuración ha estado influyendo tanto en la lista del PP para la capital como en la finalmente imposible confluencia entre las fuerzas a la izquierda del PSOE. Ciudadanos amenaza algunas plazas tradicionales de mayoría popular y el PSOE aspira a recuperar las que perdió en 2011, mientras la marca Ganemos estará casi ausente y en muy pocos municipios se ha logrado una alianza entre IU y Podemos.

La Diputación, sin Podemos y con Ciudadanos

La ausencia de Podemos de las municipales y el hecho de que las marcas en las que participa no vayan a computar -salvo resultados espectaculares- para el ente provincial cambia el cálculo. Además, Ciudadanos podría ser la llave también en esta institución dependiendo de lo más o menos espectaculares que sean sus resultados. PSOE e IU aspiran a reeditar la coalición que gobernase hasta 2011. IU computará como coalición con plataformas como Ganemos o Ahora Sí y otras alianzas de izquierdas con diferentes marcas, en las que repiten algunos de sus candidatos de 2011.

En el arranque de campaña, el presidente del PP de Granada y de la institución desde 2011, Sebastián Pérez, se ha descolgado con la propuesta de la elección directa de los gobiernos de las diputaciones. El popular ya hizo campaña hace cuatro años postulándose como presidenciable -siempre ha ido en las listas del PP por Granada capital- y ahora mantiene que su objetivo es ser reelegido, aunque su disputa con Torres Hurtado por ser el candidato a la alcaldía de Granada deja abierta la puerta a que tome el relevo en algún momento del próximo mandato si su partido vuelve a gobernar.

La Costa, una moneda al aire

La incógnita principal, unas municipales más, será Almuñécar. El municipio de 30.000 habitantes verá cómo el polémico Juan Carlos Benavides, que cuenta los juicios por corrupción que ha tenido por absoluciones, intentará recuperar una alcaldía que ha ocupado para PSOE, PA y su propio partido, Convergencia Andaluza, aunque esta vez integrado de nuevo en la formación andalucista. La actual alcaldesa, Trinidad Herrera (PP), intentará reeditar una mayoría suficiente, ya que en 2011 gobernó gracias al apoyo de todos los partidos menos el de Benavides, incluidos el PSOE y el propio PA que ahora readmite al polémico exalcalde.

Es una incógnita también la vecina localidad de Salobreña, una de las pocas que pasó del PP al PSOE en 2011, aunque con gobierno en minoría. En Motril, Luisa García Chamorro (PP) es favorita para confirmar en las urnas el cargo que heredase de Carlos Rojas cuando este se marchó a ser portavoz parlamentario de su partido, aunque queda por ver la incidencia de Ciudadanos y de Ganemos Motril, que sí ha conseguido integrar a miembros de IU, Equo y Podemos. En las autonómicas, el PSOE fue fuerza más votada, pero es tradicional que esa tendencia se invierta en las municipales en la ciudad más poblada de la Costa Tropical granadina.

El cinturón rojo puede ser multicolor

El área metropolitana va a ver todo tipo de siglas presentarse a las urnas, en algunos municipios con hasta tres "listas de confluencia". Son especialmente sangrantes los casos de municipios donde IU se ha visto salpicada por casos de corrupción, como Albolote -donde participó en la confluencia el ex vicepresidente de Diputación, Julio Bernardo, imputado en el caso Mercamed- o Atarfe, donde la candidatura Por Atarfe Sí integra a ex concejales de IU expulsados tras negarse a apoyar el gobierno bajo sospecha del PSOE y fundaron el Podemos local.

El PSOE vuelve a ser favorito en Armilla y Maracena, donde repiten los actuales alcaldes Gerardo Sánchez y Noel López, aunque en la primera de estas aspira a ser llave Ciudadanos, fagocitando los resultados de UPyD en 2011, con tres concejales. Más en duda está el 'alcalde-twitter', José Antonio Rodríguez, en Jun, que puede depender de posibles alianzas con IU para continuar gobernando. El PP aspira a mantener con mayorías suficientes sus plazas fuertes tradicionales de Albolote y Churriana.

Feudos en juego

El PSOE aspira a recuperar la mayoría en Loja, uno de sus feudos tradicionales, de donde fue desalojado en 2011, a pesar de ser primera fuerza, por la coalición del PP y Convocatoria por Loja, una escisión de IU. Los socialistas se quedaron entonces a un sólo edil y podrían recuperarlo si se mantienen las proporciones de voto de las autonómicas, donde obtuvieron el 47 por ciento de los sufragios. 

En el altiplano, PSOE y PP defenderán sus mayorías en los dos principales municipios. Pedro Fernández aspira a continuar como alcalde socialista de Baza y José Antonio González-Alcalá a refrendar en Guadix el cargo que le legase Santiago Pérez cuando se convirtió en subdelegado del Gobierno. Ambos tendrán que lidiar con las marcas en las que participa Podemos -especialmente fuerte en Baza- y con Ciudadanos, que con los datos de las autonómicas y las encuestas en la mano, sería la llave del Ayuntamiento de Guadix.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha