eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Serge Haroche: "En China están obsesionados con ganar premios Nobel"

- PUBLICIDAD -
Serge Haroche: "En China están obsesionados con ganar premios Nobel"

Serge Haroche: "En China están obsesionados con ganar premios Nobel"

Serge Haroche, premio Nobel de Física en 2012, ha reclamado hoy una mayor implicación de los países en investigación básica y ha defendido la importancia de las sociedades libres y la combinación de las distintas ciencias con las artes y las humanidades.

Sólo de este modo, ha sostenido en Santiago de Compostela, donde mañana ofrecerá una conferencia sobre la relación entre la investigación básica y la innovación tecnológica, podrán obtenerse resultados aplicados y beneficiosos para toda la humanidad.

"Fijaos en China, por ejemplo. Están invirtiendo un montón de dinero en investigación pero solo miran hacia un aspecto determinado, mientras que los europeos, por ejemplo, cuidan la ciencia básica también", ha asegurado.

"(Los chinos) Están obsesionados con ganar premios Nobel -ha continuado-. Cada vez que voy me preguntan cuándo creo que ganarán uno. La última vez que estuve, tuve la oportunidad y hay que hacerlo, es importante, les dije: Pero si ya tenéis uno, en la cárcel, un premio Nobel de la Paz (Liu Xiaobo). Murió la pasada semana y dos días después lanzaron sus cenizas al mar como hizo Estados Unidos con Bin Laden".

Por este motivo ha considerado que uno de los grandes "activos" de Europa es "la libertad, de expresión, de opinión, de pensamiento", ha explicado, y ha señalado también esta cuestión como una de las diferencias entre China y Japón, un país "diez veces" menor que sin embargo cada año tiene algún ganador de Nobel, ha dicho.

Haroche ha cargado contra los políticos, en general, por su "cortedad de miras" hacia la ciencia básica, ya que su ciclo generalmente es el electoral, con uno o dos años de recorrido, por lo que pretenden obtener resultados rápidos y aplicaciones que den dinero ya.

Y, sin embargo, ha explicado, los tiempos de la ciencia y de la investigación básica son otros, pueden llevar décadas.

Además, ha advertido, los trabajos de los investigadores pueden no llevar a un resultado concreto inmediato o en el corto plazo o acabar teniendo aplicaciones impredecibles.

"Si se deja de hacer ciencia básica se destruye el campo de posibles aplicaciones posteriores. Deberíamos hacer ver esto a los políticos", ha incidido Laroche, que a modo de anécdota ha mencionado distintos descubrimientos como los Rayos X, el láser y otros cuyos autores jamás sospecharon la utilidad que tendrían.

En su opinión, la "obligación" de los países es financiar la ciencia básica y buscar en las empresas dinero privado para desarrollar aplicaciones.

"A veces les dan a las empresas beneficios fiscales si hacen investigación aplicada pero usan estos beneficios para ahorrarse dinero y no para investigar. El Estado debe financiar la ciencia básica, dar incentivos a las empresas para que hagan investigación privada y comprobar que cumplen con sus obligaciones", ha incidido.

El científico ha pedido a los países que inviertan en ciencia básica, una inversión "de largo recorrido" y en la que los políticos no deberían pensar como gasto a corto plazo, ha opinado, ya que eso supone "usar los términos incorrectos".

Ha puesto como ejemplo el cambio climático, otro tema de largo recorrido y cuyos malos efectos aún tardarán décadas en manifestarse más claramente.

"Pero los políticos no se preocupan de décadas, sino que piensan a uno o dos años vista", ha concluido.

En su intervención ante los medios ha destacado la importancia de la Unión Europea, en particular del Consejo Europeo de Investigación -(ERC) en sus siglas en inglés- que ofrece becas y de algún modo sustituye el papel de los países.

Además, ha llamado la atención sobre el brexit, ya que Reino Unido es un país muy importante para la ciencia en Europa y es preciso que siga habiendo colaboración.

Haroche recibió el Premio Nobel en 2012 junto con David J. Wineland por descubrir unos innovadores métodos experimentales que permiten la medida y la manipulación de sistemas cuánticos individuales.

Sin embargo, ha avisado de que aplicaciones futuras como el ordenador cuántico están "aún muy lejos" porque como idea teórica y a pequeña escala es "fantástica" pero "nadie sabe aún cómo dar el salto" para hacerlo a gran escala.

Además, ha señalado, igual que ha ocurrido con otros científicos del pasado y sus trabajos, todavía hoy se desconocen los usos futuros de la cuántica.

También ha aludido a cuestiones como la teletransportación gracias al uso de la cuántica y se ha referido a ella con cierta ironía.

Ha dicho que no la ve posible y que es preciso tener en cuenta que "el original se destruye. Esto no es como el fax en el que el original se conserva y sale una copia en otro lugar, por lo que habría que fiarse mucho de la máquina", ha bromeado.

Ha alabado el papel de la Fundación Nobel por el papel de divulgación que hace, no sólo de la Ciencia, sino también de las Artes y las Humanidades o la Paz, uno de los aciertos, en su opinión, y que contribuye a que en todo el mundo se reconozca a los ganadores y se potencien las actividades que éstos representan.

Como anécdota, dos jóvenes que concluyeron el Camino de Santiago se acercaron al profesor Haroche en la plaza del Obradoiro, donde también está el Rectorado de la Universidad de Santiago de Compostela y le pidieron hacerse una foto con él: "¿Es el Nobel, no?", dijo uno de ellos, que explicó que eran ingenieros y conocedores de sus trabajos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha