eldiario.es

Menú

València prevé sacar 500.000 euros a gasolineras y compañías de suministros por el uso del subsuelo

El Ayuntamiento aprueba una nueva tasa que deberán abonar las diferentes empresas de hidrocarburos y suministros el año que viene.

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ha anunciado que los impuestos y tasas quedan congelados de cara al próximo ejercicio.

- PUBLICIDAD -
Algunas gasolineras ya no cuentan con empleados para echar gasolina o cobrar su precio.

Surtidores de una gasolinera

La Comisión de Hacienda del Ayuntamiento de València ha aprobado este lunes las Ordenanzas Fiscales para el año 2018.

El Gobierno Local mantendrá congelados los impuestos y tasas, tal como ha adelantado el concejal delegado de Hacienda, Ramón Vilar, al término de la reunión de la Comisión.

"La noticia de la propuesta de impuestos y tasas para 2018 es que no habrá variación en ellas, es decir, que seguirá la congelación de tasas e impuestos el año que viene".

El concejal de Hacienda, Ramón Vilar, ha adelantado las grandes líneas de las Ordenanzas Fiscales para 2018, que se están elaborando en la actualidad.

Estas ordenanzas incluyen una novedad, que es la inclusión de una tasa por la utilización y aprovechamiento privativo y especial del dominio público por la instalación de energía eléctrica, gas e hidrocarburos en el subsuelo de la ciudad.

"No es una tasa que afecte directamente a los ciudadanos –ha subrayado Vilar- sino a las grandes compañías de distribución", y se calcula que la recaudación por este concepto estará alrededor de los 500.000 euros.

"Vamos a ver cómo se comporta esta herramienta –ha explicado el concejal- y a actuar con prudencia presupuestaria".

En su conjunto, la Ordenanza Fiscal General tampoco sufre ninguna modificación, más allá de alguna cuestión de redacción para clarificar elementos que pudieran resultar confusos.

Respecto al Impuesto sobre Bienes Inmuebles, el IBI, el Gobierno Local realizará de nuevo, como cada año, una bajada del tipo municipal, con el objetivo de que esta rebaja absorba el incremento en el impuesto que establece el Ministerio de Hacienda.

"Concretamente, el valor catastral incrementado por el Ministerio es del 4% -ha explicado Vilar- y, para compensar la subida, nosotros rebajamos nuestro tipo en el uso residencial el 0,75%, con lo que logramos que quede congelado".

De hecho, si el Ayuntamiento no aplicase esta rebaja y aceptara el aumento de valores catastrales que propone el Ministerio, "la subida lineal del IBI en València sería del 4%, pero no será así”, ha asegurado Ramón Vilar. Con estas condiciones, la estimación recaudación del IBI prevista para 2018 rondará los 220 millones de euros".

Además de las previsiones de recaudación del IBI, el concejal de Hacienda ha adelantado otras estimaciones para el ejercicio 2018.

Entre ellas, sobre el Impuesto de Actividades Económicas, IAE, cuya recaudación se espera que esté en torno a los 21 millones de euros; o el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, cuya recaudación bajará como consecuencia de la aplicación de bonificaciones a los vehículos híbridos y de baja contaminación que, ha asegurado el delegado, cada vez más numerosos en el parque móvil de la ciudad.

Vilar ha defendido la política fiscal sobre los elementos de movilidad, pese "a quienes nos critican y dicen que hacemos una gran presión fiscal sobre los conductores de la ciudad: yo puedo asegurar que  el parque móvil de València ha aumentado en 5.000 unidades entre automóviles y motocicletas. Y, pese a ello, la recaudación prevista para el año que viene es un tanto inferior a la de este ejercicio".

De hecho, en las tarifas fiscales sobre los turismos, por ejemplo, València se sitúa
en porcentajes muy inferiores a otras ciudades: Madrid tiene una presión fiscal un
2,8% superior a la nuestra; Barcelona, un 7% más; Málaga, un 8%; Sevilla, un 6%; y
Zaragoza, un 10% mayor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha