eldiario.es

Los trabajadores de Navantia en Puerto Real consiguen frenar la salida de trabajo de su factoría

El comité llega a un acuerdo con la empresa, que reconoce que el retraso en el primer petrolero no se debe a un supuesto bajo rendimiento de los trabajadores gaditanos 

Parte de cargo de trabajo del segundo barco se irá al astillero de Ferrol, pero a cambio Navantia garantiza que el cuarto buque contratado con la naviera vasca Ondimar será realizado íntegramente en la Bahía de Cádiz

En 2017 coincidirán los trabajos del segundo petrolero Suezmax en Puerto Real con la construcción de una subestación eléctrica para Iberdrola y se puede llegar a una cifra de 2.000 trabajadores de la empresa auxiliar

- PUBLICIDAD -
Imagen del proceso de puesta de las quillas de los petroleros.

Imagen del proceso de puesta de las quillas de los petroleros.

Una semana después, llega la calma. Los trabajadores de Navantia en Puerto Real (Cádiz) han logrado que no se cumpla la decisión de la empresa de llevarse a la factoría de Ferrol una importante carga de trabajo correspondiente al segundo de los petroleros Suezmax  contratados con la naviera vasca Ondimar.

El primer paso marcado por el comité de empresa fue impedir la salida de camiones llegados a Puerto Real para llevar material hasta Ferrol. Fue una medida de fuerza en un momento en el que las conversaciones con los directivos de Navantia no iban por buen camino, pero en la presente semana se han retomado las negociaciones y se ha llegado a una entente cordial.

Los trabajadores han anunciado un acuerdo después del "cambio de criterio de Navantia en el reparto de la carga de trabajo". Según la versión del comité de empresa, Navantia ha admitido que "Astilleros de Puerto Real trabaja siempre por la consecución de todas las construcciones en plazo, por lo tanto, también lo hace para el Programa Suezmax", en referencia a un retraso de 12 semanas en los plazos de entrega del primer petrolero que habría dado pie a la marcha de carga de trabajo a Ferrol, según la primera postura de la empresa.

Por otro lado, el comité destaca que "la asignación a Ferrol de una macro del segundo petrolero, además de la proa baja y el guardacalor que ya habían sido asignados, se debe exclusivamente a motivos técnicos" y queda aclarado que el tercer petrolero se construirá en la Bahía de Cádiz "salvo lo ya asignado inicialmente a Ferrol. Si por cualquier motivo hubiese necesidad de algún cambio en esta construcción, se deberá consultar necesariamente a las partes".

En definitiva, los trabajadores de Puerto Real aceptan que una determinada carga de trabajo se vaya al astillero gallego a cambio de la confirmación de que el cuarto buque será realizado íntegramente en la Bahía de Cádiz. Además, la dirección de Navantia se ha comprometido a que la contratación del tercer y cuarto buque a la industria auxiliar se realizará en el primer trimestre de 2017.

Así pues, la valoración del comité de empresa hace hincapié en que la dirección de Navantia asume que los trabajadores no han incumplido los plazos de entrega previstos y que el traslado de trabajo a Ferrol no es por un problema de rendimiento de la plantilla puertorrealeña.

Valoración positiva del acuerdo

Antonio Noria, presidente del comité de empresa de Navantia, reconoce que "en una negociación nadie sale contento al 100%, pero hemos conseguido varias cuestiones importantes. Nosotros nunca hemos querido una guerra insolidaria con otro centro de trabajo, pero no nos gusta la política de comunicación y no pueden imponer algo sin dar una explicación concreta. El problema es que han tardado un año en subcontratar y si hay un retraso es por una política de contratación".

La pasada semana denunciaban los trabajadores que Ferrol podía llevarse el 15% del trabajo del segundo petrolero, mientras que la empresa hablaba de un 5%. Al final, el presidente del comité admite que "si el cuarto barco se hace íntegro en Puerto Real, prácticamente estamos compensando. Lo que se pierde por un lado, se compensa por otro". Este medio se ha puesto en contacto con la dirección de Navantia para ofrecer su versión de los hechos, pero ha preferido no hacer comentarios al respecto.

José Muñoz, secretario general de la Federación de Empresas del Metal de Cádiz (Femca), hace una valoración positiva del acuerdo, pero con matices: "El balance es positivo  y abre cauces de dialogo que antes no habíamos percibido. No obstante, nos inquieta saber cuanto antes las condiciones de licitación de los tres petroleros que quedan. Hay que saber el alcance y los precios de licitación y si en la parte que se va a Ferrol vamos a poder concurrir".

Buenos números a partir de marzo

Paralelamente al conflicto por la marcha de carga de trabajo a Ferrol, Navantia le ha dado publicidad a la firma con Iberdrola del contrato para la construcción en Puerto Real de una nueva subestación eléctrica para el futuro parque eólico marino East Anglia One, en el Mar del norte. Estos trabajos, que emplearán a una media de 350 personas, comenzarán a ejecutarse en primavera.

Con las dificultades que presenta el sector naval es un dato importante que, al margen de plantilla propia, en la construcción del primer petrolero puede haber 1.100 trabajadores de la industrial auxiliar. Así pues, cuando se inicien las labores del segundo petrolero y se una el trabajo de la subestación eléctrica, se puede llegar a una cifra de unos 2.000 trabajadores en la factoría gaditana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha