eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Lang Lang inaugura el Festival de Peralada con una exhibición de virtuosismo

- PUBLICIDAD -
Lang Lang inaugura el Festival de Peralada con una exhibición de virtuosismo

Lang Lang inaugura el Festival de Peralada con una exhibición de virtuosismo

El chino Lang Lang ha sido el encargado de inaugurar la trigésima edición del Festival de Peralada y lo ha hecho con una exhibición de su virtuosismo al piano, para la que ha escogido como repertorio "Las estaciones" de Chakovski y "Cuatro Scherzos" de Chopin.

Una y otra interpretación, divididas por un pequeño intermedio, han merecido la ovación del público que ha llenado el auditorio para presenciar en directo a un músico al que se ha llegado a calificar como el mejor pianista del mundo.

Lang Lang ha ejercido en Peralada del icono mediático que sabe que es y ha envuelto con ese aura un programa que por sí solo ya merecía la asistencia a esta inauguración.

El pianista, que actuó hace cuatro días en las Termas de Caracalla, ha cambiado un escenario patrimonial como es el romano por otro diferente como es el del Castillo de Peralada y sus jardines, que celebran este año el 30 aniversario del festival.

En esa atmósfera ampurdanesa con aires de celebración, Lang Lang arrancó con la pieza 'Enero: En la chimenea' que abría 'Las estaciones'.

El arranque, un curioso contraste entre el mensaje invernal y la temperatura estival en el auditorio de Peralada, fue recibido con aplausos por el público, dispuesto a asistir a como el artista desgranaba uno por uno los meses tal y como los concebió Chaikovski.

Los asistentes a este estreno de festival aceptaron esa propuesta sinestésica de relacionar cada época del año con una melodía y, al descanso, la sensación era la de haber asistido a algo muy especial que todavía tenía una segunda parte.

Con Chopin, Lang Lang volvió a meterse al público en el bolsillo desde los primeros acordes al sumergirse en unas piezas de extrema dificultad interpretativa.

Uno a uno, el pianista fue ejecutando los diferentes Scherzos hasta llegar al tramo final del último, en el que Chopin daba rienda suelta a una cierta euforia que entroncaba en el auditorio de Peralada con la sensación gratificante que parecía envolver a quienes habían disfrutado no sólo de una delicadeza musical, sino de toda una velada en un espacio único.

El recuerdo, de todos modos, será principalmente el de un Lang Lang capaz de llenar todo el escenario y cuyo carácter mediático lo sitúa en el imaginario de muchos, independientemente de su interés por el piano.

Esa particular forma de interactuar con la prensa le ha merecido también críticas con los años, aunque el público de Peralada se situó del lado de los que admiran al chino por sus cualidades interpretativas.

En la treintena, Lang Lang ya no necesita defenderse de esas opiniones y se le ve cómodo sobre el escenario y dispuesto a defender su manera de actuar sin necesidad de dar más explicaciones.

La prueba de la sintonía que hubo entre escenario y gradas del auditorio fue que, antes de llegar a la cita, los seguidores del pianista habían agotado las entradas y ese interés se plasmó después durante el concierto.

La ovación final tuvo como recompensa tres regalos en forma de pastillas de virtuosismo: "Intermezzo" de Manuel Ponce, "Y la negra bailaba" de Ernesto Lecuona y "Rondo alla turca" de Mozart.

La inauguración, por lo tanto, fue la esperada para una edición de 30 aniversario que abría un programa en el que brilla con luz propia la producción de "Turandot".

El festival se prolongará hasta el próximo 16 de agosto con la clausura a cargo de Simply Red e incluirá citas destacadas como la tradicional 'Nit de la Comunicació', organizada por Abertis y la Agencia EFE, que este año tendrá como colofón una Gala Lírica de celebración de esos 30 años de Peralada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha