eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

Aprendiendo del crowdfunding (III): un primer paso para los proyectos empresariales sociales

Deshidratador solar de fruta y verdura del proyecto "Arte de mis manos" cofinanciado mediante crowdfunding

Por María Velasco

En los últimos años está proliferando otra forma de entender el mundo empresarial. Está protagonizada por colectivos que creen que se pueden hacer las cosas de otra manera. Sus objetivos son los mismos que las organizaciones del Tercer Sector o también denominada economía social -es decir, ONG, asociaciones, etc.-, aunque cuentan con mecanismos de gestión diferentes.

Estas entidades, que pueden tener una personalidad jurídica como cooperativa, asociación, fundación o sociedad limitada, están empezando a participar de modelos reformistas como el de la Economía del Bien Común, un movimiento que se construye en base a valores socialmente más responsables y sostenibles que los del capitalismo, en lo relativo a propiedad, políticas salariales, modelo productivo, huella ecológica, etc.

Seguir leyendo »

Aprendiendo del crowdfunding (II): financiación colectiva en periodismo, impulso de nuevas etapas y proyectos

Mapa interactivo del proyecto de periodismo de visualización de datos 'España en llamas'

Por María Velasco

“Nos faltan ideas empresariales, no periodísticas”. Así verbalizaba el director de Fronterad, Alfonso Armada, en una entrevista del periodista Pau Llop en Colaboratorio que uno de los principales retos es conseguir que los proyectos periodísticos sean sostenibles económicamente.

Aunque ya había experiencias en España, desde hace algo más de dos años han proliferado de forma más intensiva nuevos medios independientes de los grandes grupos de comunicación y de las formas de gestión tradicionales. En diversos casos se han formado por el impulso de periodistas que han pasado por un ERE como el de Público o más recientemente El País.

Seguir leyendo »

Por qué a Goteo no le afecta el anteproyecto de Régimen Jurídico de Plataformas de Financiación Participativa

Imagen bajo licencia CC BY-SA 2.0 por opensource.com

Este viernes 28 de febrero el Consejo de Ministros ha aprobado el Anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, texto en el que, según fuentes no oficiales, se incluye una propuesta preliminar para regular la forma jurídica y las operaciones de lo que han denominado Plataformas de Financiación Participativa.

Desde ese día no hemos parado de recibir preguntas, comentarios y muestras de interés sobre la forma en que este texto legislativo afecta a Goteo.org y a su comunidad, por lo que, desde nuestro más profundo agradecimiento, emitimos esta pequeña nota informativa en el blog para todas las personas interesadas.

Goteo es una red social de financiación colectiva (aportaciones monetarias) a la que se suma la colaboración distribuida (servicios, infraestructuras, microtareas y otros recursos) con las que se impulsa el desarrollo autónomo de iniciativas, creativas e innovadoras, cuyos fines son de carácter social, cultural, científico, educativo, periodístico, tecnológico o ecológico y que contribuyen al desarrollo de la sociedad, el conocimiento libre y/o el código abierto. No responde a la definición de “financiación participativa” a la que se orienta este anteproyecto y en el sentido en que se utiliza dentro del lenguaje financiero (es decir, como una fórmula de inversión mediante la que se “participa” en los beneficios de una empresa). 

Seguir leyendo »

Aprendiendo del crowdfunding (I): campañas pro transparencia y open data

Tuderechoasaber

Por María Velasco

Entre los cientos de proyectos que Goteo contribuye a financiar desde que inició su andadura, existe un tipo de iniciativas que conjugan las categorías de social, tecnológica y, en algunos casos, comunicativas. Entre éstas, encontramos proyectos que promueven el acceso a la información, la transparencia y los datos abiertos, como es el caso de Tu derecho a saber, Qué hacen los diputados, Proyecto Avizor, Transparencia de cuentas públicas y Quién Manda, sobre los que vale la pena entretenerse para analizar no solo las propuestas de valor en cuanto a transparencia y datos abiertos a la hora de presentarse a la ciudadanía, sino en tanto que alternativas viables que para recabar el apoyo de la gente a la hora de financiarse y difundirse activan varios resortes, necesidades y estrategias colectivas que merece la pena conocer en detalle.

De esos cinco proyectos, cuatro estuvieron impulsados por organizaciones de la sociedad civil, es decir, grupos que promocionan el debate público, son autónomos respecto al Estado, plurales y parciales (no quieren representar todos los intereses, de sus miembros o ajenos) (Sampedro, 2000: 31). Una de ellas, Transparencia de cuentas públicas, es una empresa que basa su actividad en el open data y observa, vigila, y opina sobre miles de administraciones.

Seguir leyendo »

El google de los tratamientos contra el cáncer

La oncóloga e ingeniera informática Aurelia Bustos, junto a un pantallazo de MedBravo, la herramienta que ha creado

El pasado 4 de febrero se celebró el Día Mundial contra el Cáncer. Miles de personas colaboraron en todo tipo de eventos, como la venta de lazos color fucsia o participando en carreras solidarias. Una médico alicantina aportó más que su grano de arena lanzando ese día la plataforma MedBravo.org, un buscador que clasifica y ordena los 40.000 ensayos clínicos de cáncer de 17.000 hospitales en todo el mundo para facilitar la búsqueda de nuevos tratamientos.

Aurelia Bustos, oncóloga del hospital universitario de San Juan (Alicante), sabía por experiencia que tampoco los médicos tenían una herramienta para encontrar hospitales con ensayos clínicos adecuados para los pacientes. Bustos es también ingeniera informática, así que decidió programar esta plataforma ella misma. "Los nuevos fármacos son cada vez más específicos para cada tipología y fase de un cáncer, muchos ensayos clínicos se demoran y no pueden continuar por falta de acceso por parte de los investigadores a pacientes con las características adecuadas a su línea de investigación, es frustrante" comenta Bustos. Al poner en contacto enfermos con investigadores, su plataforma quiere ayudar al avance de los tratamientos contra el cáncer.

MedBravo se nutre con la información de los repositorios de ensayos clínicos, principalmente ClinicalTrials.gov y EudraCT, que son públicos, "y a partir de ésta información el sistema realiza un procesado de datos para desambiguar y geolocalizar los hospitales, y por otro lado aplica un algoritmo para mapear el texto que se encuentra en lenguaje natural a términos médicos codificados que permiten la navegación lógica del usuario por clasificaciones de enfermedades y tratamientos según familia a la que pertenecen", explica Bustos.

Seguir leyendo »

El periodismo sí tendrá quien lo pague

Aparecen nuevas formas de pasar el sombrero mucho más sofisticadas para el periodismo. Ilustración de Hallie Bateman.

Tenía que ocurrir antes o después. Quizá no estemos ante Eldorado definitivo por el que tantas veces nos hemos preguntado los que nos preocupa el futuro del periodismo (¡o sí!), pero hay partido, y qué partido. Las dos propuestas que traemos hoy a Colaboratorio tienen algo en común que nos hace pensar que estamos ante proyectos disruptivos: son enfoques realmente nuevos y, al mismo tiempo, se basan en todo aquello que ya se está consolidando en otros mercados o áreas.

Aceleradoras de startups, emprendimiento social, economía compartida. Desintermediación. Colectivización. Multitudes tomando el mando. Dinero fluyendo según nuevas reglas, lejos de las estructuras convencionales. Lo hemos visto y analizado aquí, pero nunca hasta ahora habíamos encontrado una conjunción de estas cosas tan nítidamente enfocadas a un solo objetivo: trazar un camino realmente viable para el futuro del periodismo. Y no de cualquier tipo de periodismo. Como nos revelará el fundador de una de estas dos compañías en la entrevista más abajo, "esto va para quienes quieren invertir en crear sociedades bien informadas en las que vivir".

Media Factory es una aceleradora de nuevas compañías digitales enfocada exclusivamente en medios de comunicación. "Creemos en el negocio del contenido", dicen claramente en su web. "Seleccionamos pequeños equipos de periodistas, invertimos US$ 75.000 en sus emprendimientos y ayudamos a que crezcan rápidamente gracias a nuestra red de mentores e inversores".

Seguir leyendo »

La salud: un tesoro personal, un bien común, un derecho universal

Imágenes extraídas de opensource.com bajo licencia Creative Commons BY SA.

La salud es uno de los ámbitos en los que el desmantelamiento del supuesto estado del bienestar está siendo más crudo o cuando menos más visible. La dicotómica batalla entre el mantenimiento de lo público y su privatización, se está librando de manera evidente en favor del lado neo-liberal.

Quizá la estrategia para contrarrestar el creciente dominio del capitalismo sobre lo poco que le quedaba por devorar no venga directamente por hacer una acérrima defensa de lo público tal y como lo conocemos, sino por salirnos del pensamiento binario y atrevernos a mirar más allá, para pensar en los fundamentos y derechos básicos de la sociedad, no como servicios públicos –estatalizados, gestionados por las administraciones públicas–, sino como bienes comunes, cuyo mantenimiento y desarrollo depende en gran medida de nuestro deseo de recuperación del estatus político como ciudadanas que nos han arrebatado o que seducidas por esa cómoda promesa de bienestar, hemos delegado completamente.

Por eso, debemos superar la idea de usuarias, clientes y votantes que casi hemos naturalizado. Superar la idea de sujetos pacientes, para corresponsabilizarnos en el desarrollo de la vida de una forma más justa y saludable. Como sugieren en el blog Mi salud, tu salud, nuestra salud, atrevernos a afrontar los límites y problemas del modelo público, para recuperando y potenciando su dimensión comunitaria, abrir nuevas vías comunes de construcción colectiva.

Seguir leyendo »

Desnudando con software libre el discurso de los periódicos en papel

Visualización analógica y en tamaño real del tratamiento informativo en medios de EEUU sobre armas, guerra y terrorismo. PageOneX hace lo mismo pero con unos pocos clics. Foto: CC Numeroteca en Pinterest

Pablo Rey es un arquitecto español que el 15 de mayo de 2011 estaba en Boston trabajando en el Massachusetts Institute of Technology (el famoso MIT) como científico invitado. Cuando la primigenia marea ciudadana del 15M se desbordó, y después de leer varios comentarios sobre la pobre cobertura que las movilizaciones estaban teniendo, "pensé que se podía enfocar la respuesta como una visualización de datos. Descargué manualmente las diferentes portadas de los periódicos más importantes, las ordené en una matriz y dibujé unas áreas naranjas allí donde había noticias relacionadas sobre el 15M. Tuiteé el gráfico y me fui a dormir. Cuando me levanté el viernes por la mañana aquel gráfico se había difundido y republicado muchas veces", explica Pablo. Dos años después de aquello, él y sus colaboradores han seguido construyendo sobre esa idea, y al igual que aquella primera ola ciudadana ha evolucionado y cambiado para siempre el status quo político social, aquél primer gráfico analizando el intento de ocultamiento mediático se ha transformado en una potente herramienta que cuenta historias a partir de las portadas de cualquier periódico del mundo, de una forma tan sencilla que hasta este redactor es capaz sin ningún esfuerzo de crear su propio análisis:

Análisis y visualización, usando PageOneX, de la cobertura de la Diada de Catalunya en sus días previos en la prensa española: favorable al proceso soberanista o contraria

No obstante, la pregunta surge rápido: si el periodismo en papel está desahuciado hasta por los propios mandamases editoriales y todo el mundo se dedica a crear aplicaciones para medir la opinión pública en sitios como Twitter o Facebook, ¿hemos enterrado demasiado pronto a los medios tradicionales? "Los periódicos en papel continúan siendo un mecanismo clave para dirigir la atención tanto del público como de la élite, y aunque la venta disminuye tanto en España como en EEUU, nuevos grupos alfabetizados en otros países como Brasil, India, China están haciendo que el total de periódicos en circulación en el mundo aumente". Además, explica Pablo, "la cobertura de los periódicos tiene una influencia que va mucho más allá de sus lectores. Las portadas están presentes en los informativos de noticias nocturnos de televisión y radio y en las conversaciones de Twitter de madrugada. Marcan de este modo las agenda de lo que será 'importante' al día siguiente en otros medios".

Seguir leyendo »

Cultura libre y peer production: La era maker

Prototipo de impresora 3D Foldarap, proyecto impulsado en Goteo.org por Emmanual Gilloz.

En marzo de 1975 nace de forma oficial el Homebrew Computer Club, un pionero grupo de aficionados a los computadores en Silicon Valley, que comenzó a celebrar encuentros de garaje para compartir experiencias, conocimientos, diseños, fórmulas en un foro abierto de discusión en torno al mundo de la computación. Sus fundadores, Gordon French y Fred Moore, emergían del contexto original de inmersión de los primeros sistemas de computación en centros educativos y hogares, en la primera mitad de la década de los 70.

Los primeros ordenadores, como el IMSAI 8080 o el  Altair 8800, que empezaron a comercializarse en forma de kits de ensamblaje apoyados por instrucciones específicas de montaje en revistas electrónicas, ya apuntalaban los pilares del paradigma DIY ( Do It Yourself), sobre el que se desarrollaría posteriarmente la cultura hacker caracterizada por la intervención y construcción de infraestructuras tecnológicas de mano de geeks, expertos y amateurs, en un contexto de compartición de conocimiento y colaboración.

Sin embargo, tres décadas antes de la llegada de la computación a los hogares, en la década de los 40, John von Neumann diseña lo que se conoció como el Constructor Universal, una máquina autorreplicante que operaría en un ambiente celular autómata, capaz de fabricar todas las piezas que la componían, es decir, de autoreproducirse e incluso incorporar mutaciones con mayor nivel de complejidad. Su idea original era crear una máquina herramienta que se autorreplicara de forma autónoma, de la misma forma que lo hace una bacteria, por ejemplo. Además, Neumann publicó todas las especifidades técnicas fundamentales de la máquina en su libro Theory of Self-Reproducing Automata.

Seguir leyendo »

Erin Knight: “Las insignias virtuales serán más eficaces que el CV para encontrar empleo”

Las insignias, chapas o 'badges' llevan con nosotros mucho tiempo: ahora sirven también para demostrar habilidades. Imagen de Aaron Gustafson @Flickr cc BY-SA

No son un invento de hoy, no hay duda: los militares las usan para distinguir grados en los ejércitos desde hace siglos. Y seguramente casi todos nosotros, aunque no hayamos hecho la 'mili', hemos lucido alguna: en nuestra pechera, solapa o mochila; de hilo cosido o chapa con imperdible. Estas últimas llevan ya unos años de moda como un complemento más en el vestir para mostrar nuestras ideas políticas, qué música nos gusta o, simplemente, lo molones que somos (o creemos ser). ¿Qué tal si te dijera que quizá mañana sirvan también para encontrar trabajo?

Aunque siempre estuvieron ahí, empezando por los videojuegos, las insignias (que a menudo leerás como 'badges', de su palabra en inglés) irrumpieron en las identidades digitales de las personas hace no muchos años. Una de las aplicaciones que extendió masivamente su uso y comprensión fue Foursquare, con miles de personas compitiendo en todo el mundo por obtener la insignia que les acredita como el 'alcalde' de un lugar. Ha llegado a haber más de 200. Cada una reconoce una habilidad o un logro en esta 'app' móvil de geolocalización. Las 'badges' están ligadas a un fenómeno mayor, la 'gamificación', un cruce de caminos entre el marketing y la psicología del comportamiento cuyo objetivo es utilizar las mecánicas del juego en contextos a priori ajenos a éste para lograr que las personas adopten un determinado comportamiento: por ejemplo, no aburrirse de una web o 'app' y pasar mucho tiempo navegando por ella, generando muchas páginas vistas y engrosando el negocio, como pasa en Foursquare. O, en el otro extremo, ayudar a los científicos a luchar contra el sida en la vida real jugando con moléculas como si fueran piezas de un puzzle.

Básicamente, pues, relacionadas con la identidad digital de una persona, las insignias sirven para "demostrar" que ésta ha logrado algo: un objetivo en un juego, acumular cierta cantidad de puntos o cierta cantidad de conocimiento y habilidades. Y yendo a esto último, si en Foursquare podemos demostrar que somos el cliente más fiel de la disco de moda, ¿por qué no puedo acreditar en LinkedIn que soy el mejor programando en cierto lenguaje? ¿O un hacha traduciendo del chino al catalán? ¿O, simplemente, el mejor en unas asignaturas concretas de la carrera, esa que le interesa a mi empleador ahora, aunque en el conjunto global mi nota media no fuera tan buena? Esto es lo que pretende Open Badges: obtener reconocimiento por habilidades o aprendizajes que has adquirido en cualquier parte. Por concretas o pequeñas que sean. Aunque no haya diplomas de por medio. Y conseguir con ello fardar en tu web, tus redes sociales o, por qué no, deslumbrar a un posible empleador. En lugar de un carísimo diploma, cientos de 'badges' bien concretas.

Seguir leyendo »

sobre este blog

Queremos conocer, potenciar y explorar las ventajas y contradicciones de toda una red de nuevos proyectos que utilizan Internet para visibilizarse y desarrollarse de manera sostenible y para el bien común. Canal de economía social, por Pau Llop y Goteo.org

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -