eldiario.es

Menú

El PP de Barberá trituró, tras perder las elecciones en 2015, documentos de la fundación que pagó a Nóos

La investigación del caso Taula revela que Turismo Valencia compró trituradoras un mes antes de los comicios y contrató a una empresa para destruir documentos cuando ya las había perdido

- PUBLICIDAD -
Imagen de la factura de las trituradoras compradas por la fundación

Imagen de la factura de las trituradoras compradas por la fundación

Los movimientos que se realizaron dentro de la Fundación Turismo Valencia poco antes y después de las elecciones avivan las sospechas sobre la financiación irregular de la candidatura del PP, que encabezaba Rita Barberá, en la ciudad de Valencia en 2015.  Las investigaciones de la operación Taula que afectan a esta fundación han sacado a la luz la destrucción de documentos que se habría realizado durante los últimos coletazos de la era de gobierno del PP en València y cuando ya había perdido el poder.

La Fundación Turismo Valencia entregó el 18 de enero un informe solicitado por el juez que instruye la causa en el que se pedía documentación que podría acreditar el desvío de dinero público a la caja 'b' del PP vinculado a supuestos trabajos que tendría que haber hecho la empresa Laterne. No obstante el informe ha mostrado que no hay información al respecto, pero destaca especialmente la documentación surgida acerca de destrucción de documentos.

Se han facilitado, así, albaranes de compras de máquinas trituradoras de documentos (dos Rexel Auto+500X) por un valor de 2.057 euros, compra realizada un mes y medio antes de elecciones, el 7 de abril de 2015. Y por otra parte la contratación de la empresa Destrupack para la destrucción de "24 cajas de documentación", con un peso de 263 kg, que generó una factura más discreta, 60,75 euros, trabajo que se realizó a finales de julio, cuando empezaba a asentarse el nuevo poder en el Ayuntamiento.

La principal interrogada para redactar este informe sobre las facturas de Laterne fue la ex subdirecotra de Administración, Loles Edo, que aseguró no haber tenido tiempo de buscar los archivos digitales y desconocía dónde podía estar toda la información física sobre la empresa, además de añadir que no era su competencia saber el objeto de los contratos. 

Preguntada sobre la destrucción de archivos sobre Laterne aseguró que no lo recordaba, y cuestionada más concretamente sobre las máquinas trituradoras y la contratación de Destrupack afirmaba no conocer el contenido de dicha documentación -pese a reconocer que fue ella misma quien dió la orden y es quien firma la factura de compra de la maquinaria- pero que probablemente fuera material promocional turístico obsoleto.

La Fundación Turismo Valencia ha estado bajo la lupa de la justicia ya que en su día fue señalada como pagadora de Nóos y por la que fue acusado y absuelto el exconcejal Alfonso Grau, que fue su presidente con Rita Barberá de alcaldesa.

No obstante no es la única fundación bajo sospecha de haber destruído material comprometedor, ya que dirigentes del gobierno del Botànic que se han hecho cargo de la gestión de diversas de estas entidades ya han denunciado la falta de documentación en los archivos administrativos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha