eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A Esperanza Aguirre

¿No tiene ningún otro principio?

39 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Dice usted, señora Aguirre, que sus principios son: “la libertad, la vida, la propiedad, el imperio de la ley y el orgullo de ser españoles”. Menudo galimatías y qué ganas de mezclar churras con merinas. ¿Cómo va a ser un principio el orgullo, sea con motivo de ser españoles, con motivo de ser de Calatayud o con motivo de ser protésico dental? Con un principio tan disparatado cuesta imaginar dónde se puede terminar.

Es difícil en cambio no ser partidario de la libertad, lo admito, en especial de la propia, ¿verdad? Cuando se trata de la libertad de los demás, ya es harina de otro costal y resulta mucho más fácil comprender que pueda limitarse. En estilo rústico, para que usted me entienda: a mí me gustaría tener la libertad de vivir en una casa como la suya, por ejemplo, pero no la tengo, porque no puedo pagarla. ¿Dónde queda la libertad de quienes han sido desahuciados? ¿Quién tiene libertad para operarse en una clínica privada? ¿Habla usted sólo de la libertad que cada uno se pueda pagar en esta sociedad injusta y explotadora?

Hablar de libertad en abstracto resulta encantador, pero carece de sentido. Como dijo alguien: libertad, ¿para qué?

Mi pregunta para usted es: ¿qué libertades quiere garantizar?

A mí me parece que resultan fundamentales al menos unas cuantas libertades: la de tener vivienda, la de tener trabajo, el acceso a la educación y a la cultura, y la sanidad. Es un hecho probado que usted ha hecho todo lo posible por limitar para la mayoría de la población esas libertades, privatizando todo lo que ha podido y reduciendo cuantas ayudas se seguían dando.

Entonces, ¿a qué libertad se refiere? A la de aparcar en el carril-bus de la Gran Vía, me imagino. A la libertad de los señoritos: el poder hacer lo que me dé la gana si lo puedo pagar. Sus palabras no pueden ser más claras: “El Ayuntamiento no está para amargar la vida con prohibiciones, impuestos u obras inoportunas”. Ni la ley ni nadie debería limitar la santa libertad de los que tienen dinero, ¿verdad?

Descartamos por tanto la libertad y el orgullo de ser españoles de sus principios. ¿Qué nos queda? El imperio de la ley. Caramba, recias palabras, pero que se desinflan cuando quien las dice comete infracciones y huye de los agentes de la autoridad.

¿Algo más? La vida. Es difícil también estar en contra de la vida, lo admito, pero su defensa de la vida se hace sólo a costa de la libertad de los demás: contra el derecho al aborto y el derecho a una muerte digna.

Al final, en efecto, de ese ramillete, panoplia o surtido de principios como petit-fours dulces y salados,y hasta pintorescos, como el del orgullo tonto por ser de cualquier sitio, sólo queda uno: la propiedad.

Haber empezado por ahí. No me cabe duda de que es y ha sido siempre su único principio: la defensa de su propiedad y sus privilegios.

Ese es su único principio y a mí y a muchos otros no nos gusta, pero me temo que, a diferencia de Groucho Marx, usted no tienen ningún otro para remplazarlo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha