eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El caos en la madrugada del Viernes Santo de Sevilla ha sido provocado por "delincuentes comunes"

Entre los ocho detenidos, por unos hechos que las fuerzas de seguridad han desvinculado del terrorismo, hay uno con 36 arrestos previos

Gritaban "Alá es grande" y "gora ETA" mientras daban golpes para sembrar el pánico entre las miles de personas que seguían las cofradías

- PUBLICIDAD -
Mejora el herido grave de la Madrugá y a disposición judicial los detenidos

Sevilla continúa consternada por los incidentes de la madrugada del Viernes Santo, su célebre "madrugá", en la que las carreras, estampidas y situaciones de pánico, provocadas por varias personas en cuatro puntos estratégicos de los recorridos de las cofradías, han dejado 17 heridos de diversa consideración. Una de ellos, una mujer de 60 años, fue ingresada en la UCI, si bien desde el hospital han informado de que ya se encuentra en planta mientras que del resto ocho han sido dados de alta.

Ha habido ocho detenidos, de los que tras pasar a disposición judicial hay uno ya en libertad con cargos por desorden público. En principio, los responsables de seguridad ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla ya no hablan de "hechos aislados", como habían señalado por la mañana, sino que no descartan "cierta vinculación" de unos casos relacionados, eso sí, con "vandalismo y gamberrismo". Con ello, han querido desvincular estos hechos del terrorismo, si bien son conscientes de que los responsables han buscado precisamente aprovechar el miedo que se ha instalado en la ciudadanía con el yihadismo.

De hecho, tres de los detenidos (de entre 45 y 47 años), que gritaban frases como "Alá es grande" o "gora ETA" y daban golpes contra persianas echadas de escaparates o volcando objetos del mobiliario urbano para asustar a la gente, son "delincuentes comunes". Uno de ellos con hasta 36 detenciones, según han informado fuentes municipales.

Cuatro intervenciones 

La secuencia de las intervenciones policiales es como sigue: sobre las 3.30 horas de este viernes, fue detenido un hombre en el entorno de Reyes Católicos, cuando sembraba el pánico gritando "Alá es grande"; a las 4:20 fueron interceptados los tres con antecedentes referidos más arriba, en su caso en Marqués de Paradas y también por desórdenes públicos; hora y media después, dos jóvenes de 19, en la Plaza del Salvador; y pasados unos minutos, otros dos, de 21 y 22, en la confluencia de las calles Argote de Molina y Álvarez Quinteto.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha lamentado los hechos y ha expresado su "reconocimiento" por la labor del dispositivo de seguridad de Semana Santa. Ha recordado que se trata de "otra dura y triste madrugada", como la que en 2000 ya vivió la ciudad con varios individuos que también provocaron pánico en el marco de estos festejos en los que miles de personas se concentran en calles muy estrechas para ver el paso de las cofradías en las conocidas "bullas" de Sevilla donde la ciudadanía ha aprendido a moverse a base de costumbre.

Precisamente esto ha evitado que las consecuencias fueran más graves. De este modo, pese a que han sido más de 100 las personas atendidas por los servicios sanitarios, con crisis de ansiedad sobre todo, sólo en 17 casos se ha terminado con derivaciones hospitalarias, sobre todo por traumatismos. Únicamente una persona se encuentra ingresada "grave" por un golpe en la cabeza.

Esta previsto que este viernes por la tarde, el concejal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, y el subdelegado del Gobierno de España en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano, ofrezcan una rueda de prensa para dar más información.

Todo ello después de una madrugada en la que el caos se ha apoderado de la ciudad en diversos puntos clave de su Semana Santa, como han ido recogiendo los ciudadanos a través de las redes sociales: 

Y donde la condena de los hechos ha sido unánime: 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha