eldiario.es

Focos

Olga Rodríguez

Olga Rodríguez, periodista especializada en información internacional, Oriente Medio y Derechos Humanos. Premio Periodismo y Derechos Humanos 2014 por la Asociación Pro Derechos Humanos de España, Premio Enfoque 2014 por su compromiso social, Premio Club Internacional de la Prensa 2005 por sus reportajes televisivos desde Gaza y Ciudad Juárez, premio colectivo Pluma de la Paz 2004 por su cobertura de la guerra de Irak, Premio colectivo Ortega y Gasset 2003 por la cobertura de la invasión y ocupación de Irak, Premio Turia 2003 al Mejor Trabajo Periodístico por su trabajo desde Bagdad. 

Ha trabajado como periodista en Irak, Afganistán, Territorios Ocupados Palestinos, Israel, Líbano, Siria, Egipto, Jordania, Turquía, Kosovo, Estados Unidos o México, entre otros países. Trabajó durante una década en la Cadena SER, Cuatro y CNN+. 

Autora de libros como “Aquí Bagdad. Crónica de una guerra”, “ El hombre mojado no teme la lluvia. Voces de Oriente Medio ” o “Yo muero hoy. Las revueltas árabes”.

En eldiario.es escribe columnas de opinión (los miércoles), reportajes, análisis de política internacional y realiza entrevistas en vídeo. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10669

Marcos Ana, el poeta que nos llenó el corazón de estrellas

Se ha ido Marcos Ana y aún parece un mal sueño, porque siempre había estado ahí, como referente, como poeta, como militante de la vida. Como una robusta viga en el engranaje de las convicciones. Como una representación de la lucha a través de la poesía en los oscuros años de la represión y de la impunidad, que dura hasta hoy. Como una mente clarividente que no se enredaba en las ramas, porque sabía bien lo absurdo que es perder el tiempo en la política y en la vida.

Se ha ido Marcos Ana y aún parece mentira, porque tenía fuego en la mirada y muchas ganas de vida. Porque a sus 96 años deseaba alcanzar los 100, para arañar horas al segundero, para beberse el tiempo que el franquismo le robó en la cárcel -23 años- secuestrado por un reloj de agujas como guadañas en un cadalso de sombras.

Seguir leyendo »

Trump, Pinochet y "nuestros hijos de puta"

Frente al  “Make America Great Again” de Trump, los demócratas, encerrados en las paredes del marketing político, ajenos a la calle, entonaron el “America is already great” (EEUU ya es un gran país). ¡America is already great! Mientras, en la vida real, encuestas como la que realizó Reuters/Ipsos el día de las elecciones indicaban cosas como estas:

- El 72% de los estadounidenses que votaron creen que “la economía está sometida al chantaje de los ricos y poderosos”.

Seguir leyendo »

Morir sin luz

Un amigo iraquí que sufrió pérdidas provocadas por la invasión de Irak tiene un sueño recurrente cuando duerme: en torno a una mesa repleta de manjares conversan y ríen políticos, empresarios y periodistas occidentales. De repente, caídos del cielo, se desploman sobre la comida decenas de cadáveres de iraquíes, los muertos olvidados de las páginas no escritas de eso que llamamos actualidad.

Su pesadilla –reflejo de un sentimiento de abandono y de un contexto real– puede ser aplicada no solo al horror de Irak, mercantilizado y desdeñado por gobernantes y medios de comunicación, sino a otros dolores también despectivamente ignorados: los provocados en estos años de empobrecimiento, precariedad, expolio y desigualdad.

Seguir leyendo »

Y cuando despertamos Donald Trump ya estaba allí

Los estadounidenses han entregado la Casa Blanca a Donald Trump, un candidato imprevisible, de discurso fascista, machista, con ideas y propuestas xenófobas en las que criminaliza a los nuevos inmigrantes, identificándolos con "bandas, droga y violencia" y con un carácter inestable y narcicista.

¿Cómo ha podido pasar?, se preguntan en la sede del Partido Demócrata, en la prensa, en los mercados, hoy con caídas en la Bolsa. Donald Trump es un síntoma claro de los tiempos que vivimos, con ciudadanos cada vez más decepcionados con las políticas que se les aplican, con sectores que sienten rechazo hacia las elites, con un aumento de la desigualdad y de la pobreza que ha generado desafección y hartazgo en importantes porcentajes de la población. El Brexit fue buen ejemplo de ello.

Seguir leyendo »

Las guerras de Hillary Clinton

Donald Trump ha llegado a defender la deportación de 11 millones de personas migrantes, tiene discursos extremistas y fascistas y un machismo recalcitrante. Por eso diversos sectores en EEUU subrayan que Hillary Clinton es la menos mala de las opciones para los estadounidenses.

De Trump, imprevisible, demagogo, racista y contradictorio, puede esperarse cualquier cosa. Pero ¿y de la candidata demócrata? Sus posiciones como secretaria de Estado de 2009 a 2013 obligan a repasar su trayectoria en materia internacional.

Seguir leyendo »

Los vínculos de Hillary Clinton con Wall Street

Donald Trump es machista, racista e imprevisible, lo que dibuja un futuro inquietante en caso de que gane. Sus declaraciones y sus provocaciones han sido objeto de escándalo y de crítica. Frente a él, Hillary Clinton podría parecer la candidata sensata opuesta al republicano furibundo. Pero lo cierto es que la demócrata no genera enormes entusiasmos y en muchos casos es vista simplemente como un mal menor.

Que Hillary Clinton es una candidata de Wall Street no lo duda nadie, y sus propios simpatizantes lo reconocen. No en vano,  tres de las cinco entidades individuales que más donaciones han aportado a Clinton han sido bancos de Wall Street. Y no cualquier banco: Goldman Sachs, Citibank y JP Morgan.

Seguir leyendo »

La manifestación "de Pablo Iglesias"

Necesitaba de un manto de ficción temporal y se lo autoproporcionó: en noviembre de 2015, tres días antes del inicio de la campaña electoral, Rajoy anunciaba la reducción de dos puntos del IRPF, después de haberlo subido en dos ocasiones consecutivas hasta el 21%. Quiso escenificar un freno en los recortes ofreciendo migajas con posible fecha de caducidad a cambio de votos.

Fueron medidas con fines electorales diseñadas para un largo año de comicios que ha estado acompañado del uso reiterado de un término: "recuperación económica", repetido como un mantra con el empeño de hacer creer a la ciudadanía española que se estaba saliendo del túnel y todo empezaría a ser como antes.

Seguir leyendo »

Cuatrocientos periodistas a las puertas de un CIE

Imaginen que no nos permitieran viajar ni buscar trabajo en otros países europeos. Que tuviéramos que cruzar las fronteras escondidos, sin visados para poder desplazarnos. Que por el simple hecho de no tener papeles nos arriesgáramos a ser detenidos y encarcelados en centros de internamiento, sin mantas ni atención médica adecuada, con enfermos esparcidos por el suelo.

Imaginen que pasan 60 días en una cárcel con rejas sin haber cometido ningún delito. Que los maltratan y restringen sus contactos con el exterior. Que no les facilitan las medicinas que tienen que tomar cada día. Que les niegan un traductor para hacerse entender.

Seguir leyendo »

Las cosas que descubre de repente el FMI

Tras años de imposición de recortes, privatizaciones y "reestructuraciones" económicas en medio mundo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional -cuyos hombres de negro llegan esta semana a Madrid- dice que se ha dado cuenta de que "el crecimiento solo ha beneficiado a unos pocos". Que "debe tenerse en cuenta la inclusión, la determinación de que funcione para todos".

Pero al mismo tiempo que entona una especie de mea culpa, representantes del FMI vienen a España para elaborar un informe sobre nosotros. Por lo pronto ya nos han dicho que "cuanto más pronto se estabilice la situación, mejor" ( FMI, esta semana). Que se forme gobierno ya porque las medidas más duras están por venir y se precisa respaldo para aplicar más recortes y ajustes en 2017 y 2018.

Seguir leyendo »

El PSOE y el dedo anular

En el contexto político actual de nuestro país hay dos preguntas pertinentes: ¿De qué no se está hablando? ¿Qué es lo que no estamos viendo?

Les voy a contar algo que me recuerda a lo que estamos viviendo actualmente en España. En enero de 2006 cientos de periodistas de todo el mundo nos amontonábamos a las puertas de un hospital de Jerusalén, donde se encontraba internado, con graves daños cerebrales y en coma, el primer ministro Ariel Sharon. Dispuestos en hileras, situados frente a las cámaras, relatábamos en directo la evolución del mandatario. Nunca pasaba nada. Sharon movía el dedo anular de su mano derecha. Eso era todo y eso es lo que repetíamos día tras día en nuestras crónicas: "Sharon mueve el dedo anular de su mano derecha".

Seguir leyendo »

  • Zona Crítica

    La manifestación "de Pablo Iglesias"

    #53 Estimado, si echas un vistazo a mis publicaciones verás que las diferencias las marco claras: marchas Dignidad, En Comú, Carmena, las mareas, En Marea, Unidos Podemos, IU, etc. Claro, es muy importante. También es importante que quede clara la identidad propia de la convocatoria de este sábado, porque desde la sociedad civil hay capacidad e iniciativa. No hay nada negativo en subrayarlo, al contrario, es una gran noticia. Saludos!

      • Votar a favor 8
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    La ruta del dinero en el debate de los pactos políticos

    #36 Ha sido un fallo técnico, desapareció el primer párrafo sobre The Wire y otro apareció repetido. Ya está arreglado.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 1
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #13 Gracias de todas formas por estar vigilante, me encanta que los lectores estén siempre pendientes, muy estimulante siempre!

      • Votar a favor 9
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #12 No es error de bulto, soy buena conocedora y amante de Shakespeare. Dickens también escribió sobre el invierno de la desesperación y la primavera de la esperanza, en un pasaje que fue muy citado primero por activistas egipcios durante las revueltas y después aquí en España por algunas personas cuando nos referimos al punto de inflexión en el que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer. El pasaje de Dickens, en Historia de dos ciudades, es este: «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.». Saludos

      • Votar a favor 8
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    2016, el año del desempate

    #11 Me refiero al pasaje con el que comienza Historia de dos ciudades, de Dickens, al que he hecho referencia a menudo para definir la situación política actual: «Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.»

      • Votar a favor 7
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    El lado luminoso de la fuerza en la política y la vida

    #11 Masculinidad, según sociólogos como Connell: "Hablar de masculinidad no es hablar de los hombres, sino de la posición de los hombres en un orden de género". En un mundo patriarcal las masculinidad ha encarnado y representado esos valores de dominación y competitividad, y es en ese sentido en el que muchos reivindican la feminización de la política y la vida. El lado oscuro no son los hombres, sino los valores agresivos que se han asociado durante siglos a una masculinidad que no tiene por qué ver con los hombres, porque no es genética, sino de género, es decir, construida socialmente. Esos valores premian la dominación, la competitividad, el quedar por encima. Muchas mujeres participan de ellos, de la misma forma que un trabajador explotado puede exaltar las virtudes de un modelo que le oprime.

      • Votar a favor 12
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Ganadores y perdedores del 20D

    #15 Había habido un problema de edición. Envié el artículo por e-mail y hubo un error cuando lo copiaron, se comieron algunas líneas del final. Pero ya está completo desde hace horas. Gracias por aviso!

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    La servidumbre de cierta masculinidad

    #26 Pues claro que conozco a hombres así, y de hecho procuro rodearme de este tipo de hombres que creen en la igualdad. Lea mejor el artículo: verá que digo, textualmente (me temo que no lo ha leído) "hay muchos hombres seguros que no sienten la necesidad competitiva de hacerse ver como superiores dominantes". Dejo eso claro para hablar de esos otros que sienten la necesidad de estar por encima siempre como refuerzo de su masculinidad. Saludos

      • Votar a favor 18
      • Votar en contra 3
  • Desalambre

    Una red ciudadana acoge en Madrid a 150 refugiados llegados a diversas estaciones de la capital

    #8 Lo han barajado, pero prefieren contacto directo antes para que no haya sorpresas y me han pedido que no lo dé en esta noticia. Saludos

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Pregúntame

    Olga Rodríguez: "Nuestros gobiernos condenan a la expulsión y al riesgo de muerte a refugiados y migrantes"

    #9 Insisto: creo que te has informado mal sobre mi postura. Estás hablando de oídas. Te envío algunos artículos míos publicados aquí denunciando los bombardeos en Yemen, el papel de Arabia Saudí o mi postura contra la intervención en Siria. Hay quien me coloca donde no estoy solo porque denuncio también la represión de Assad. Es increible que habiendo declarado como testigo directo del único caso abierto en el mundo contra un crimen de guerra del Ejército estadounidense y llevando más de una década criticando intervenciones militares de EEUU e Israel -algo que creo caracteriza mi trabajo- se me coloque donde no estoy por el simple hecho de que denuncie también la represión de Assad. Aquí los links: http://www.eldiario.es/zonacritica/Siria-intervencion-ONU-rebeldes-EstadosUnidos_6_169443068.html http://www.eldiario.es/zonacritica/caos-apuesta-nuevo-Oriente-Medio_6_374872522.html http://www.eldiario.es/zonacritica/Arabia-Saudi-adalides-democracia_6_109249079.html Por lo demás, ese cartel que mencionas no lo llevaba yo.

      • Votar a favor 5
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #2 Absolutamente de acuerdo con el artículo. Esa frasecita de "no nos lo podemos permitir" ya es un mantra de la derechona económica. Y hay muchos más, y los que nos quedan por oir, aparte de la domonización de Podemos por parte de los poderes fácticos. No hay que dejarse engañar, ni rendirse al miedo que nos inyectan en vena. Los que dicen todas estas mentiras son los mismos que nos han dejado con una mano delante y otra detrás. Y tienen el cuajo de seguir dando lecciones. Pero esta vez ya no cuela. Ellos han llegado demasiado lejos y nosotros hemos caído demasiado bajo. Ya no pueden engañarnos más con lo de siempre. Prefiero mil veces las incertidumbres de Podemos que las "seguridades" de la oligarquía neoliberal. Quiero un cambio radical, porque estoy convencido de que no hay otro camino para recuperar todo lo que nos han quitado y para poder volver a vivir en un mundo medio decente. Y nada ni nadie me va a impedir votar a quienes me salga de los huevos para conseguirlo.

      • Votar a favor 10
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #4 Chapó por este artículo. Si, de su lectura, no arranca el firme propósito de echar abajo este sistema injusto y corrupto es que somos de piedra o, peor, no merecemos considerarnos ciudadanos. Hace falta una segunda revolución, tras la francesa de 1789, la que lleve a la ciudadanía, por fin, a decidir la política.

      • Votar a favor 11
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #14 Cuando ni sobra ni falta una sola coma, todo está dicho y bien dicho. Gracias por tu artículo, Olga.

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #21 Excelente artículo como siempre,Olga

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #23 Si, si nos podemos permitir pensar que este daño que se está infligiendo a cientos de miles de personas es lo que es insoportable. Como lo es pensar que no hay más que la salida que las élites corruptas, avariciosas y soberbias son las que tienen la solución que es sólo una: eso es lo insoportable.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #24 Simplemente lo que se pide es que se acabe la explotación y el empobrecimiento. Es decir que quien mas tiene, mas pague. Que la política impositiva sea justa y no se sustente casi en exclusiva sobre los asalariados, (con sueldos recortados y empobrecidos encima), sino que las empresas y los capitales paguen en la misma proporción, sin "ingenierías fiscales", ni trampas similares. Se pide que la sanidad y la educación sean universales. Que haya un respeto a la dignidad del ser humano y nadie se vea en la calle, sin nada, abandonado y humillado. Que se recobre la capacidad de negociación laboral y se derogue la reforma..... Si, son cosas posibles. No hay un único camino.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #25 Excelente articulo Olga, queda muy claro que si no nos movemos nos empobrecen aún más de lo que lo han hecho. Me alegra que quede claro lo es el FMI y sus intereses de los lobbies a los que representa hasta queriendo gravar el agua.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #26 Fuerte y claro, por esto soy socio de periodismo libre y sin pelos.

      • Votar a favor 3
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #29 Vibrante y hermoso artículo, que no se puede sino compartir. Ahora que ya están claros los dos bandos de esta guerra - la casta y la ciudadanía - el terreno de juego se debe trasladar a la economía, demostrando aquí también que "sí se puede", que sí hay dinero para recuperar nuestra dignidad de ciudadanos. La gente ya ha empezado a echar cálculos con la corrupción: Si nos han robado tanto como parece, habría dinero para que todos tuviéramos casa y comida, para quitar el repago sanitario y así reducir un poquito nuestros gastos... Luego, están las informaciones sobre cómo se despilfarra en las instituciones del Estado. Hoy, por ejemplo, en el día de puertas abiertas del Congreso, nos hemos enterado de la pasta gansa que se llevan nuestros representantes y los partidos, sin que se sepa en qué se gastan nuestro dinero. Y echamos cálculos: con que sólo se bajaran 1.000 euros a cada diputado y senador, cada mes habría unos 500.000 euros más para los parados y los precarios, para subir sueldos indecentes, etc. etc. Como diría Bill Clinton, "¡es la economía, estúpidos!". Pues hale, a demostrar que nos mienten cuando dicen que no hay dinero.

      • Votar a favor 2
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Sí nos lo podemos permitir

    #30 Lógicamente si la politica de ingresos y gastos es la misma de siempre, cualquier medida adicional no se podría permitir. Pero si uno hace una comparativa con otros países viendo ingresos y un programa de gastos funcional, se ve claramente que sí se pueden hacer muchas cosas. Si se quiere, claro.

      • Votar a favor 1
      • Votar en contra 0
  • Zona Crítica

    Podemos y la agenda-setting

    #20 Pablito... Aaaaahhhh... Pablo.... Aaaahhhhh... Pablo Iglesias... Aaahhh..... Podemos.... Aaaahhhhh... me corro.... Aaahhhhh.. Que gusto.... (Olga, periodista del Regimen Podemita...)

      • Votar a favor 0
      • Votar en contra 13