eldiario.es

Parlamento 2.0 como asignatura pendiente: un ejemplo en la cámara Europea

El presidente de la cámara andaluza, Manuel Gracia, destacó este fin de semana en su blog la apuesta por el Parlamento Abierto "para modernizar y ampliar la participación de la sociedad andaluza en las funciones legislativas" .

Sin embargo, los pasos del Congreso de los Diputados o del Parlamento andaluz aún quedan lejos de lo que podría considerarse Open Goverment.

Bárbara Quílez, coordinadora editorial de comunicaciones web en el Parlamento Europeo, cuenta cómo está trabajando la institución en este sentido.

Bárbara Quílez, coordinadora de Comunicación del Parlamento Europeo

Bárbara Quílez, coordinadora de Comunicación del Parlamento Europeo

"De tono serio e institucional, a las redes sociales de los órganos que representan la soberanía popular les cuesta escapar de una perspectiva casi decimonónica de la comunicación. Quizá porque piensen que se trata solo de comunicación. El Congreso de los Diputados únicamente tiene cuenta en Twitter: agenda de reuniones, acuerdos de las comisiones... De no ser por las retransmisiones en vídeo, parecería que la intención del Congreso 2.0 se queda en acercar el Boletín Oficial de las Cortes Generales al pueblo.

El Parlamento de Andalucía tiene perfiles en Facebook, Twitter y Youtube. Respecto a lo que hace el Congreso, Andalucía agrega algo más de intención aperturista y pregunta a los internautas aspectos sobre la historia de la institución y su composición. De vez en cuando se escapa un "qué te parece" o un "déjanos tus comentarios". No en vano, el presidente de la cámara andaluza, Manuel Gracia, destacó este fin de semana en su blog la apuesta por el Parlamento Abierto "para modernizar y ampliar la participación de la sociedad andaluza en las funciones legislativas" .

¿Hacía dónde se puede caminar? ¿Dónde queda lo genuina y radicalmente distinto que pueden aportar al interés público las redes sociales? ¿Las instituciones 2.0 escuchan? ¿Lo 2.0 es solo el texto de las notas de prensa ahora accesible también a través de pantallas?"

Un vistazo a Europa amplía la perspectiva de lo que son y pueden ser las instituciones clave de la democracia en su versión "social media". La española Bárbara Quílez es coordinadora editorial de comunicaciones web en el Parlamento Europeo. "El objetivo es establecer una comunicación directa entre la ciudadanía y la institución. El Parlamento Europeo tiene un compromiso claro con la transparencia; las redes sociales son un paso más".

Aunque el objetivo básico es informar a la población y responder a las preguntas de los ciudadanos, "el Parlamento emplea Facebook y Linkedin para plantear preguntas abiertas o reflexiones sobre temas de actualidad parlamentaria". Por ejemplo: " ¿Es buena o mala idea ayudar a combatir el desempleo juvenil con más formación? Mira el vídeo y http://epfacebook.eu/adk dinos: ¿Cuál es tu trabajo ideal?"

La conversación

Quilez subraya que las redes sociales están en línea con el ADN de la propia Eurocámara: "participación, transparencia, debate". Como norma general, el equipo de redes sociales no traslada los debates a los grupos políticos o los diputados, "aunque ha habido casos en los que sí lo hemos hecho, como cuando recibimos en Facebook miles de peticiones de ayuda enviadas por ciudadanos de Bahrein que denunciaban abusos por parte de su Gobierno". El Parlamento aprobó una resolución de condena. En todo caso, cada vez es más frecuente que sean los eurodiputados quienes se unan al debate o salgan al paso de comentarios o información publicada en alguno de los perfiles de la institución, matiza la coordinadora.

Conversar con la gente también ha llevado a Bruselas a adaptar sus perfiles intentando dar mejor servicio. "En los comentarios que nos dejan en Facebook hemos podido identificar temas de especial interés en un momento concreto y actuar. Por ejemplo, abrimos una página específica en Facebook sobre el tratado antipiratería ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement) cuando recibimos peticiones de una mayor transparencia en el proceso".

Lo 2.0 trae consigo nuevas reglas y modos de expresión alejados de la sobriedad a la que acostumbran los portavoces oficiales. Así, un muñeco tipo Lego se ocupó de animar el debate sobre si los recortes presupuestarios deben afectar a la educación ( http://on.fb.me/X3vmFp), en buena conexión con la legión de gurús 2.0 que subrayan como ingrediente fundamental de esta nueva comunicación un toque de humor.

La red social musical Spotify también le sirve a Bruselas para abordar los debates y hacer de la política algo menos árido. "Elaboramos listas de música para ocasiones especiales y las compartimos en nuestros perfiles. Es una manera de conectar con nuestros seguidores", explica Quílez. El Día Internacional de la Mujer y el debate sobre normativas del sector aeronáutico se abordaron también por este hilo musical. Hasta los concursos tienen su espacio en la estrategia europea de promoción del debate y la reflexión, por ejemplo, al pedir que se suban fotos sobre los valores de libertad, protección, solidaridad e igualdad de género ( http://on.fb.me/YZBpaC ).

Facebook, Twitter, Flickr, LinkedIn, FourSquare, Tumblr, Pinterest, Youtube y Spotify son los frentes donde el European Parliament, la única institución europea votada directamente por la ciudadanía, desarrolla su conversación con los representados.

El equipo de comunicación por Internet del Parlamento Europeo está compuesto por 30 personas. De ellas, 12 se ocupan de las redes sociales, pero sólo 3 se dedican en exclusiva. "La mayoría somos periodistas o del ámbito de la comunicación y publicamos todos los días entre dos y tres artículos en los 22 idiomas oficiales de la UE, tuiteamos y mantenemos la presencia en las redes sociales".

El desarrollo de aplicaciones y estrategias para mejorar la comunicación es otra de las tareas de este equipo. Ejemplo de ello son los chat con eurodiputados en Facebook. "Contamos con dos desarrolladores técnicos y un fotógrafo que, además de cubrir debates y eventos parlamentarios y proponer fotos para los artículos, es responsable de Flickr y de la cuenta @Europarl_photo ", detalla la responsable de comunicación.

Facebook requiere un seguimiento constante, al igual que Twitter, aunque medir el esfuerzo es "complicado", reconoce Quílez. "Como equipo, la que más esfuerzo requiere es Twitter, porque además de las personas encargadas de coordinarla, cada redactor es responsable de la cuenta en su idioma". La pestaña de Facebook con más tráfico es la aplicación de chat y la que muestra en qué redes sociales están presentes los eurodiputados.

La Eurocámara habla en 22 idiomas en Twitter (próximamente se incorporará el perfil en croata), pero no en Facebook, donde cuenta con más de 728.000 seguidores. "Tras no poco debate inicial, decidimos crear nuestro perfil en inglés por una cuestión de recursos y porque así los debates tienen un verdadero carácter europeo, no meramente nacional. De todas formas, muchas oficinas de información del Parlamento Europeo en los estados miembros han abierto un perfil con su idioma".

Los españoles, muy activos

Los españoles estamos muy interesados por los temas europeos a juzgar por la cantidad de conversaciones matenidas en Twitter. Quílez asegura que todos los días somos una de las tres nacionalidades que más conversaciones ha iniciado sobre el Parlamento Europeo, la UE o asuntos relacionados. "A veces incluso las dos o tres conversaciones con más comentarios son españolas, y eso a pesar de que la cuenta en español Europarl_ES no es la que más seguidores tiene (10.760, frente a los 17.690 de la cuenta en inglés, Europarl_EN)".

La coordinadora se opone al tópico y según sus estadísticas las personas de los países del sur de la UE (Italia, Grecia, Portugal, España) son más participativas en las euroredes parlamentarias; "y también participan mucho los británicos"

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -