eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ricardo Chiva Gómez

Catedrático de Organización de Empresas en la Universitat Jaume I.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 12

La gestión de la calidad o cómo acabar con la Universidad lentamente

La gestión de la calidad se ha extendido en el ámbito universitario español. Y si para muchos esto puede significar que la Universidad actúa correctamente ya que sus procesos ahora tienen la máxima calidad, es decir se hacen bien las cosas, la realidad es bien distinta.

La gestión de la calidad es un enfoque directivo desarrollado a mediados del siglo pasado que pone el énfasis en la mejora continua de los procesos dentro de las organizaciones. Si bien este concepto en sí mismo no es negativo, puede que lo sea su implantación o aplicación al mundo organizativo, o al menos resulte obsoleto.

Seguir leyendo »

Más y mejor democracia: 15M y organizaciones innovadoras

A pesar de que muchas personas mantienen que dirigir una empresa o una organización no tiene nada que ver con dirigir un país, una comunidad autónoma, o un pueblo, y lógicamente no es exactamente igual, existen muchas conexiones entre la gestión política y el management o la dirección de las organizaciones. Por ejemplo, es indiscutible el vínculo entre las ideas sobre la burocracia de Max Weber, incidiendo en la importancia de las normas y reglas, y el estado de derecho, o aquel que se rige por un sistema de leyes e instituciones ordenado en torno de una constitución y donde cualquier medida o acción debe estar sujeta o ser referida a una norma jurídica escrita. Este énfasis en la norma es muy distinto de lo que sucede en las dictaduras, donde el deseo del dictador –o de unos pocos– es la base de todas las decisiones, lo cual presenta muchos puntos en común con las organizaciones autocráticas, muy defendidas por gran parte del empresariado.

Sin embargo, la autocracia, a través del ordeno y mando, y la burocracia, a través de todo tipo de reglas, no son los únicos modelos organizativo empresariales existentes ni las únicas formas de coordinar el trabajo de las personas que trabajan en las organizaciones. Ambos modelos, basados en el control, han ido evolucionando hacia una versión en la que el logro, la competencia, los objetivos, estrategias y los incentivos son esenciales, todo ello impregnado por la economía neoliberal que nos abruma.

Seguir leyendo »