eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Niño de Elche: "Hay cosas que el cante no permite decir con claridad"

- PUBLICIDAD -
Niño de Elche: "Hay cosas que el cante no permite decir con claridad"

Niño de Elche: "Hay cosas que el cante no permite decir con claridad"

El artista, músico y cantaor vanguardista Francisco Contreras, Niño de Elche, ha publicado "No comparto los postres", una primera incursión literaria que está conectada con su música, aunque reconoce que "hay cosas que el cante no permite decir con exactitud y claridad".

Niño de Elche ha hablado con Efe sobre la proposición literaria que le lanzaron hace un año desde Bandaàparte Editores, una tarea que le ha servido para "desactivar" su prejuicio y su bloqueo ante "el abismo" de la escritura, y para poder "vomitar realmente todo lo que podía ofrecer".

El artista ha estado escribiendo esta obra durante un año, en plena gira del disco "Voces del extremo", una pieza de marcado carácter poético, que pone banda sonora de flamenco, "krautrock" o "ambient" a versos de los poetas de la conciencia crítica.

El resultado es una obra en la que Contreras viaja a su infancia, al niño que vivía en Elche, para después reflexionar sobre la cultura, el flamenco, la política, o las redes sociales.

"El libro no es un caleidoscopio de Niño de Elche, pero sí un análisis y una reflexión sobre el tránsito que le ha llevado hasta el lugar que ocupa ahora, y una construcción de la memoria de lo que ha podido ser", señala Contreras, quien, alérgico a lo categórico, añade que "por suerte" no ha llegado a ninguna conclusión.

Niño de Elche tiene claro que no se puede tener todo, y que al final hay que elegir entre libertad o igualdad, y, en esta vicisitud, él ha optado siempre por la libertad.

De hecho, al igual que cada año emprende un proyecto nuevo, con la literatura ha buscado "espacios donde no había estado", y ha acabado transitando por su infancia, una etapa que hasta ahora había obviado.

En esta tarea, reconoce la influencia de los poetas de la conciencia crítica -uno de los cuales, su amigo Antonio Orihuela, ya ha dado "el visto bueno" al libro- y, en lo estilístico, de las formas de escritura que imperan en las redes sociales, dando como resultado una obra repleta de "frases cortas y lapidarias".

Sobre el título, bromea con que basta mirar su esbelta figura para entender que Niño de Elche no comparte los postres, aunque rechaza la idea de que la literatura sea un postre de su carrera como músico.

"Todo lo que hago son primeros, al final. Aún no sabemos cuál será el postre", ironiza el cantaor, ferviente defensor del discurso por encima de las herramientas, y que cree que, de igual modo que "la música ha recaído en estos textos", estos textos "tendrán su espacio en la música o en el discurso que establezca de ahora en adelante".

Danza, performance, música, flamenco, artes visuales y ahora literatura, Niño de Elche reconoce que, en el último año, también lo ha intentado sin éxito con la pintura, aunque lo más inmediato que tiene por delante es volver al estudio a grabar un nuevo disco, que supondrá una nueva ruptura, esta vez con respecto a "Voces del extremo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha