eldiario.es

Menú

ARAGÓN

En Aragón hay 191 menores acogidos en familias, tres más que en todo 2014

En total hay 403 menores en acogimiento, ya sea familiar o residencial

Adafa, que se encarga de los acogimientos de urgencia, lleva 56 en lo que va de año. En 2014 hizo 64

Los motivos más habituales para que no puedan vivir con su familia sanguínea son el abandono, la renuncia o la negligencia en el cuidado

- PUBLICIDAD -
Hay 1.098 expedientes de protección de menores abiertos.

Hay 1.098 expedientes de protección de menores abiertos. Adafa

Actualmente hay en Aragón 191 menores acogidos en familias, es decir, tres más que en todo 2014 (188). Se debe tener en cuenta que muchos menores engrosan ambas listas, ya que estuvieron acogidos el año pasado y lo siguen estando en la anualidad en curso. De ellos, 56 son acogimientos de urgencia (16 en familias y 40 en residencias), cuya gestión se realiza, prácticamente, de un día para otro. En la mayoría de los casos se suele tratar de niños entre 0 y 3 años.

La Asociación de Acogimientos Familiares de Aragón (Adafa) es la que se encarga de manejar la bolsa de familias que están preparadas y dispuestas para recibir a un menor de urgencia. En lo que va de año han gestionado 56 casos, lo que supone estar ya muy cerca del total de 2014, cuando recibieron 64. Su presidente, José Antonio Martínez, asegura que, probablemente, superarán las cifras del año pasado, aunque no identifica a la crisis económica como la causa.

Cuando la situación financiera comenzó a empeorar, explica, “estábamos todos expectantes porque al haber más pobreza podría haber más abandonos, pero no ha sido así. Las cifras se han mantenido”. La diferencia que ha detectado el presidente este año es que se está acrecentando el tiempo que los menores pasan en acogimientos de urgencia. Antes la media era de cinco meses y ahora hay algunos que ya llevan un año.

Son muchos los motivos para que un menor no pueda vivir con su familia sanguínea, los principales, según Martínez, el abandono, la renuncia y la negligencia en el cuidado. Deja clara una cosa: “Nunca se le retira un niño a una familia solo por motivos económicos, tiene que haber algo más”.

403 menores acogidos

Según los datos proporcionados por el Gobierno de Aragón, y teniendo en cuenta todos los tipos de acogimientos, en el pasado mes de agosto había en la Comunidad 403 menores lejos de sus familias. 212 en acogimiento residencial y 191 en familias (este dato, al igual que el de los acogimientos de urgencia (56) no ha variado en los últimos meses). Además, existen 1.098 expedientes de protección de menores abiertos.

Los familiares pueden ser de dos tipos: familia extensa, es decir, todos los familiares excepto los progenitores; y familia ajena. Hay, por añadidura, tres tipos de acogimientos: de urgencia (dura seis meses prorrogables y, habitualmente, se realizan con niños y niñas hasta 8 años); simple: dura de 0 a 2 años, y permanente, cuando ya se ve que no habrá opción de retorno con su familia sanguínea.

Siempre, explica Martínez, los niños ven a sus padres periódicamente: “Salvo en casos muy excepcionales, se establecen unas pautas de visitas”.

15 años realizando acogimientos familiares de urgencia

Hace 15 años que nació Adafa y siempre se han dedicado a los acogimientos de urgencia. Tienen un contrato de servicios con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS). Cuando este detecta un menor que debe ser acogido de urgencia, contacta con la asociación y esta, siempre y cuando haya familias libres, adjudica una al niño o niña. Esto es labor de las dos psicólogas y las dos educadoras de Adafa.

Antes de que una familia acceda al programa, el IASS realiza un estudio psicológico, analizan la estabilidad económica, van a las casas y, posteriormente, deciden si es idónea y para qué tipo de acogimiento.

En la actualidad, Adafa tiene 125 socios, de los que 25 son familias preparadas para acoger de urgencia. “Muy pocas”, dice Martínez, que hace un llamamiento para que más núcleos familiares se decidan a colaborar.

El presidente apunta que, por regla general, las familias son de clase media–alta y tienen hijos. Esto demuestra, dice, que lo hacen por ayudar, “tenemos alguna familia con algún menor en acogimiento permanente, otro de urgencia y uno más adoptado. Simplemente están sensibilizados”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha