eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Belén viviente de Dacón, un éxito de público pese al éxodo del rural gallego

- PUBLICIDAD -
El Belén viviente de Dacón, un éxito de público pese al éxodo del rural gallego

El Belén viviente de Dacón, un éxito de público pese al éxodo del rural gallego

El conocido Belén Viviente de Dacón tomó forma una vez más, y a pesar del éxodo del rural, en la iglesia parroquial, donde se celebra desde que el tren de borrascas de 2013 destrozase parte de la estructura de su escenario habitual, en la Carballeira de A Garrida.

Esta es la edición número 28 y el buen tiempo derivó en un éxito de público, que felicitó mucho a Antía, una niña de diez años que hizo de Niño Jesús y soportó con mucho humor la escenificación de su papel, pese a encontrarse la pequeña un "poquito acatarrada".

Pueblos y aldeas de Galicia celebran la Navidad con los belenes vivientes, un proyecto perfecto para el que los habitantes agudizan el ingenio con la finalidad de mantener viva su particular visión del Nacimiento de Jesús, una tarea que se enfrenta cada año a la estampa del despoblamiento del rural, lo que provoca que en algunas zonas no haya gente suficiente para el proyectado de este auténtico espectáculo.

En el municipio orensano de Maside, desde hace casi tres décadas -faltan dos años para que se cumplan- sus habitantes se vuelcan con la realización del Nacimiento, que tiene lugar cada 25 de diciembre, con un belén viviente.

El pesebre de Maside empezó en 1987, siendo el de mayor antigüedad de la Comunidad gallega.

En el caso de Maside, los vecinos realizan un pasaje de la historia sagrada, con los pasos seguidos desde la llegada de María y José a Belén en busca de posada, hasta el alumbramiento del niño Jesús y la llegada de los Reyes Magos.

En total, alrededor de 60 figurantes colaboran en la representación de los pasajes del pesebre, hasta el momento en el que el arcángel anuncia el nacimiento.

Así, romanos -encargados de custodiar el castillo del rey Herodes-, escribas, mesoneros, lavanderas, judíos, pastores y molineros, ataviados con vestimentas de la época, representan a los múltiples personajes, acondicionado todo en la iglesia parroquial.

Una comitiva a la que se unen los pastores acudiendo a adorar a la Virgen y al niño, y la llegada de los tres Reyes Magos, con sus respectivos pajes, los cuales, siguiendo la estrella de Oriente, llegan al interior del templo.

El pueblo está totalmente volcado con el montaje del belén viviente más famoso de la zona y cuyos trabajos empiezan con cuatro semanas de antelación. Prueba de ello, es que todo el mundo tiene la misma ilusión que al principio.

Durante estos días, los vecinos que todavía quedan en Dacón, ya que muchos se han ido, exhiben vídeos con anteriores escenificaciones, algunas muy antiguas, una imagen para el recuerdo con el objeto último de irse introduciendo en el ambiente navideño.

No en vano, es ésta una buena forma de dejarse imbuir por el espíritu navideño es Dacón. O, para los que quieran, de A Estrada (Pontevedra), donde hay un belén de cinco vírgenes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha