eldiario.es

Menú

La estrategia del silencio de los ultras ante las agresiones televisadas del 9 de octubre

Los exjefes de Yomus y la Curva Nord se niegan a declarar ante del juez alegando que les falta conocimiento de la causa y que podría perjudicar sus intereses

Decenas de fotos y vídeos evidencian las agresiones y la organización previa para reventar la manifestación por la lengua de la Comisión 9 d'Octubre

- PUBLICIDAD -
Alfarrasí, en el centro con chaqueta azul, antes de acudir a su citación judicial.

Alfarrasí, en el centro con chaqueta azul, antes de acudir a su citación judicial. Europa Press

Los dos cabecillas de los ultras de extrema derecha que protagonizaron las agresiones a los asistentes a la manifestación por la lengua el pasado 9 de Octubre en Valencia se han negado a declarar ante el juez y las partes. Vicente Estruch, alias Alfarrasí y líder de Yomus, y Javier Cervera, quien dimitió como presidente de la Curva Nord tras ser "cazado" capitaneando las acciones violentas, han sido los primeros en se citados a declarar y han optado por la estrategia del silencio para afrontar el complicado proceso penal.

Javier Cervera se ha negado esta mañana a ser interrogado por el juez, la fiscal y las partes. El joven no ha dado pie a la preguntas después de que el juez instructor, Vicente Ríos, le relatara los hechos de los que se le acusa. Ríos le ha explicado que se le observa en las imágenes agrediendo a una pareja que cayó al suelo y que fue pateada por media docena de ultras. Además, le ha recordado que durante los momentos de los ataques iba tapado, un hecho que en este tipo de casos se considera un agravante.

También se negó a declarar el pasado viernes 1 de diciembre Alfarrasí, cuyo abogado había pedido dos días antes tiempo para poderse estudiar la causa. Los motivos que alega la defensa del líder de Yomus es que "no interesa declarar en estos momentos" y que necesita más tiempo para verse toda la causa. "Lo único que he visto son vídeos de una banda de guarros gritando visca Terra Lliure", asegura, al tiempo que defiende que su cliente no golpeó a nadie. Pese a esta negativa a responder a la juez, Vicente Estruch se dejará interrogar en un futuro para poder defenderse.

La gran cantidad de evidencias sobre las agresiones y los movimientos anteriores complican la defensa de los acusados. Y eso que todavía faltan los vídeos de las cámaras de seguridad de tráfico de la Policía Local de València. Que pueden acabar de acreditar cómo empezaron los ataques y todos los que participaron. De momento los imputados son 17.

Mientras la investigación judicial continúa en marcha, la semana que viene está citado a declarar Néstor Franco, uno de los ultras con antecedentes que golpeó al fotoperiodista de El País, siguen apareciendo nuevos vídeos en la que se ve la llegada organizada de los Yomus a la contramanifestación no autorizada que reventó la manifestación por la lengua organizada por la Comisión 9 d'Octubre.

En las imágenes se observa como miembros destacados de Yomus y Curva Nord, las peñas que ocupan la grada joven del València CF, llegan a la manifestación y empiezan los ataques contra los manifestantes concentrados en la plaza Sant Agustín de València. Sería todo una operación orquestada y premeditada para impedir una manifestación autorizada y legítima.

En la instrucción será clave si el juez, la fiscal y las acusaciones son capaces de demostrar que las agresiones se realizaron por motivos ideológicos. De hecho, uno de los delitos más importantes que se les imputan es contra los derechos de los trabajadores. Además y como le recordó el juez a Javier Cervera, varios de los agresores iban tapados con pasamontañas o capuchas, lo que podría complicar aún más su situación penal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha