eldiario.es

Menú

Canarias Ahora Deportes Canarias Ahora Deportes

Calleri, un 'falso 9' reconvertido a delantero centro

El jugador argentino de 23 años comenzó su carrera como mediapunta, gracias a la gran variedad de recursos técnicos que atesora, pero fue puliendo sus características para ser un 'killer' de área

Se formó en las categorías inferiores de All Boys, asombró con Boca Juniors, Sao Paolo le abrió las puertas de Europa y tuvo mala fortuna en el West Ham, su primera parada en Europa; ahora llega a Las Palmas dispuesto a continuar su proyección ascendente

- PUBLICIDAD -
Jonathan Calleri con la selección argentina en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Jonathan Calleri con la selección argentina en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Agencias.

Jonathan Calleri juega como delantero centro y cuenta con una variedad de recursos para lograr el motivo por el que la UD Las Palmas se ha hecho con sus servicios: tiene olfato y capacidad goleadora, gracias también a un físico que le permite romper las líneas defensivas.

Nacido en septiembre de 1993, en Buenos Aires, el jugador de 23 años se caracteriza en el plano personal por ser una persona humilde, algo que incluso le ha ayudado a progresar en su formación en las categorías inferiores del All Boys, con su padre como entrenador hasta los 12 años, quien también se ha dedicado al mundo del fútbol.

En el club de la capital argentina debutó con 19 años en la Primera Categoría, donde ya se vaticinaba que era un jugador "diferente", según el entrenador del equipo en categoría inferior en ese momento Alejandro Montenegro.

Dicho técnico fue, según narra el jugador en un reportaje del medio argentino El Gráfico, quien "le enseño a jugar al fútbol", porque entre los 17 y 18 aprendió "a ser más efectivo, más frío, más simple, a pisarla para atrás y tocar en vez de tirar un caño, una rabona, o de dar muchas vueltas, cosas que no sirven", es decir, a adaptarse a ser un jugador de Primera.

En el verano del 2013 el futbolista hizo su quinta pretemporada con el primer plantel de All Boys, que esta vez se hacía con los servicios del entrenador  Julio Falcioni para dirigir el proyecto quien, esta vez sí, le dio la oportunidad de integrarse en el primer equipo como delantero suplente.

El mítico portero del América de Cali (Colombia) quería un 'killer' que supiese llegar desde la izquierda o la derecha, y le enseñó a pasar de ser un 'falso 9' a delantero centro de área.

A pesar de su juventud, Calleri jugó varios encuentros comenzando a despuntar. Pero los All Boys no harían una buena temporada y Falcioni acabaría por marcharse a los seis meses de hacerse cargo del equipo, por lo que Calleri volvió al banquillo y su equipo descendió de categoría.

Sin embargo, el futbolista no pasaría desapercibido para Boca Juniors, que lo llamaría a sus filas.

Falcioni, que antes de All Boys había estado en Boca Juniors, lo recomendó y, tras marcar el tercer gol de los suyos frente a River Plate en el Torneo Final, que sirvió para salir de la zona de descenso,  Carlos Bianchi (entrenador del 'Xeneize')  lo reclamó para jugar con la elástica de azul y oro, donde estaría dos temporadas

En su debut en un amistoso, el jugador de 20 años marcaría el gol de la victoria ante Nacional de Montevideo, en el Estadio Centenario, y poco a poco fue haciendo méritos hasta hacerse con hueco en el once con frecuencia.

Bianchi sería destituido en agosto por  Rodolfo Arrabuarrena y este haría incluso una apuesta más firme por el jugador en la dupla ofensiva del equipo que provocó que los focos del mundo del fútbol se fijaran en el 'pibe' de 21 años, cuando  marcó un gol de rabona batiendo al portero Walter Benítez (Quilmes) por alto.

El espectacular recurso es lo que pide la acción en ese momento, ya que la primera decisión de Calleri es darle el balón a Tévez, quien debutaba con la camiseta azul y oro, para que remate a puerta vacía tras una contra. Pero la pelota pega en un defensa y el balón vuelve a sus pies. Mal posicionado para pegarle de primeras y con el portero reculando hacia su arco, decide hacer una de las jugadas más bonitas que tiene el fútbol.

Aquella temporada, Calleri ganaba los primeros título de su carrera al proclamarse campeón el Boca Juniors del Torneo de Primera División (siendo el delantero el máximo goleador del equipo con  10 tantos en 26 partidos disputados), y de la Copa Argentina. 

Muchos clubes sonaban en el Viejo Continente para hacerse con los servicio de Calleri, sin embargo, fue un grupo inversor quien se hizo con sus derechos por 11 millones de euros, no sin cierta polémica con Boca Juniors, pero esa es otra historia.

El fondo de inversiones que realizó la oferta es propietario del club Deportivo Maldonado de la Segunda División de Uruguay y ejecutó lo que se conoce como 'traspaso puente', cediendo al jugador al Sao Paulo brasileño por seis meses.

En el club brasileño Calleri anotó un tanto acrobático casi sin espacios al palo largo del portero y logró alcanzar las semifinales de la Copa Libertadores, alzándose como máximo goleador del torneo con nueve dianas gracias a un encuentro donde marcó cuatro goles. 

Antes de saltar el charco, el jugador fue llamado por el seleccionador de Argentina para disputar los Juegos Olímpicos de Río, donde marcó un gol y jugó tres partidos con la albiceleste en un torneo del que su selección se despidió sin pasar de la fase de grupos.

Durante el verano, al igual que la temporada pasada, sonaron muchos rumores que situaban al jugador de vuelta en Boca Juniors, en La Liga con el Sevilla, la Serie A con oferta del Inter de Milán o la Premier, donde equipos como el Tottenham sonaron junto a otros.

Finalmente, en agosto el West Ham United hacía oficial la incorporación de Calleri cedido por una temporada del Deportivo Maldonado.

El debut del jugador en Europa no ha sido como le hubiese gustado. La primera oportunidad llegaría en la Premier saliendo desde el banquillo un 21 de agosto. Apariciones muy discretas que dieron pie a que al argentino le saliesen varias propuestas para abandonar el club inglés en el mercado invernal. 

Sonó su vuelta a Boca Juniors o al Sao Paulo, pero el jugador dejó claro que quiere hacerse un nombre en Europa. El Sevilla sonó en España, pero fue la UD Las Palmas el club que tuvo casi cerrada su incorporación, como había dicho el presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, anunciando la llegada de "dos futbolistas" entre el 9 y el 15 de enero.

Pero la negociación se torció y el futbolista, que además marcaba un gol en enero, volvía a contar para el técnico del West Ham, Slaven Bilic.

Dieciocho partidos después, con algo más de 500 minutos disputados entre la Premier y la Europa League, sólo consiguió marcar en aquella ocasión y el vínculo entre el West Ham y el Deportivo Maldonado llegó a su fin. El grupo inversor al que pertenece le empezó a buscar una nueva salida y esta vez salió el Málaga con fuerza como competidor de la UD Las Palmas, que al final ha conseguido cerrar en verano lo que se le escapó en el último suspiro en invierno, presentando al jugador este miércoles junto a Hernán Toledo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha