eldiario.es

Olga Rodríguez

Olga Rodríguez, periodista especializada en información internacional, Oriente Medio y Derechos Humanos. Premio Periodismo y Derechos Humanos 2014 por la Asociación Pro Derechos Humanos de España, Premio Enfoque 2014 por su compromiso social, Premio Club Internacional de la Prensa 2005 por sus reportajes televisivos desde Gaza y Ciudad Juárez, premio colectivo Pluma de la Paz 2004 por su cobertura de la guerra de Irak, Premio colectivo Ortega y Gasset 2003 por la cobertura de la invasión y ocupación de Irak, Premio Turia 2003 al Mejor Trabajo Periodístico por su trabajo desde Bagdad. 

Ha trabajado como periodista en Irak, Afganistán, Territorios Ocupados Palestinos, Israel, Líbano, Siria, Egipto, Jordania, Turquía, Kosovo, Estados Unidos o México, entre otros países. Trabajó durante una década en la Cadena SER, Cuatro y CNN+. 

Autora de libros como “Aquí Bagdad. Crónica de una guerra”, “ El hombre mojado no teme la lluvia. Voces de Oriente Medio ” o “Yo muero hoy. Las revueltas árabes”.

En eldiario.es escribe columnas de opinión (los miércoles), reportajes, análisis de política internacional y realiza entrevistas en vídeo. 

La hora del 'aggiornamento' en el periodismo

No suelo frecuentar platós de televisión, pero este mes he asistido en dos ocasiones a una tertulia televisiva a primera hora de la mañana. Hace unos días, hablando sobre el juicio a Rita Maestre, una periodista calificó de repugnante “que alguien participe en una protesta en una capilla”. Cuando mencioné cómo en su día cierta prensa que ahora criminaliza a Maestre aplaudió a las activistas de Femen o a las Pussy Riot, esa contertulia me dijo:

“Eres periodista, usa datos certeros: las de Femen no están entrando en capillas de ningún país para actos sacrílegos y blasfemos”. Y se quedó tan ancha.

Seguir leyendo »

Ciudadanos y PSOE: Todo por la causa

Por si alguien tenía alguna duda, he aquí la escenificación de la realidad política actual: antes de cerrar un acuerdo con las fuerzas de la izquierda, el PSOE prefiere hacerlo con Ciudadanos. Y para ello claudica -más aún de lo hecho estos años- en aspectos fundamentales. Por ejemplo, en el documento presentado no contempla la derogación de la Ley Mordaza, que limita derechos y libertades fundamentales. Tampoco menciona la derogación de la reforma laboral y acepta "un contrato estable y progresivo" que abarata el despido.

El PSOE sabe que con esas medidas ahuyenta a las formaciones políticas cuya prioridad son medidas para paliar la desigualdad, la precariedad y la pobreza. Son formaciones que suman más de seis millones de votos y que no pueden dar la espalda a sus electores aceptando un trampantojo disfrazado de transformación. Este martes lo decía el propio Rivera: "Los puntos que estamos negociando con el PSOE seguro que los suscriben los 7 millones de votantes del PP"

Seguir leyendo »

"El sistema judicial no protege a los menores que denuncian a sus padres por abusos sexuales"

La asociación  Infancia Libre trabaja con madres cuyos hijos han denunciado a sus padres por abusos sexuales, como Susana y Julia, cuyo testimonio  publicó eldiario.es este jueves.

Seguir leyendo »

"El padre de mi hija dijo que prefería verla muerta a no verla, pero el Juzgado lo consideró normal”

[VIDEO: Extractos de la entrevista]

Seguir leyendo »

"Hay centros médicos que están cobrando a embarazadas con derecho a una atención gratuita"

La exclusión sanitaria es un hecho que afecta a miles de personas en nuestro país. La sufren no solo aquellas personas excluidas por ley, sino otras que, a pesar de tener derecho a la atención médica pública gratuita, se encuentran con profesionales mal informados que les facturan o con un muro burocrático que engulle las prioridades sanitarias.

Seguir leyendo »

Rita Maestre, los titiriteros, los 8 de Airbus o Abel Azcona

Cuánto se quejó cierta derecha en este país de los escraches impulsados por la gente contra determinados políticos corruptos y ejecutores de los recortes. Esa misma derecha es la que ahora está lanzando cacerías contra la libertad de expresión de artistas, contra el derecho a la protesta o contra políticos que pretenden amortiguar el aumento de la desigualdad y la precariedad. Lo hace con la inestimable ayuda de cierto sector judicial.

Sus víctimas tienen nombre: los titiriteros, los artistas Abel Azcona o César Strawberry, los concejales Guillermo Zapata o Rita Maestre, los 8 de Airbus, los raperos granadinos, y tantos más que podemos ser los próximos.

Seguir leyendo »

Lucía Martín: "Si la calle no está fuerte, en el Congreso lo tendremos mucho más complicado"

[VÍDEO: Extractos de la entrevista]

Seguir leyendo »

Las marionetas son de trapo, y lo sabéis

Sin duda un historiador del futuro incluiría lo ocurrido estos días en su relato para explicar bien esta época actual que estamos viviendo. La vieja guardia se aferra desesperada al inmovilismo y para ello no duda en aplicar severos castigos a participantes de una huelga (ocho años de cárcel por estar en un piquete), en meter en prisión a dos artistas por una obra de ficción o en introducir más leña en el fuego de cierta prensa parcial y propensa a los linchamientos.

La responsabilidad de un sector periodístico en este país es elevada. Se ha tergiversado a propósito el relato de una realidad, ocultando ciertos detalles, magnificando otros y criminalizando sin pudor alguno una obra de ficción, como si estuviéramos en una dictadura pura. Todo ello con un objetivo político claro y una irresponsabilidad social enorme, pues agitar una guerra cultural como esta, con argumentos tan zafios y antidemocráticos, solo provoca linchamiento, polarización, intransigencia e irraciocinio.

Seguir leyendo »

El plan de Manuela Carmena para que nadie se quede sin atención médica en Madrid

“Los derechos que no se conocen son derechos que no se ejercen, y por tanto son derechos que se pierden”. Con esta frase resume el concejal de Seguridad, Salud y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, la situación de aquellas personas que sufren exclusión sanitaria en Madrid. 

A pesar de que la Comunidad de Madrid anunció hace unos meses que los inmigrantes podrían recibir atención primaria y especializada, la falta de de una tarjeta sanitaria para toda la población madrileña sin exclusiones y la existencia del Real Decreto de 2012 que limita la sanidad universal provoca confusiones no solo entre los propios afectados, sino también entre los profesionales de la administración pública madrileña. 

Seguir leyendo »

Qué tienen en común Arabia Saudí, el Gobierno de Irak y Hillary Clinton

Qué tienen en común el Gobierno de Irak, la monarquía absolutista de Arabia Saudí y la candidata demócrata Hillary Clinton: los tres comparten el mismo asesor de relaciones públicas y comunicación estratégica, la firma Podesta.

El Grupo estadounidense Podesta, fundado por los hermanos John y Anthony, ha estado siempre vinculado a las campañas del Partido Demócrata. De hecho John Podesta preside actualmente la campaña de Hillary Clinton para hacerse con la presidencia de EEUU. Y Anthony ha sido un importante recaudador de fondos para los demócratas.

Seguir leyendo »

  • Zona Crítica

    La ruta del dinero en el debate de los pactos políticos

    #36 Ha sido un fallo técnico, desapareció el primer párrafo sobre The Wire y otro apareció repetido. Ya está arreglado.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 1
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #13 Gracias de todas formas por estar vigilante, me encanta que los lectores estén siempre pendientes, muy estimulante siempre!

      • Votar a favor 9
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #12 No es error de bulto, soy buena conocedora y amante de Shakespeare. Dickens también escribió sobre el invierno de la desesperación y la primavera de la esperanza, en un pasaje que fue muy citado primero por activistas egipcios durante las revueltas y después aquí en España por algunas personas cuando nos referimos al punto de inflexión en el que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. El pasaje de Dickens, en Historia de dos ciudades, es este: «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.». Saludos

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #11 Me refiero al pasaje con el que comienza Historia de dos ciudades, de Dickens, al que he hecho referencia a menudo para definir la situación política actual: «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.»

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    El lado luminoso de la fuerza en la política y la vida

    #11 Masculinidad, según sociólogos como Connell: "Hablar de masculinidad no es hablar de los hombres, sino de la posición de los hombres en un orden de género". En un mundo patriarcal las masculinidad ha encarnado y representado esos valores de dominación y competitividad, y es en ese sentido en el que muchos reivindican la feminización de la política y la vida. El lado oscuro no son los hombres, sino los valores agresivos que se han asociado durante siglos a una masculinidad que no tiene por qué ver con los hombres, porque no es genética, sino de género, es decir, construida socialmente. Esos valores premian la dominación, la competitividad, el quedar por encima. Muchas mujeres participan de ellos, de la misma forma que un trabajador explotado puede exaltar las virtudes de un modelo que le oprime.

      • Votar a favor 12
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Ganadores y perdedores del 20D

    #15 Había habido un problema de edición. Envié el artículo por e-mail y hubo un error cuando lo copiaron, se comieron algunas líneas del final. Pero ya está completo desde hace horas. Gracias por aviso!

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    La servidumbre de cierta masculinidad

    #26 Pues claro que conozco a hombres así, y de hecho procuro rodearme de este tipo de hombres que creen en la igualdad. Lea mejor el artículo: verá que digo, textualmente (me temo que no lo ha leído) "hay muchos hombres seguros que no sienten la necesidad competitiva de hacerse ver como superiores dominantes". Dejo eso claro para hablar de esos otros que sienten la necesidad de estar por encima siempre como refuerzo de su masculinidad. Saludos

      • Votar a favor 18
      • Votar en contra 3
  • Desalambre

    Una red ciudadana acoge en Madrid a 150 refugiados llegados a diversas estaciones de la capital

    #8 Lo han barajado, pero prefieren contacto directo antes para que no haya sorpresas y me han pedido que no lo dé en esta noticia. Saludos

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Pregúntame

    Olga Rodríguez: "Nuestros gobiernos condenan a la expulsión y al riesgo de muerte a refugiados y migrantes"

    #9 Insisto: creo que te has informado mal sobre mi postura. Estás hablando de oídas. Te envío algunos artículos míos publicados aquí denunciando los bombardeos en Yemen, el papel de Arabia Saudí o mi postura contra la intervención en Siria. Hay quien me coloca donde no estoy solo porque denuncio también la represión de Assad. Es increible que habiendo declarado como testigo directo del único caso abierto en el mundo contra un crimen de guerra del Ejército estadounidense y llevando más de una década criticando intervenciones militares de EEUU e Israel -algo que creo caracteriza mi trabajo- se me coloque donde no estoy por el simple hecho de que denuncie también la represión de Assad. Aquí los links: http://www.eldiario.es/zonacritica/Siria-intervencion-ONU-rebeldes-EstadosUnidos_6_169443068.html http://www.eldiario.es/zonacritica/caos-apuesta-nuevo-Oriente-Medio_6_374872522.html http://www.eldiario.es/zonacritica/Arabia-Saudi-adalides-democracia_6_109249079.html Por lo demás, ese cartel que mencionas no lo llevaba yo.

      • Votar a favor 4
      • Votar en contra 0
  • Pregúntame

    Olga Rodríguez: "Nuestros gobiernos condenan a la expulsión y al riesgo de muerte a refugiados y migrantes"

    #4 Me opuse a la operación de la OTAN en Libia, tanto en artículos como después en el libro "Yo muero hoy" -por cierto, escrito en 2011 y donde ya decía que había yihadistas luchando contra Assad, algo que por entonces no salía en la prensa- y me he opuesto siempre a una intervención en Siria. Creo que te has informado mal sobre mi posición, por tanto. Deduces que como critico la represión de Assad apoyo a los yihadistas o una intervención de la OTAN y las cosas no tienen por qué ser blancas o negras, de buenísimos y malísimos. Desde luego en Siria no lo son. Si tienes más interés te envío artículos de 2011, 2012, 2013, y verás cuál es mi postura. Ahora bien, creo que el compromiso de todos quienes queremos un mundo mejor, una transformación, es ser capaces de denunciar las violaciones de los derechos humanos y la represión, venga de donde venga. Y ahí es donde sorprendentemente se falla. Saludos.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #2 Absolutamente de acuerdo con el artículo. Esa frasecita de "no nos lo podemos permitir" ya es un mantra de la derechona económica. Y hay muchos más, y los que nos quedan por oir, aparte de la domonización de Podemos por parte de los poderes fácticos. No hay que dejarse engañar, ni rendirse al miedo que nos inyectan en vena. Los que dicen todas estas mentiras son los mismos que nos han dejado con una mano delante y otra detrás. Y tienen el cuajo de seguir dando lecciones. Pero esta vez ya no cuela. Ellos han llegado demasiado lejos y nosotros hemos caído demasiado bajo. Ya no pueden engañarnos más con lo de siempre. Prefiero mil veces las incertidumbres de Podemos que las "seguridades" de la oligarquía neoliberal. Quiero un cambio radical, porque estoy convencido de que no hay otro camino para recuperar todo lo que nos han quitado y para poder volver a vivir en un mundo medio decente. Y nada ni nadie me va a impedir votar a quienes me salga de los huevos para conseguirlo.

      • Votar a favor 10
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #4 Chapó por este artículo. Si, de su lectura, no arranca el firme propósito de echar abajo este sistema injusto y corrupto es que somos de piedra o, peor, no merecemos considerarnos ciudadanos. Hace falta una segunda revolución, tras la francesa de 1789, la que lleve a la ciudadanía, por fin, a decidir la política.

      • Votar a favor 11
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #14 Cuando ni sobra ni falta una sola coma, todo está dicho y bien dicho. Gracias por tu artículo, Olga.

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #21 Excelente artículo como siempre,Olga

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #23 Si, si nos podemos permitir pensar que este daño que se está infligiendo a cientos de miles de personas es lo que es insoportable. Como lo es pensar que no hay más que la salida que las élites corruptas, avariciosas y soberbias son las que tienen la solución que es sólo una: eso es lo insoportable.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #24 Simplemente lo que se pide es que se acabe la explotación y el empobrecimiento. Es decir que quien mas tiene, mas pague. Que la política impositiva sea justa y no se sustente casi en exclusiva sobre los asalariados, (con sueldos recortados y empobrecidos encima), sino que las empresas y los capitales paguen en la misma proporción, sin "ingenierías fiscales", ni trampas similares. Se pide que la sanidad y la educación sean universales. Que haya un respeto a la dignidad del ser humano y nadie se vea en la calle, sin nada, abandonado y humillado. Que se recobre la capacidad de negociación laboral y se derogue la reforma..... Si, son cosas posibles. No hay un único camino.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #25 Excelente articulo Olga, queda muy claro que si no nos movemos nos empobrecen aún más de lo que lo han hecho. Me alegra que quede claro lo es el FMI y sus intereses de los lobbies a los que representa hasta queriendo gravar el agua.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #26 Fuerte y claro, por esto soy socio de periodismo libre y sin pelos.

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #29 Vibrante y hermoso artículo, que no se puede sino compartir. Ahora que ya están claros los dos bandos de esta guerra - la casta y la ciudadanía - el terreno de juego se debe trasladar a la economía, demostrando aquí también que "sí se puede", que sí hay dinero para recuperar nuestra dignidad de ciudadanos. La gente ya ha empezado a echar cálculos con la corrupción: Si nos han robado tanto como parece, habría dinero para que todos tuviéramos casa y comida, para quitar el repago sanitario y así reducir un poquito nuestros gastos... Luego, están las informaciones sobre cómo se despilfarra en las instituciones del Estado. Hoy, por ejemplo, en el día de puertas abiertas del Congreso, nos hemos enterado de la pasta gansa que se llevan nuestros representantes y los partidos, sin que se sepa en qué se gastan nuestro dinero. Y echamos cálculos: con que sólo se bajaran 1.000 euros a cada diputado y senador, cada mes habría unos 500.000 euros más para los parados y los precarios, para subir sueldos indecentes, etc. etc. Como diría Bill Clinton, "¡es la economía, estúpidos!". Pues hale, a demostrar que nos mienten cuando dicen que no hay dinero.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #30 Lógicamente si la politica de ingresos y gastos es la misma de siempre, cualquier medida adicional no se podría permitir. Pero si uno hace una comparativa con otros países viendo ingresos y un programa de gastos funcional, se ve claramente que sí se pueden hacer muchas cosas. Si se quiere, claro.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Podemos y la agenda-setting

    #20 Pablito... Aaaaahhhh... Pablo.... Aaaahhhhh... Pablo Iglesias... Aaahhh..... Podemos.... Aaaahhhhh... me corro.... Aaahhhhh.. Que gusto.... (Olga, periodista del Regimen Podemita...)

      • Votar a favor 0
      • Votar en contra 13
- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias