eldiario.es

Menú

Las fronteras en manos de la industria militar

Un policía miembro de la agencia europea de control de fronteras (Frontex) patrulla en la frontera greco-turca.

Dentro del marco del neoliberalismo global que erosiona la competencia de los Estados sobre sus propios recursos territoriales, las fronteras del Estado-nación no son una excepción. El Estado ya no sólo delega los recursos y asuntos internos susceptibles de dotar de beneficios a la empresa privada, también privatiza la gestión de sus bordes, esa delgada y compleja línea de encuentro con el otro, ya sea otro Estado, persona u organización. La gestión de las fronteras no sólo se privatiza, se realiza desde una óptica cada vez más militarista. La frontera, sea urbana o estatal es una verdadera declaración de intenciones política hacia lo que podríamos definir como “el otro”, aquel que viene de más allá de la frontera y vive un encuentro con ésta.

Es en la frontera donde se muestra nuestra apertura física, social y política al mundo. Cuando la gestión se endurece, militariza y privatiza se acaba teniendo un impacto cognitivo en el seno de la sociedad, porque la militarización progresiva de este punto de encuentro que son las fronteras nos acaba enseñando que el otro, el que viene de fuera, es un extraño del que defenderse. Esto nos retrotrae al modelo de fortaleza medieval, dónde había que defenderse de los bárbaros, para lo cual se levantaba una muralla, y todo lo indeseado para el sistema interno quedaba fuera de ella. En este contexto hablar de Europa-Fortaleza no sólo es pertinente, sino también necesario y urgente.

La privatización de las fronteras europeas se está realizando de dos maneras; por un lado se delegan diferentes funciones relacionadas con la gestión a empresas militares y de seguridad privadas. Por otro, se llegan acuerdos con países fuera de la UE como es el caso de Turquía y Libia, para que sean ellos los que cierren sus fronteras, más cerca de los grandes flujos de refugiados. De esta manera hay un primer muro de contención para la Europa-Fortaleza que establece su frente en terceros países.

Seguir leyendo »

La OTAN y la desdemocratización de la política de defensa española

Presentación de la misión del Ejército de Tierra en Letonia.

Durante la primera quincena de junio de 2017 se completará el despliegue de 300 militares españoles en Letonia. El contingente militar español irá acompañado de 80 vehículos, entre ellos seis carros de combate Leopard y 14 vehículos blindados de combate Pizarro. Es la primera vez que los carros de combate Leopard son utilizados por el ejército español en una operación militar en el exterior.

El contingente militar español formará parte de la operación Presencia Activa Reforzada ( Enhanced Forward Presence) de la OTAN, que se desarrolla en el territorio de Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, con un total de 4.000 militares provenientes de 16 países. Esta operación, considerada como una medida de aseguramiento frente a Rusia, se acordó en la cumbre de Varsovia de la OTAN que tuvo lugar los días 8 y 9 de julio de 2016. Según el general español Francisco José Dacoba Cerviño, « se trata de una misión defensiva y, sobre todo, disuasoria».

La participación del ejército español no ha sido autorizada por el Congreso de los Diputados. La autorización del Congreso se requiere para poder llevar a cabo «operaciones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional» según la Ley Orgánica de la Defensa Nacional (artículo 17).

Seguir leyendo »

Regulación y estatus del sector privado de seguridad en Palestina, Irak y Colombia (II)

Un policía fronterizo israelí pasa junto a una casa prefabricada, mientras es retirada, durante la demolición del asentamiento ilegal de Amoná, en Cisjordania.

Este verano ha aparecido un nuevo informe de NOVACT sobre empresas militares privadas en Irak, Palestina y Colombia. Uno de los aspectos que se aborda, el de las normativas que regulan la actividad de dichas empresas, es particularmente interesante. Presentamos una síntesis en una serie de tres artículos, cada uno de ellos correspondiente a uno de los tres países. El primero se dedicó a Irak y este segundo a Palestina.

En los últimos 20 años Israel ha llevado a cabo un proceso de externalización de las funciones militares y de seguridad en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) y que incluye el mantenimiento del orden público. Esta política de externalización se ha canalizado a través de dos vías; por una parte, la delegación de funciones a empresas privadas de seguridad y por otro, la transferencia de algunas responsabilidades a personas a título individual y en comunidades civiles como los asientos.

Las tareas asignadas son las siguientes: gestión y vigilancia de checkpoints, protección de establecimientos públicos y privados en Cisjordania, vigilancia de establecimientos específicos en asentamientos y zonas industriales en Cisjordania, protección de los lugares en construcción a lo largo del muro y vigilancia de lugares específicos en la ciudad vieja de Jerusalén, el Light Rail Train y los asentamientos judíos en Jerusalén Este.

Seguir leyendo »

Regulación y estatus del sector privado de seguridad en Palestina, Irak y Colombia

Soldados iraquíes participan en una operación contra el grupo Estado Islámico en el casco viejo de Mosul (Irak), el pasado mes de marzo.

Este verano ha aparecido  un nuevo informe de NOVACT sobre empresas militares privadas en Irak, Palestina y Colombia. Uno de los aspectos que se aborda, el de las normativas que regulan la actividad de dichas empresas, es particularmente interesante. Expondremos una síntesis en tres artículos correspondientes a cada uno de los países. Iniciamos la secuencia de artículos con el correspondiente a Irak. Hemos estimado necesario incluir también la contextualitzación que el informe presenta sobre la situación de cada país.

Irak

Ya a principios de 2004, Irak se llenó de empresas privadas de defensa, sin ningún tipo de supervisión, contratadas por los ejércitos de EEUU y de Gran Bretaña, para llevar a cabo servicios de seguridad. Esto incluía la protección de convoyes militares, de la residencia de Paul Bremer, jefe de la Autoridad Provisional de la Coalición (gobierno de transición creado por la coalición multinacional) y otros edificios de las fuerzas armadas, del aeropuerto de Bagdad y de la escolta de personas de alto rango. Sin embargo, después se descubrió que también se les habían asignado responsabilidades importantes y muy delicadas en el ámbito militar como la interrogación de detenidos, recogida y análisis de información, gestión y manejo de sistemas complejos de armamento, entrenamiento y asesoría de los nuevos cuerpos de seguridad y del ejército iraquíes e incluso la participación en operaciones de combate.

Seguir leyendo »

33 millones de euros para la seguridad del hombre blanco (o por qué la seguridad es política)

El nuevo Jefe del Estado Mayor del Aire, Javier Salto, con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

7.642 millones de euros para programas de Defensa, cero euros para el Pacto de Estado contra la Violencia Machista. Este será el balance de los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) que se aprobarán en mayo, a la espera de enmiendas que puedan ser incorporadas en el documento final. Oficialmente, los presupuestos ordinarios de Defensa para este 2017 suben tan sólo un 0,6% respecto a los del año pasado. Sin embargo, si sumamos la integración de los pagos pendientes de los programas de modernización de las Fuerzas Armadas, antes ocultos y los gastos camuflados en otros ministerios y departamentos, el incremento podría ser de hasta un 32%, como ya denunciaba hace unas semanas el Centre Delàs. Hay asociaciones que, después de un análisis detallado de todas las partidas, aseguran que el gasto militar total ascendería a 33.762,4 millones de euros, un presupuesto similar al que el último gobierno del PSOE destinó en el año 2011 a la lucha contra la violencia de género.

La partida destinada a combatir el machismo sufrió, con el cambio de gobierno, un recorte del 8,68% que no se ha rectificado, y los PGE no contemplan inversión alguna para desplegar la Convención de Estambul, ratificada por el gobierno español en 2014, ni para el mencionado pacto de Estado que, en teoría, debía desplegarse estos meses venideros. Hace ya más de 10 años que el Congreso español aprobó por unanimidad la creación de una subcomisión para analizar qué fallaba en la sensibilización y en las medidas de protección para combatir la violencia de género, con este acuerdo político y social en el horizonte. Desde entonces, el machismo asesino no sólo no ha remitido, sino que en sus manos han muerto 802 mujeres y niñas.

Aunque las dos partidas parezcan no tener relación, el discurso que la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, utiliza para legitimar ese aumento en el presupuesto militar y el silencio de todo el gobierno sobre la necesidad de combatir los feminicidios, son dos caras de una misma moneda. Responden, de forma clara, a dos paradigmas sobre la seguridad: el que coloca al Estado, sus instituciones y la defensa de sus valores -el militarismo entre ellos- en el centro, y la que concibe como prioridad la seguridad de los individuos de una comunidad. Nombraría aún un tercero: el que percibe el género, la clase y la raza o etnia como factores clave a la hora de ser objetivo de amenazas específicas o de vivir experiencias concretas.

Seguir leyendo »

Aumenta de nuevo el gasto militar mundial: ¿Cuándo entenderemos que el militarismo no es la solución?

Foto: Salva Campillo / Ayuda en Acción

Esta semana están teniendo lugar los Días Mundiales de Acción sobre el Gasto Militar (GDAMS), dentro del marco de la Global Campaign On Military Spending (GCOMS), coordinada este año por el Centro Delàs de Estudios por la Paz. El objetivo de esta iniciativa internacional es coordinar acciones en todo el mundo para movilizar las instituciones políticas hacia la reducción del gasto militar y su redirección a ámbitos de desarrollo social. Desde el 18 hasta el 28 de abril los eventos programados son más de 90 y los países involucrados más de 20. Las acciones tuvieron y están teniendo lugar desde Estados Unidos hasta Corea del Sur, desde Finlandia hasta Nigeria. También en Israel los antimilitaristas de Hamushim enviaron cartas a Technion que ofrece un curso para ser expertos en exportaciones de armamento.

Dentro del marco del GDAMS, hoy lunes 24 de abril el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI) –con el que colabora el Centro Delàs de Estudios por la Paz – publica sus datos sobre gasto militar mundial actualizadas para 2016, acompañados de información completa sobre las tendencias mundiales, regionales y nacionales en el gasto militar.

Según el prestigioso centro de investigación, el gasto militar mundial en 2016 ha aumentado por segundo año consecutivo un 0,4% en términos reales, y ahora se estima alrededor de 1 billón 686 mil millones de dólares. A su vez, los 10 países que más han gastado en el sector militar y de defensa en 2016 son: 1. Estados Unidos (pequeño incremento desde 2015); 2. China (aumento significativo); 3. Rusia (aumento moderado) 4. Arabia Saudí (disminución significativa); 5. La India (aumento significativo); 6. Francia (aproximadamente ningún cambio); 7. Reino Unido (aproximadamente ningún cambio.); 8. Japón (pequeño aumento); 9. Alemania (pequeño aumento); 10. Corea del Sur (pequeño aumento).

Seguir leyendo »

España, protagonista del negocio de la guerra... de nuevo

Imagen de un stand de la feria Homsec

La industria armamentística española no le basta con consolidarse en el sexto lugar del ranking mundial de países exportadores de armas, quiere seguir creciendo, y en su empeño se han sumado algunas de las instituciones públicas del estado.

Hace algunos días tuvo lugar en el recinto IFEMA de Madrid la sexta edición de la feria Homsec de tecnologías de seguridad nacional. Bajo este nombre se esconde un importante salón que abre sus puertas a empresas de armas de todo el mundo, administraciones públicas y empresas de seguridad privada para que puedan mostrar sus novedades tecnológicas, negociar contratos de compra-venta de armas, efectuar entregas y generar redes de colaboración. Una feria pensada sólo para beneficiar a aquellos que se enriquecen con el negocio de la guerra.

Desde 2011, la organización de este evento corre a cargo del Grupo Atenea, una entidad que destaca de ella misma que, «como Miembro de la nación española, contribuye a asumir el acervo común de la tradición y del humanismo cristiano, fundamento de nuestra civilización". Y no es casualidad que de sus palabras se desprenda un fuerte aliento a nacionalcatolicismo, de hecho, el Grupo Atenea cuenta en sus filas con algunos personajes que han sido relacionados directamente con el 23F.

Seguir leyendo »

¿Por qué no reducimos de una vez el gasto militar?

El rey Felipe VI, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal y el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, Jaime Domínguez.

Donald Trump ha pedido a los Estados europeos que incrementen su presupuesto militar. Y, para "dar ejemplo", ha propuesto un incremento del 10% en el gasto militar de Estados Unidos. Pero a los Estados europeos de la OTAN no es necesario que les digan qué deben hacer: en Varsovia y en Gales ya establecieron una directriz para incrementar el presupuesto militar hasta el 2% de su PIB. En España, la ministra de defensa está trabajando para incrementar la partida militar del presupuesto, y otros países como China, Japón y Arabia Saudí van en la misma línea.

El problema es que los presupuestos son como un pastel, finito y limitado. Si incrementamos la partida de gastos militares, tendremos que reducir otros. Y al contrario, si la reducimos, podremos destinar dinero a otras necesidades de la gente. Todo es cuestión de prioridades. Si lo digo es porque creo que el gasto militar es muy y muy excesivo, mientras que servicios como la educación, la sanidad, la cultura y la investigación, o la solidaridad con el resto de pueblos del mundo son mucho más prioritarios. El gasto en defensa es una muestra de la hipocresía de nuestros gobernantes, en un mundo que permite que algunos de ellos estén bien conectados a las empresas de armamento a través de las conocidas puertas giratorias. Se continúa además subvencionando los combustibles fósiles mientras se reducen las ayudas a la investigación en temas relacionados con energías renovables, y no se hace nada para reducir una desigualdad que no para de crecer.

Marina Garcés hace un análisis muy cuidadoso sobre la situación en que se encuentra Europa. Dice que es una población que envejece, con miedo, añorando lo que no ha llegado nunca a ser: libre. Y habla del abismo entre las dos orillas, norte y sur, del Mediterráneo. Al sur, la ciudad del hombre; arriba, la ciudad de Dios. Esta es nuestra alternativa. O bien nos seguimos armando para defender nuestro castillo, con muros, vallas y organismos del tipo "Frontex" que garanticen nuestros divinos privilegios, o bien recuperamos los principios fundacionales europeos de tolerancia, justicia global y respeto a los derechos humanos, reducimos fuertemente el gasto militar y somos solidarios con las mujeres y hombres de la orilla sur.

Seguir leyendo »

Volvemos a desmilitarizar el Saló de l'Ensenyament

Saló de l'Ensenyament 2016

La campaña Desmilitaritzem l'educació lleva desde 2008 reclamando espacios educativos libres de ejércitos. Desde su comienzo se ha ido ampliando y haciendo cada vez más plural con un objetivo común “ningún ejército en ningún espacio educativo”. En el último año ha pasado de tener 60 entidades adheridas a ser más de 100, además está viviendo una notable expansión territorial por toda Cataluña. Pero la lucha antimilitarista, como eminentemente internacionalista, sobrepasa fronteras, en febrero de este mismo año se crea una campaña de objetivos compartidos en Escocia Scotland Against Militarism.

La guerra en Iraq, Siria, Yemen, el largo conflicto armado de Colombia, la crisis humanitaria de refugiados que huyen de las guerras, el desenfrenado gasto militar en todo el mundo que el año pasado alcanzó 1'7 billones de dólares. Son muchos los hechos que nos señalan que el modelo militarista de defensa de los Estados no está dando soluciones y está contribuyendo a generar más tensión e inseguridad mundial, todos estos factores han hecho que la lucha antimilitarista resurja con fuerza en los últimos años y se expanda para consolidarse.

Que el ejército haya triplicado el espacio este año en el Salón tiene tres lecturas muy importantes para la campaña. Por un lado, supone una victoria, el ejército se ha sentido amenazado frente al alcance de las reivindicaciones que ha movilizado la lucha antimilitarista, y su respuesta es una demostración de fuerza que se hace manifiesta ampliando su espacio en el Salón, la ocupación de más territorio siempre ha sido una demostración de poder en la concepción militarista.

Seguir leyendo »

La Banca armada: la socia incondicional de la industria militar

Una oficina del BBVA

A día de hoy, España ocupa el séptimo lugar dentro del ranking mundial en exportaciones de armamento y el cuarto a nivel europeo. Paradójicamente, los ratios de endeudamiento de las empresas que configuran esta proactiva industria militar española son del casi 75%, algunas llegando hasta el 100%. ¿Quién es, pues, el socio capitalista que mantiene vivo un negocio de las armas que ha demostrado reiteradamente su dependencia financiera? Este rol es protagonizado principalmente por las instituciones bancarias, aunque no debemos desmerecer la contribución del estado a través de entes públicos como SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), que se sitúa como la cuarta entidad financiadora de la industria militar controlando el 100% de las acciones de la principal empresa española de buques de guerra, Navantia, y con importantes participaciones accionariales en otras compañías de la industria militar como Indra, DEFEX, SAES, Sainsel o MBDA España.

Según el último informe del Centro Delàs de Estudios por la Paz "Los bancos que invierten en armas" (2016), son 72 las entidades bancarias - españolas y extranjeras - que a nivel estatal conforman lo que se ha bautizado como la "Banca armada", quizás un neologismo en el vocabulario activista pero de praxis arcaica. En este mismo informe, se especifican los movimientos financieros que estas entidades han efectuado desde 2011 hasta 2016 directa o indirectamente a 34 empresas del sector, ya sea en forma de participación accionarial, de créditos o de emisión de bonos y pagarés. En total, la suma alcanza los 80.000 millones de euros -6.000 millones de los cuales son aportados por la banca española-. Para que nos hagamos una idea, esta cifra es muy superior a los 30.000 millones de euros que Jacques Diouf, ex director General de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación),  pedía a la sociedad internacional para erradicar la amenaza de hambre anual a nivel mundial en la Cumbre de la FAO de 2008 en Roma.

¿De qué bancos estamos hablando? A nivel estatal, encontramos un heterogéneo abanico, que va desde las principales entidades financieras españolas, todas ellas presentes en el IBEX 35, hasta pequeñas entidades de carácter autonómico. La lista la encabezan el BBVA y el Banco Santander que, poniéndose a la altura de los mayores inversores de la industria armamentista del mundo, han invertido 2,746,121,954.61 de euros y 1,518,304,347.55 de euros al sector, respectivamente, durante el periodo 2011-2016. En un segundo nivel, le siguen las entidades Banca March, Bankia, Caixa Bank, Banco Popular, Banco Sabadell y Bankinter. Sin embargo, la banca armada intenta preservar su imagen amparándose en estrategias de marketing como normativas internas en materia de defensa o la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), un código que teóricamente vela para detectar y prevenir las externalizaciones negativas que su actuación pueda generar a nivel social y medioambiental. En la junta de accionistas de 2015, Ana Botín -presidenta del Santander- aseguraba a los miembros de la campaña Banca Armada que "verificamos que todos nuestros clientes y operaciones cumplen con nuestras políticas de defensa, que se respetan convenciones y tratados relativos a la no proliferación de armamento prohibido y todas las directrices internacionales de control en esta materia ". En la misma línea y también en el marco de una junta de accionistas del mismo año, el presidente del BBVA Francisco González defendía que el "BBVA tiene la partida de financiación de defensa más exigente a nivel mundial". Su intervención concluía con una polémica declaración: "muchas veces la financiación de armas lo que busca es la paz; entonces habrá que ver exactamente de estas compañías que financiamos cuáles están más con la paz y cuáles no lo están”.

Seguir leyendo »