Eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

Olga Rodríguez

Periodista especializada en información internacional. Tras cubrir las revoluciones árabes en 2011, acaba de publicar el libro Yo muero hoy. Las revueltas en el mundo árabe, (Debate). Ha desarrollado buena parte de su carrera profesional en la Cadena SER, Cuatro y CNN+, cubriendo entre otros conflictos la guerra de Irak, y ha sido colaboradora habitual de Público y Periodismo Humano.

La esclavitud del pensamiento binario

"¿Por qué matastéis a mi familia?", se lee en la pintada. Los drones de EEUU han matado a cientos de personas en Yemen o Pakistán, entre ellos civiles

Hace una par de semanas mantuve varios encuentros en Turquía con egipcios exiliados, integrantes de la organización de los Hermanos Musulmanes. Entre ellos, Yehia Hamad, el que fuera ministro de Inversión con el gobierno de Mohamed Morsi hasta el golpe de Estado del pasado verano, y que estos días está por España para relatar la situación de su país ante el Senado y diversas organizaciones no gubernamentales.

Precisamente ayer publiqué esta entrevista que le hice en Estambul, centrada en la situación actual de la Hermandad y en la represión que sufren los seguidores de la organización en Egipto. Cientos han muerto en ataques contra protestas, miles han sido arrestados y 529 han sido condenados a pena de muerte en un juicio que duró tan solo dos días y que ha sido cuestionado por diversas organizaciones de derechos humanos.

El próximo día 28 de abril un tribunal egipcio anunciará el veredicto final sobre esas condenas a muerte. Si no se anulan, serían las mayores de la historia contemporánea de Egipto.

Diversas organizaciones no gubernamentales internacionales han denunciado la represión en Egipto y las violaciones de los derechos humanos. Sin embargo, existen ciertos sectores en los países occidentales que siguen confundiendo la condena de la represión en Egipto con el apoyo a los Hermanos Musulmanes. A pesar de que las diferencias entre una postura y otra son más que evidentes, el pensamiento binario tiene peso y se empecina en reducir las realidades a tan solo dos ecuaciones posibles, negando la complejidad, secuestrando la riqueza de opciones y alternativas.

Se trata de un auténtico asedio a la creatividad, a la imaginación, a ese otro mundo posible y necesario. Y sin embargo, se trata de un reduccionismo habitual y cotidiano en los modos dominantes de interpretar la realidad:

 “Si criticas a EEUU estás con Putin en lo de Ucrania”. “Si criticas el neoliberalismo eres un radical antisistema”. “Si planteas que los ataques estadounidenses con drones violan la ley y los derechos humanos, es que prefieres que los terroristas de Yemen escapen” (por cierto, esta semana una operación coordinada con drones de EEUU ha matado a  55 personas en Yemen, al menos cuatro eran civiles. Son los nuevos juicios sumarísimos del siglo XXI, el colmo del carácter exprés).

Llevado a nuestras coordenadas, el planteamiento binario establece que “si criticas al PP es que eres del PSOE”. “Y si criticas al PSOE estás haciendo un gran favor al PP”. Hay en esa intención de cercar la realidad, en ese secuestro de todos los matices, en esa condena a quienes analizan la actualidad con todas sus variantes, una voluntad de control de los mensajes y de las mentes, una imposición de la polarización - “o estás conmigo o estás contra mí”-, una estrategia de asfixia a la creatividad en el plano político y a la profundidad en el plano periodístico.

En este caso que nos ocupa, el de Egipto, ese reduccionismo establece que “si condenas las violaciones de los derechos humanos estás apoyando a los Hermanos Musulmanes, y si no estás con los Hermanos Musulmanes, no puedes ni hablar de la represión en Egipto”. Se presenta la cuestión de forma excluyente y restrictiva, como un asunto en el que solo se puede elegir entre el amor incondicional o el rechazo total.

Poco importa que hayan muerto mujeres y hombres en las protestas contra el golpe de Estado egipcio. No parece relevante que se encarcele a periodistas -ayer mismo se juzgaba a un egipcio-canadiense- y a activistas críticos con el gobierno, que se cierren medios de comunicación, que los arrestos y registros policiales de viviendas sean algo habitual.

Tampoco ha trascendido la información sobre cómo Tamarrod, la agrupación que organizó las protestas contra Morsi, mantuvo contactos con el Ejército egipcio antes del golpe de Estado. Hace tan solo una semana uno de los fundadores de Tamarrod daba más detalles al respecto y relataba cómo su organización seguía órdenes de los militares: “Fuimos muy inocentes, no fuimos responsables”.

“¿Y qué hay de las políticas de los Hermanos contra las mujeres?”, preguntan algunos, queriendo así justificar el golpe de Estado contra el gobierno de Morsi, la represión, los cientos de muertos, los arrestos.

Las razones para criticar a la los Hermanos Musulmanes son numerosas. Pactaron en 2011 con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, elemento clave del régimen, impusieron una Constitución sin consenso, llamaron al fin de las protestas, limitaron derechos y libertades. Además, a nadie se le escapa que la Hermandad mantiene y mantuvo una actitud discriminatoria contra las mujeres.

Seguir leyendo »

"Lo ocurrido en Egipto tras el golpe es un crimen contra la humanidad"

Yehia Hamed, ministro egipcio de Inversión con Morsi hasta el golpe de Estado de 2013, ahora exiliado en Turquía.

Al contrario que tantos de sus compañeros de los Hermanos Musulmanes, Yehia Hamad logró escapar de la prisión en Egipto. Este hombre joven, de voz grave y gesto serio, ministro de Inversiones con el gobierno de Mohamed Morsi hasta el golpe de Estado del pasado verano, nos recibe en un barrio periférico de Estambul, donde vive desde hace cinco meses.

“En Egipto empezaron a detener ilegalmente a cientos de compañeros de los Hermanos Musulmanes. Sabía que mi nombre estaba en las listas, así que me fui, para seguir siendo útil a la causa fuera del país”, explica.

Durante más de hora y media conversamos sobre la situación actual de Egipto, sobre la represión tras el golpe de Estado y sobre los Hermanos Musulmanes, organización a la que pertenece.

El próximo día 28 un tribunal egipcio anunciará su veredicto final sobre la sentencia a pena de muerte de 529 seguidores de los Hermanos Musulmanes -entre ellos, uno de sus líderes-, condenados en un juicio de tan solo dos días de duración. Dicha sentencia ha sido denunciada por diversas organizaciones de derechos humanos internacionales.

Pregunta: ¿Está en contacto con la gente de su organización Egipto?

Respuesta: Sí

¿Cómo es su situación?

Muy peligrosa, muy peligrosa para ellos. Mi casa de El Cairo, por ejemplo, ha sido registrada en tres ocasiones [por la policía], es normal que esto pase, están registrando casas todo el tiempo. Desde el golpe de Estado han matado y arrestado a miles de personas.

En este contexto, ¿es difícil para los Hermanos Musulmanes egipcios estar organizados, después de que el gobierno actual los haya declarado organización terrorista?

No, porque estamos acostumbrados a funcionar en sistemas opresores, en la clandestinidad. Tenemos nuestro modo de organización, de comunicación, somos una organización mundial muy fuerte, estamos en todas partes en Egipto, en todas las ciudades y aldeas. Y a pesar de la cantidad de gente que tenemos arrestada en las prisiones, somos muy fuertes y no tenemos duda de que ganaremos, porque nuestra causa es justa.

Seguir leyendo »

No hay nada más radical que la injusticia

35 Comentarios

Una vecina de La Corrala La Utopía en Sevilla es consolada el pasado 6 de abril tras el desalojo iniciado por la Policía Nacional

En España hay alrededor de 800.000 viviendas vacías que son propiedad de entidades financieras. Hay más de tres millones de casas vacías. Hay gente sin casa, y casas sin gente. Hay también grupos políticos que, en vez de clamar y de actuar contra esta situación, prefieren estigmatizar a quienes luchan y reivindican el derecho de todos a tener una vivienda digna.

Uno de cada tres niños españoles viven en riesgo de pobreza y exclusión social, según el informe publicado esta semana por Save the Children. Los 20 más ricos de España tienen el mismo dinero que el 20% con menos ingresos, según datos de Oxfam. Mientras el Estado y las autoridades europeas han rescatado a los bancos con miles de millones de euros, cada vez son más las familias cuya situación empeora por los recortes, por la reducción de las ayudas y de los servicios sociales. La desigualdad sigue creciendo, los ricos son más ricos y los pobres, más pobres.

Si los desahucios han sido visibles y han estado presentes en el debate público ha sido gracias a la movilización de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Si nadie hubiera levantado la voz, no se estaría hablando de ellos y se habría ejecutado un número aún mayor. Los que han esperado pacientemente, sin rechistar, sin hacerse oír, han visto cómo aumentan la pobreza y el desempleo; han visto cómo pasa el tiempo y continúan sin recibir soluciones.

Seguir leyendo »

Imputados los médicos del CIE de Madrid que atendieron a Samba Martine

CIE de Madrid. Buena parte de las internas fueron encerradas sin haber cometido ningún delito.

La muerte de Samba Martine, internada en el Centro de Internamiento para Extranjeros de Madrid, se podría haber evitado. Así lo estableció la Audiencia Provincial de Madrid, que obligó a reabrir el caso hace un par de meses.

Ahora, según ha podido saber eldiario.es, han sido imputados los tres médicos y las dos enfermeras que atendieron a la mujer congoleña en el CIE, así como la jefa del servicio médico Sermedes, empresa privada que en 2011 se hacía cargo de la gestión de la atención sanitaria en este centro y en total en nueve centros de internamiento para extranjeros repartidos por el Estado. Todos los imputados menos uno, que se encuentra en el extranjero, han declarado ya ante el juez.

“Esta imputación de la jefa del servicio médico es muy importante, porque pone de manifiesto que hay indicios de mala gestión y organización del servicio”, explica Margarita Martínez Escamilla, catedrática de Derecho Penal en la Universidad Complutense, que colabora con la acusación popular en el caso.

“Es importante no solo para determinar las responsabilidades penales en el caso de Samba Martine, sino para que los servicios médicos de los CIE se organicen a partir de ahora teniendo en cuenta protocolos de actuación con el objetivo no solo de tratar dolores, sino de detectar enfermedades. Porque además jurídicamente cuando se priva de libertad a una persona el Estado y la empresa privada contratada se convierten en garantes de sus derechos, y sobre todo de su salud”.

Samba Martine tenía una criptococosis derivada del sida que padecía, pero no se lo diagnosticaron en ninguna de las diez consultas que se le realizaron por petición de ella en el CIE, donde pasó 38 días hasta su muerte. De hecho, tan solo en una consulta hubo traductor. 

No se preguntó nunca por su procedencia

“Se ha podido saber que ni en el examen médico inicial ni en ninguna de las diez consultas se le preguntó a Samba por su país de su procedencia, ni de dónde venía, si acababa de cruzar África o si llevaba diez años en España, en contra de toda lógica y de las más elemental diligencia médica. Es decir, en contra de todos los protocolos de atención a inmigrantes se consideró que la ruta migratoria no es nada relevante en la atención sanitaria, lo cual es llamativo”, explica Escamilla.

Tampoco se buscó el análisis de sangre que le habían hecho en el CETI de Melilla, de donde procedía, y que habría desvelado por qué la mujer padecía tantos dolores por los que, como los testigos declararon, “lloraba, gemía y se quejaba”.

“La normativa de entonces y el reglamento actual exigen que se les haga un examen médico inicial cuando ingresan en el CIE para detectar posibles enfermedades contagiosas, a población además que desde el punto sanitario puede ser muy vulnerable. El examen médico inicial que se le practicó a Samba fue un paripé, una auténtica tomadura de pelo”, denuncia Escamilla.

“Nadie preguntó si venía del CETI de Melilla. Los servicio médicos tendrían que haber sabido que procedía de allí, que en el CETI se les realizaba una analítica. Dicen que no sabían que le habían hecho un análisis que ponía de manifiesto que estaba bastante enferma. Es llamativo que evitaran preguntar cuestiones útiles desde el punto de vista de la atención sanitaria, en un centro además con peculiaridades sanitarias muy claras”, prosigue.

Larga cola para visitar a los internos en el CIE/ Pueblos Unidos

Larga cola para visitar a los internos en el CIE/ Pueblos Unidos

El servicio médico del CIE de Madrid solo trató a Samba con analgésicos y una pomada. Y no siempre la asistieron médicos. En tres ocasiones fue atendida por Diplomados Universitarios en Enfermería. Si le hubieran diagnosticado la criptococosis habría sobrevivido casi con total seguridad. Así lo han sostenido expertos médicos y la propia Audiencia de Madrid que ordenó reabrir el caso.

"No se trata solo de este caso"

Sin embargo, Samba solo recibió tratamiento paliativo. “Aquí el problema es que no se trata solo del caso de Samba Martine. Es un modo de operar generalizado. Hay indicios que muestran que no se seguían protocolos de atención médica adecuados a las características del CIE. Por eso es importante que se esté investigando. Para que no vuelva a ocurrir”, subraya Escamilla.

Seguir leyendo »

Lo que no puede ser barrido bajo la alfombra

32 Comentarios

Portada del New York Times con un reportaje destacado sobre la querella argentina que investiga crímenes del franquismo

Mientras buena parte de los medios de comunicación españoles, siguiendo la cultura de la impunidad, ignoran la querella argentina que investiga los crímenes del franquismo, de nuevo han tenido que ser medios extranjeros los que concedan a la misma la dimensión informativa que merece. Este lunes el diario estadounidense The New York Times publicaba en su portada, como una de sus noticias más destacadas en su edición en papel, una información dedicada a la querella argentina, a víctimas de la dictadura y a la impunidad del franquismo.

 “Hoy en día, la política, los negocios y la ley en España están salpicados de personas con vínculos directos o indirectos con el régimen de Franco”, escribe el autor del reportaje en el diario estadounidense, que también informa de que “los tribunales españoles han rechazado oír estos casos [de las víctimas] durante cuarenta años”.

Además, incluye testimonios de víctimas, así como del portavoz de la Fundación Francisco Franco o del exministro y diputado Ramón Jaúregui, que considera que romper el pacto de amnistía para juzgar a responsables de crímenes del franquismo “no sería bueno para el país”.

Hablar de 1939, de 1950 o de 1976 no es hablar del pasado. Como dice José María Galante, víctima de las torturas de Billy el Niño durante el franquismo, abordar aquello es hablar también de 2014. La cultura de la impunidad en este país es tal que desconocemos nuestra propia historia. La impunidad del franquismo ha facilitado la consolidación de otras impunidades: si matar, encarcelar o torturar a alguien por sus ideas salió gratis, también puede pasar desapercibido robar, abusar, discriminar.

La cultura de la impunidad que defiende olvidar a los más de cien mil desaparecidos del franquismo aún enterrados en fosas comunes es la misma que ampara los desahucios de más de 500.000 familias mientras hay más de tres millones de casas vacías. Es la misma que ampara los 120.809 despidos en las empresas del Ibex 35 en el segundo semestre de 2013, mientras éstas aumentaron sus beneficios y ganaron 17.770 millones de euros.

Es la misma dispuesta a estigmatizar manifestaciones multitudinarias mientras defiende la violencia institucional. Es la que está dispuesta a decirnos que si nos pegan, es para protegernos. Que si recortan nuestros derechos y libertades, es por nuestro propio bien.

Es la que no se escandaliza si un manifestante pierde un testículo y otro la visión de un ojo. Es la que no pone límites a la infamia. La que da rienda suelta a la extrema derecha en algunos debates televisivos. La que aplaude que a alguien se le llame gordita, a falta de otros argumentos para arremeter contra quien defiende derechos fundamentales. La que ahora establece que la Reina y los Príncipes de Asturias sean aforados ante el Supremo.

Es la que protege a Billy el Niño, prohibiendo que se grabe su imagen durante la vista de su extradición este jueves, mientras permite que se publiquen fotografías de manifestantes a los que criminaliza. La que no se avergüenza cuando Naciones Unidas establece que España “se quedó atrás” para hacer frente a su pasado reciente. La que no mueve un dedo cuando la ONU recomienda retirar la ley de amnistía para que los juicios puedan celebrarse.

Cuando alguien dice que imputar a presuntos responsables de crímenes franquistas no sería bueno para el país, cuando añade que “no sabemos dónde comienza y dónde termina, ¿dónde establecemos los límites?” lo que está haciendo es echar mano de esa cultura de la impunidad. Los límites son claros. Otra cosa es que haya voluntad de aplicarlos. 

La justicia, con su carácter ejemplarizante, pondría a este país patas arriba porque son pocos los rincones donde la impunidad y la corrupción no campan a sus anchas. Y, lamentablemente, son muchos quienes siguen beneficiándose de ello.

Seguir leyendo »

"Quiero la paz para poder regresar a la escuela en Siria"

22 Comentarios


(Imagen vídeo: Laura Arau)

Seguir leyendo »

¿No os da vergüenza?

42 Comentarios

Integrantes del colectivo de los 'yayoflautas', concentrados en solidaridad con su compañera Ela (Foto: Yayoflautas)

El miedo y la vergüenza son malos compañeros de viaje, y más en estos tiempos. De ello se hablaba mucho en las Marchas de la Dignidad, en su camino hacia Madrid.

“Cuando perdí el miedo y la vergüenza por no llegar a fin de mes fue cuando empecé a salir de la depresión”, contaba uno de tantos caminantes de las marchas.

 “Recibí una orden de desahucio, me daba vergüenza contarlo, pero la perdí gracias a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y eso me sacó del hoyo. Si no, no sé qué habría sido de mí, quizá no estaría vivo”, confesaba otro.

Vivimos sometidos a un marco de valores equivocados, en el que se señala con el dedo de la vergüenza a quienes no tienen eso que se llama éxito. A quienes están desempleados, a los que son expulsados de sus casas, a quienes no llegan a fin de mes, a los que no disponen de comida suficiente para alimentar a su familia.

Y, sin embargo, la vergüenza la deberían tener los otros, los que montan negocios a costa de los contribuyentes, los que un año más aumentan sus sueldos multimillonarios mientras 5 millones de personas viven ya en situación de exclusión severa, los que sacan dinero de la chistera para rescatar las autopistas pero contribuyen con sus recortes a que casi doce millones de personas estén afectadas por distintos procesos de exclusión social.

De eso trataron las Marchas de la Dignidad. De recolocar el concepto de la vergüenza. Porque ser un trabajador es algo digno, aunque eso no te permita escapar de la pobreza, como le ocurre ya al 12% de los españoles trabajadores.

Porque ser un desempleado que lucha por sacar adelante a su familia es algo muy digno. Porque ser una persona que reivindica su derecho a la vivienda, a la salud y la educación gratuitas, a tener lo suficiente para vivir y no sobrevivir, es algo necesario.

Porque si asumimos que nos tiene que dar vergüenza intentar vivir dignamente sin condenar a otros a la pobreza, estaremos cerrando el único futuro decente que le queda a esta sociedad. De eso iban las Marchas de la Dignidad, de eso hablaron los participantes y los oradores en el escenario, de eso se conversó en la manifestación.

Ahora, días después, surge uno de tantos casos que ejemplifica bien esto de lo que hablo. Ela, de 73 años, jubilada e integrante del colectivo de los ‘yayoflautas’, es juzgada acusada de desórdenes públicos e insulto a la autoridad. Su ‘delito’, increpar a unos agentes que estaban requisando la mercancía de un grupo de ‘manteros’ sudafricanos.

“¿Nos os da vergüenza quitarles la comida a los pobres?”, dijo Ela a los agentes, a lo que un policía reaccionó pidiéndole la documentación y poniendo la denuncia.

¿Quién debe sentir vergüenza?¿Una mujer que increpa a unos policías por ‘quitarles la comida a los pobres’? ¿O unos agentes que la toman con el escalafón más bajo de la sociedad?

¿Qué es vergonzoso? ¿Defraudar cientos de miles o millones de euros o manifestarse en las Marchas de la Dignidad? ¿Quién debe sentir vergüenza? ¿Quienes crean leyes y marcos que permiten que las grandes fortunas apenas paguen impuestos, o quienes piden ‘pan, trabajo y techo’?

El nivel de propaganda es tal, que el discurso dominante intenta relativizar las respuestas a estas preguntas. Se pretende criminalizar a los 13 millones de pobres que ya hay en España, a quienes protestan, al discriminado, al que reivindica sus derechos, al más de medio millón de familias desahuciadas. Estamos ya en esa fase que cuestiona a las víctimas, atribuyéndolas esa escalofriante frase de “algo habrán hecho”.

 Los grandes poderes llevan las riendas del país pero pretenden eximirse de toda responsabilidad culpándonos de nuestras penas. Llegan a decirnos que, por recibir un sueldo digno, vivíamos por encima de nuestras posibilidades, mientras ellos ganaban cientos de miles o millones de euros al mes. Juegan con la inseguridad de la gente, con la falta de autoestima de tantos que no han aprendido aún algo fundamental: que todos merecemos una vida digna.

Hay líneas rojas infranqueables en cualquier Estado que se quiera llamar libre y democrático, y estas tienen que ver con los derechos fundamentales que evitan que un trabajador sea un explotado o que un desempleado se convierta en un condenado a la exclusión social.

Quien considere lo contrario, quien piense que hay que explotar, excluir y apartar... realmente no tiene vergüenza.

Seguir leyendo »

"Pedimos justicia para nuestros muertos y el fin de la impunidad de Israel"

(Imágenes y edición del vídeo: Laura Arau)

Turquía vuelve a celebrar otra audiencia del juicio contra militares israelíes por el ataque al Mavi Marmara, el barco que en 2010 fue asaltado por la marina israelí cuando viajaba a Gaza cargado de activistas y periodistas para intentar romper el bloqueo. La nueva vista oral del juicio se produce en pleno escenario electoral turco, cuando solo quedan dos días para que aquí se celebren elecciones municipales, cruciales para el primer ministro turco Tayip Erdogan.

Seguir leyendo »

"Quieren que se hable de violencia en vez de recortes"

44 Comentarios

Una de la columnas de las Marchas de la Dignidad / Foto: Olga Rodríguez

La Delegación del Gobierno de Madrid ha anunciado la apertura de expediente contra los organizadores de las Marchas de la Dignidad no por hechos ocurridos tras la manifestación del 22M, sino durante las marchas a su paso por la Comunidad de Madrid. El expediente se fijará hasta el máximo legal que permite la ley con sanciones económicas importantes. Ante ello, diversos participantes de las mismas cuestionan las acusaciones y exponen sus relatos.

“Como no pueden culpar a los organizadores de las marchas de lo ocurrido tras la manifestación, han buscado cómo intentar criminalizarnos de otro modo, atribuyéndonos faltas durante las caminatas a Madrid, que fueron completamente pacíficas”, comenta un participante de la marcha procedente de Andalucía.

 El expediente atribuye a las marchas varias faltas: asalto a la sede del PP de Perales de Tajuña, intento de asalto al ayuntamiento de la misma localidad, intento de entrada en masa en una entidad bancaria, desobediencia a las indicaciones de la Guardia Civil, infracción de la normativa de seguridad vial por los coches participantes e incumplimiento de dos itinerarios. En total involucra a tres columnas de las marchas: la procedente del Mediterráneo, la de Andalucía, y la del noroeste.

Las versiones de algunos participantes de las caminatas ofrecen otra visión de lo sucedido. 
 
“Ninguna acusación es cierta”, responde Agripa Hervás, participante en la columna este, procedente de Alicante, y personal de atención directa en un centro de personas con discapacidad psíquica. Al decir su profesión, añade con ironía amarga: “Como ves, un perfil nazi de Amanecer Dorado”, en referencia a las acusaciones del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

“No hubo ningún asalto al ayuntamiento en Perales de Tajuña”, prosigue.

 “La práctica habitual que teníamos era llegar a los ayuntamientos, y asignar a dos o tres personas para que entraran a registrarse. Lo hacíamos así para evitar avalanchas. Y eso fue lo que hicimos al llegar a Perales de Tajuña. Allí el ayuntamiento les cerró la puerta, les negó el acceso. La Guardia Civil blindó la entrada, un compañero conversó con la Guardia Civil dejando clara cuál era nuestra intención, explicando que solo queríamos registrar la marcha y continuar la etapa. Pero se les negó. Así que se solicitó hablar con la alcadesa, y se negó también. También nos negaron la entrada a instalaciones donde dormir hasta entrada la noche, así como el agua caliente. Insisto: No hubo asalto al ayuntamiento”, explica.

Una protesta en una sucursal de Bankia

En cuanto al presunto intento de “entrada en masa” a la sucursal bancaria -de Bankia-, dice lo siguiente:

“Lo único que hicimos en la sucursal fue denunciar la situación a la que Bankia somete a gente afectada por la hipoteca”.

“Son acusaciones que intentan criminalizar este movimiento social”, indica otra participante de la misma columna, que prefiere mantenerse en el anonimato.

 “En el escrache a Bankia [en Arganda] no pasó nada, y la Guardia Civil estuvo intermediando de forma muy adecuada además. No entiendo nada. La Guardia Civil estuvo atenta, ayudó al compañero a mediar con la trabajadora de Bankia, y actuamos todos conforme a lo que la Guardia Civil nos decía, nadie puso ningún problema. Fuera se gritaban consignas”.

Y añade: “En Arganda también pedimos ante el monolito de homenaje a José Antonio Primo de Rivera que aplicaran la ley de la memoria. ¿Será que quieren considerar una falta que propongamos multar al ayuntamiento por no cumplir la ley de memoria histórica? En fin. Lo digo con ironía. Pero es que no comprendo nada”.

Antonio Trivas, un periodista que acompañó a la columna durante un par de días, ofrece el mismo relato. “No hubo ningún asalto en la sucursal. A la entrada gritaron consignas que señalaban a algunos culpables de la situación económica actual. Fue una protesta, no un asalto”.

La misma versión ofrecen otros testimonios de participantes de las marchas consultados.

Seguir leyendo »

El 22M, un expediente contra el Gobierno

42 Comentarios

Participantes en la manifestación del 22-M en Madrid / Foto: Olga Rodríguez

Es habitual que, en un contexto en el que crecen las desigualdades y la pobreza, los gobiernos tiendan a criminalizar las demandas y manifestaciones de la ciudadanía, con el objetivo de evitar que una enorme reacción popular termine expulsándoles. Es lógico que teman la movilización social. 

El pasado verano, sin ir más lejos, el Fondo Monetario Internacional publicó un informe sobre España, en el que señalaba dos aspectos que podrían “comprometer el esfuerzo de reforma”. Cuando dice reforma, leáse más recortes. Esos dos aspectos eran: la tensión social y un cierto debilitamiento del bipartidismo.

Para evitar que crezca la ‘tensión social’, las protestas, las manifestaciones, no hay mejor estrategia que la de intentar estigmatizarlas. Y eso es lo que lleva haciendo el Gobierno desde hace tiempo: El 15M fue un movimiento de perroflautas y antisistema, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca es el entorno de ETA, y ahora las Marchas de la Dignidad son violentas y neonazis. El país se tambalea, se empobrece de forma vertiginosa, y ante ello las autoridades refuerzan sus estrategias para mantenerse en el poder. Nada nuevo en la historia.

Ahora bien, a la hora de informar y de analizar la actualidad hay que tener en cuenta el contexto político y económico en el que nos encontramos y asumir que las fuentes de información oficiales no son suficientes para saber qué está pasando. Quien crea que los mensajes procedentes de las autoridades no deben ser cuestionados y contrastados estará haciendo un flaco favor al periodismo.

Dentro de los parámetros del Gobierno, toca criminalizar el 22M, tergiversarlo, reducirlo a un episodio violento. Se presentan multas contra los organizadores de las marchas, se les abre expediente, e incluso se muestran pruebas falsas para inculpar a los manifestantes.

A veces hay contextos que entendemos mejor si los observamos con cierta distancia.

Cuando las fuerzas de seguridad egipcias dispersaron la enorme manifestación de Tahrir en 2011 entendimos que allí había un problema con la libertad de protesta. Cuando los medios egipcios silenciaron o minimizaron las revueltas, comprendimos que había un déficit en la libertad de información. Cuando las autoridades de El Cairo arrestaron a activistas, blogueros y manifestantes lo interpretamos como un intento de criminalizar las movilizaciones.

 Si algún integrante de las fuerzas de seguridad de un país árabe se pasea por las televisiones mostrando pruebas falsas- armas- para inculpar a manifestantes, lo interpretaríamos como síntoma del deterioro de su Estado de derecho.

Somos capaces de percibir la represión y los recortes de libertades en territorios ajenos. La reacción de las calles fuera de nuestras fronteras puede llegar a parecernos algo lógico y, según el caso, legítimo y necesario. La prensa estará incluso dispuesta a barnizar de una pátina romántica determinadas desobediencias extranjeras, como ocurrió con Túnez, Egipto o más recientemente Ucrania. Pero cuando se trata de las nuestras, la cosa cambia.

Aquí aún nos creemos que esto es un Estado de derecho donde todos somos iguales ante la ley, donde las fuerzas de seguridad se comportan siempre de forma ejemplar y donde las autoridades nunca mienten, ni roban, ni abusan del poder para enriquecerse.

Partir de esa base es fallar estrepitosamente en el análisis de la actualidad. Este país se encuentra en un punto de inflexión que han venido a observar incluso integrantes de la OSCE, como antes lo hicieran en Grecia, para vigilar el experimento al que nos están sometiendo y ver hasta dónde llega la capacidad de aguante de la gente, de la calle.

Por el escenario instalado en Colón el 22M pasaron discursos frescos, exigencias necesarias, posiciones interesantes y muy legítimas. Hablaron mujeres y hombres, desempleados, excluidos sociales, activistas, afectados por los recortes. Pero eso no interesó a buena parte de la prensa.

Todas esas personas fueron elegidas en asamblea por las Marchas de la Dignidad para intervenir en público. Representaban el sentir de la movilización, en la que participaron miles y miles de ciudadanos. Pero sus palabras no se consideraron noticiables. Sin embargo, lo que un grupo de jóvenes, algunos encapuchados, hizo después de la concentración sí fue tratado como algo de remarcable actualidad.

Se ha cogido la parte por el todo: se señala la violencia protagonizada por un grupo minoritario para concluir que el 22M debe ser expedientado y estigmatizado. Pero a las ya habituales cargas policiales contra manifestantes pacíficos se las llama orden.

A los eslóganes que se corean en las protestas reivindicando derechos los tachan de antisistema. Pero los discursos oficiales que tratan de convencernos de que la pobreza es inevitable son una llamada a la responsabilidad.

Salirse del arcén de una autovía y ocupar parte de la calzada en una marcha de protesta hacia Madrid es uno de los motivos por los que la Delegación del Gobierno abre expediente contra los organizadores de las Marchas de la Dignidad. Pero seis millones de parados, una brecha entre ricos y pobres récord en la UE y los recortes drásticos en servicios sociales y en libertades no son suficiente para que podamos abrir expediente al Gobierno.

 Mientras las Marchas de la Dignidad estudian impulsar una nueva movilización para exigir derechos fundamentales, el Gobierno intenta neutralizarlas. Cuenta para ello con grandes aliados. Las consecuencias de semejante estrategia pueden ser impredecibles. La historia nos muestra trágicos ejemplos de lo que ocurre cuando las manifestaciones no sirven, cuando las palabras no cuentan, cuando los intereses de la gente no importan, cuando las exigencias no son escuchadas.

Seguir leyendo »

  • Pena de muerte

    "Lo ocurrido en Egipto tras el golpe es un crimen contra la humanidad"

    #3 Por lo demás, si lees la entrevista entera verá que sí le pregunto por Qatar, por las relaciones ahora, se habla de qué pudo ocurrir antes del golpe, relaciones con EEUU, UE, Israel, papel de Arabia Saudí, etc. E insisto, hay dos importantes novedades: la estrategia que van a seguir, parece que van a dar mucha importancia a la adopción de acciones legales, mezclado con la insistencia en protestas dentro del país y campañas internacionales, junto con la explicación sobre qué les pasó mientras negociaban con el FMI, (mientras estaban en el gobierno no quisieron quejarse abiertamente de las medidas que el FMI planteaba a cambio de la ayuda...).

  • Pena de muerte

    "Lo ocurrido en Egipto tras el golpe es un crimen contra la humanidad"

    #3 Como puedes ver, es una entrevista centrada en el ahora. Si sabes de Egipto, verás que es novedoso el anuncio sobre las medidas legales, y lo que cuenta sobre sus relaciones con el FMI, las negociaciones que hubo, porque en su momento el gobierno de Morsi no se quejaba de que hubiera condiciones inadmisibles por parte del FMI. Hay un cambio de discurso en ello. En cuanto a cómo actuó su gobierno, he entrevistado en otras ocasiones a gente de su organización preguntándoles al respecto, centrándome en tema de mujeres, exclusión de otros grupos, etc. Al ser él ministro de Inversión, lo que podía relatar era lo relacionado con el FMI y la economía. Si lees entera la entrevista, verás que le he preguntado por los errores del gobierno Morsi, la exclusión de otros, los derechos y libertades coartados, pero él se centra en las contestaciones en lamentar el pacto con los militares y en reconocer que no se luchó más contra la corrupción. Saludos

  • Conflicto

    "Quiero la paz para poder regresar a la escuela en Siria"

    #2 Si lees el reportaje hasta el final, verás que cuento cuál es el papel de Turquía en Siria: entrada de armas, entrada y salida de integrantes de grupos armados, implicación del Ejército turco. Este es un reportaje sobre una escuela de niños refugiados, he escrito en otras ocasiones sobre el papel de Turquía, y aquí lo recuerdo al final. También he escrito sobre Siria en varias ocasiones, y en nivel de intervención que hay en ese país. Espero que te interese la situación de los refugiados. En cuanto a quiénes son los culpables de la situación de estos refugiados, la respuesta es en plural: hay muchos, depende de cada caso. He querido centrarme en lo humanitario porque la polarización que genera este conficto es tal, que al final nos olvidamos de que el drama humanitario también merece atención y es noticia. Saludos

  • Internacional

    Qué hay en juego en Ucrania

    #33 #33 ¿Pro ruso el artículo? ¿Te parece pro ruso decir que la Ucrania de Yanukovich estaba regida por una oligarquía, marcada por la corrupción, la pobreza y la desigualdad? De hecho relato hasta qué punto los ucranianos siguen queriendo ir a Europa, donde pueden conseguir sueldos más altos, y queda claro que esa, una cuestión económica, es una de las razones por las que muchos desean un acercamiento a Europa. Mencionar la pobreza, la desigualdad, y el nivel de corrupción -hasta el punto que, como digo en el texto, son habituales los sobornos para conseguir derechos e incluso atención médica- es exponer razones más que suficientes que explican que muchos ucranianos quieran un cambio. Por lo demás, este un artículo sobre lo que se cuece "arriba", algo de lo que, por cierto, no se ha escrito mucho (veáse los 2 vídeos, por ejemplo). Consideré preciso mencionar asuntos que son clave y que apenas han aparecido en una prensa determinada. Hemos publicado diversos artículos e informaciones sobre Yanukovich. A continuación, algunas frases de este análisis en las que dejo claro qué era la Ucrania de Yanokovich.
    1. "Esta situación económica y social, mezclada con la corrupción y con el poder de una oligarquía que goza de gran impunidad, es clave para entender el caldo de cultivo en el que se generan las protestas. Muchos ucranianos tienen razones más que suficientes para protestar y para desear un cambio real en su país"
    2.- "La población ucraniana tiene multitud de razones para protestar y exigir un país diferente"
    3.- "El Gobierno de Yanukóvich, al servicio de los intereses de una oligarquía,..."
    A tenor de esta frases, queda claro que este artículo pro ruso no es. Lo triste es que veamos este tipo de conflictos en blanco y negro. Si no estás al cien por cien con un bando implicado, siempre habrá alguien que tienda a simplificar y entienda, equivocadamente, que eso significa que estás con el otro bando. La vida y la política están llenas de matices, y es ellos donde residen claves dignas de mencionar. Saludos

  • Zona Crítica

    Nuevos jugadores en el orden internacional

    #13 Estoy de acuerdo contigo, y creo que leyendo este artículo queda claro que no pretende deslegitimar nada por el hecho de que la extrema derecha esté participando activamente en las protestas. Simplemente expongo esa realidad, que considero que hay que tenerla muy muy presente... Saludos

  • Zona Crítica

    Túneles con luz y casas a oscuras

    #5 Y así los llamo. Hablo de la represión que ejercen esas fuerzas y cómo se sirven de ellas para apoyarse en los aparatos represivos como sustitutos de los representativos. Está claro como el agua. :-)

  • Zona Crítica

    Y entonces..., ¿para qué nos habíamos hecho periodistas?

    #30 #29 ¿?¿?¿ Joan Manuel, creo que me estás malintepretando. Yo no digo en ningún momento que lo mejor que tienen que hacer los de Canal Nou es convertirse en free-lance. En ningún momento. Yo nombro a Canal Nou en un momento dado dentro de un artículo donde hago reflexiones más abstractas sobre los medios en general. Una de esas reflexiones -insisto, no referida a Canal Nou, queda claro en el texto- es que antes de vernos obligados a ejercer censura o manipulación diaria, podemos ser más últiles de otro modo, y pongo dos ejemplos extremos, como última posibilidad cuando vemos que dentro "se está atado de pies y manos" (escribo literalmente). Y cuando digo eso me refiero a situaciones en las que no hay posibilidad de lucha, porque no hay nadie que quiera luchar contigo por mucho que lo hayas intentado. Y eso, querido compañero, pasa y muy a menudo. Muy a menudo. Mucha gente ha estado muy sola estos años.
    También señalo en el artículo que sería bueno recordar lo que está pasando en muchos medios, para darse cuenta de que al final, incluso los más colaboracionistas, pueden ser despedidos. Para que en el futuro se proteste antes de que sea demasiado tarde.
    Conozco a mucha gente en medios que habría estado encantada de unirse, de luchar colectivamente, pero nadie estaba dispuesto a apoyarles, se quedaron solos. Y es a ese caso al que me refiero en el artículo.
    Con respecto a la movilización de los trabajadores, si me conocieras bien, sabrías que llevo años escribiendo de ello, subrayando su importancia fundamental y retratando ejemplos fuera de España también con la esperanza de que sirvieran de inspiración. Yo no estoy diciendo que no hay que protestar, sino todo lo contrario y creo que hay muchísimas de personas que han leído hoy este artículo que han entendido perfectamente que precisamente defiende la movilización de los trabajadores en vez del servilismo ante el poder.

  • Zona Crítica

    Algo más que seres fragmentados

    #14 Aún decreciendo, las grandes fortunas no decrecen. La tendencia es de un reparto más desigual: los ricos son cada vez más ricos, y los pobres, más pobres. Keynes hablaba de un aumento PROGRESIVO del bienestar para todos, y en ese sentido ya en 2013 podemos decir que se equivocó. No solo no ha sido progresivo, sino que las desigualdades son cada vez mayores. Toda la legislación y la estructura del sistema sigue girando en torno a la acumulación del capital. Eso es un realidad. No digo que haya que cruzarse de brazos ante ello, de hecho llamo a rebelarse contra esta situación:
    "Aceptar la desigualdad como natural es creer que podemos ser de forma aislada, individual, sin sentirnos apelados por lo colectivo. Rebelarse contra ella es defender que la dignidad de todos, el derecho a vivir disfrutando y no sufriendo, debe ser el más preciado de los valores. Y que nadie ni nada, ni el dinero, nos convenza de lo contrario." Abrazos

  • Zona Crítica

    Algo más que seres fragmentados

    #3 y #9 Este artículo es obviamente partidario del decrecimiento. Digo que Keynes no acertó porque predijo que en 2030 todos trabajaríamos solo 3 horas diarias, ya tendríamos todos suficiente para "la buena vida", y "el amor por el dinero como posesión" sería reconocido como una enfermedad vergonzosa, una tendencia semicriminal y patológica. Bien, somos muchos los que así lo consideramos ya y los que defendemos el decrecimiento pero lo cierto es que, de momento, es don dinero el que sigue movimiendo el mundo y los de arriba están arriba porque aman el dinero como posesión. A eso me refiero. Saludos

  • Zona Crítica

    La crisis como excusa para una doctrina del shock

    Aquí os dejo el documental "La doctrina del shock", de Winterbottom, basado en el libro de Naomi Klein. Muy recomendable: http://www.youtube.com/watch?v=_H1YiG2Wj_8
    Y aquí extracto del documental "La doctrina del shock", sobre cómo los Chicago Boys elaboraron todo un proyecto económico para Chile, llamado "El Ladrillo" y escrito en 1973 antes del golpe de Estado. También relata el encuentro personal entre Pinochet y Friedman en 1975, en el que Friedman expuso sus recomendaciones en materia económica al dictador. No es ningún secreto la apuesta de EEUU por implementar la doctrina de los Chicago Boys en el Cono Sur en los 70. A la cabeza de los Chicago Boys estaban Friedman y Harberger. Milton Friedman acuñó el término el "milagro de Chile" para describir las reformas de liberalización económica que experimentó Chile durante el régimen militar: http://www.youtube.com/watch?v=Oc1PzSZP1OI
    El "milagro de Chile": http://es.wikipedia.org/wiki/Milagro_de_Chile
    Los Chicago Boys: http://es.wikipedia.org/wiki/Chicago_Boys

- PUBLICIDAD -
- Blogs asociados -

- PUBLICIDAD -