eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Fuga de cerebros electrónicos

El relevo de Óscar Mulero, José Padilla y Raúl Orellana es una generación perdida que triunfa en el extranjero y pasa desapercibida en nuestro país

- PUBLICIDAD -
John Talabot

John Talabot

Era de prever, pero el informe anual de Fundación SGAE lo ha confirmado: la entrada en vigor del IVA cultural ha supuesto un golpe durísimo para la industria que más hace por esa “marca España” que supuestamente debemos defender con uñas y dientes. Y lo peor es que no se trata ni mucho menos del único problema al que se enfrenta la música en directo: lo complementan la prohibición del acceso a menores a conciertos, la aplicación caprichosa de una restrictiva ley de aforos y concesión de licencias, el agravio comparativo con cines, bares y restaurantes en lo relativo al tipo impositivo en barras, etc.

El sector se hunde, pero hay quien encuentra una salida en las ventajas de la aldea global. España goza de una larga tradición exportadora en el terreno de la música de baile, desde nombres puntuales como Barrabás o Elkin & Nelson en los años de la explosión disco a DJs de reputación internacional como Óscar Mulero, José Padilla -autor de los recopilatorios Café Del Mar- o un Raúl Orellana pendiente de reivindicación. También se han vivido en este país fenómenos como la Ruta Destroyer, el sonido Ibicenco o el Sónar, un festival reverenciado a escala planetaria.

Hasta contamos con algunos artistas claves en el desarrollo de subgéneros electrónicos, desde Esplendor Geométrico en el terreno de la música industrial al pionero de la electroacústica Francisco López. Son nombres que casi pueden recitarse como la alineación de una escuadra mítica, habituales a la hora de pasar revista a los hitos de la música española de los últimos treinta años, pero que empiezan a tener relevo en una nueva generación de nuevos productores.

Ascenso y ascenso de John Talabot

El caso más obvio es el de John Talabot, cuyo primer álbum ƒIN publicado por el sello de Munich Permanent Vacation fue el pasado 2012 uno de los discos de referencia en la práctica totalidad de publicaciones internacionales especializadas.

El productor y DJ barcelonés recogió el testigo de El Guincho y Delorean, los primeros en hacerse un hueco en el complejo mercado anglosajón y más orientados al pop pero igualmente tocados por el virus bailable, con guiños explícitos al sonido balearic. El resto de la lista incluye nombres más valorados fuera de nuestras fronteras: Alex Under (que edita en sellos de referencia como Soma o Bpitch Control), bRUNA, Undo, Dosem, Strand, Tadeo, AFFKT, Mwëslee, Niño, Sistema, Cora Novoa, Aster, Pablo Bolívar, Marc Piñol (DJ de Mierda, cada vez más volcado en su carrera como productor) o el veterano Henry Sáiz, un icono en el mercado del sudeste asiático. Y, por supuesto, los dos nombres que motivan estas líneas BFlecha y Pional.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha