eldiario.es

Menú

Timbuktú: prohibido amar

Una historia que muestra lo patético del fundamentalismo religioso

- PUBLICIDAD -
Fotograma de la película 'Timbuktú'.

Fotograma de la película 'Timbuktú'.

Timbuktú es una historia trágica que pone en evidencia el absurdo mecanismo que se mueve en el fondo del terrorismo y la violencia religiosa, pero sobre todo, es una película de amor a pesar de todo.

Kidane (Ibrahim Ahmed) vive en el desierto junto a su esposa Satima (Toulou Kiki), su hija Toya y un niño pastor llamado Issam. En el desierto viven lejos de las estrictas leyes yihadistas tales como la prohibición de tocar o cantar música no religiosa, la prohibición de jugar al fútbol… Prohibiciones que se agudizan más para las mujeres, que deben llevar las manos y los pies tapados así como la melena bajo el velo.

Será precisamente la ausencia de leyes en el desierto lo que hará que Kidane se tome la justicia por su mano ante un abuso que se comete contra su ganado. Kidane queda entonces a merced del peso de las leyes islámicas de la yihad.

Basada en una tragedia real

El director mauritano Abderrahmane Sissako se inspiró en un crimen real acontecido en Aguelhok, Mali, en el año 2012, donde murieron un hombre y una mujer de unos treinta años tras ser lapidados a manos de sus dirigentes por el hecho de vivir juntos sin estar casados. Sissako muestra al público la violencia de estas ejecuciones sin pararse en los detalles morbosos para que no se pierda el sutil mensaje de anhelo de paz que inunda toda la película. Este director hace un uso inteligente de la trama mostrándonos el lado humano de los propios terroristas: personas atormentadas que conviven con numerosas contradicciones internas y que encuentran en la violencia un modo de reafirmar sus creencias y el motivo por el que han dejado todo y están cometiendo estos atroces crímenes.

La mujer como hilo conductor

Tampoco es casualidad que Sissako utilice a las mujeres de la vida del protagonista para dar sentido a los acontecimientos. La mujer en el Islam político radical es la gran olvidada, la gran invisible, pero en la película ellas son la sabiduría y ellas son la esperanza. En este apartado cabe destacar la interpretación de la actriz amateur Tolou Kiki, que interpreta a Satima llenándola de verdad. Su mirada nos dice “yo existo en cualquier mujer del desierto ahora mismo”.

África en Hollywood; mejores películas de habla no inglesa

  • 1969: “z”

  • 1976 “La victorie en chantant”

  • 2005: “Tsotsi” inglesa.

  • 2010: “Hors la loi”

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha