eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Fernández Díaz inaugura las salas de asilo fronterizas antes de legalizar las expulsiones inmediatas

El ministro del Interior asegura en su visita a Ceuta que las salas son un nuevo "impulso" al respeto de los derechos humanos en las fronteras de las ciudades autónomas

Fernández Díaz ha defendido a su vez la legalización de las devoluciones inmediatas en frontera,  que vulneran la legislación internacional de asilo

Las personas de origen subsahariano no tienen acceso a las nuevas salas de petición de asilo, según los datos de Acnur

- PUBLICIDAD -
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su recorrido del perímetro fronterizo del Tarajal en Ceuta. / EFE.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en su recorrido del perímetro fronterizo del Tarajal en Ceuta. / EFE.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha inaugurado las oficinas de asilo en Ceuta y Melilla donde se podrán formalizar solicitudes de protección internacional para su tramitación por la vía del procedimiento en frontera, donde las personas de origen subsahariano no tienen acceso por le momento. La presentación se produce semanas antes de la inminente aprobación de la enmienda que pretende legalizar las devoluciones en frontera, algo que incumple la legislación de asilo española y europea si se realizan sin identificación previa.

Fernández Díaz visitó este lunes Ceuta para inaugurar la sala levantada en el puesto fronterizo del Tarajal. El ministro ha definido las nuevas oficinas como un nuevo "impulso" al respeto de la protección de los derechos humanos en las fronteras de las ciudades autónomas, al tiempo que ha defendido la próxima reforma que pretende legalizar las expulsiones inmediatas en las vallas de Ceuta y Melilla. En relación a ella, el titular de Interior ha dicho que "cumple escrupulosamente con nuestra Constitución y todos los convenios internacionales".

"Ha sido aprobada por el Senado, falta su ratificación definitiva previsiblemente por el Congreso la semana que viene y ahí se prevé que las personas que tienen derecho a solicitar protección internacional lo podrán hacer de manera especial en las fronteras de Ceuta y Melilla, por lo que nos hemos anticipado en ocho o diez días a esa previsión legal".

El Ministerio del Interior anunció la apertura de salas de asilo en los puestos fronterizos de las ciudades autónomas en las semanas posteriores a la decisión del Partido Popular de incluir la legalización de las devoluciones en caliente en Ceuta y Melilla en una enmienda a la Ley de Seguridad Ciudadana. El departamento que dirige Jorge Fernández Díaz comprometió estas instalaciones para dar respuesta a quienes quieren solicitar protección internacional, algo que sólo podía hacerse una vez hubieran entrado en el país. Desde Acnur insisten en que toda persona debe tener derechoa a solicitar asilo independiemente del método de entrada.

Ahora, la reforma de Extranjería toca a su fin, tras ser refrendada este jueves en el Senado y a falta del último visto bueno del Congreso. El texto definitivo incluye la previsión de que se pueda solicitar asilo o protección internacional en las oficinas creadas ad hoc de los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla. Al contrario de lo que había prometido Interior, no comtempla la obligación de crear un protocolo sobre el proceder de las fuerzas del seguridad en las devoluciones en frontera que permite la ley.

La oficina ya inaugurada en Ceuta estará atendida por 15 funcionarios en cinco turnos de tres policías cada uno de ellos, así como también habrá abogados del turno de oficio y los traductores que fueran necesarios. Los potenciales refugiados podrán formalizar su petición ante la Policía Nacional, que controla estos puestos fronterizos y que seguirá el procedimiento de asilo denominado "en frontera", un trámite abreviado que rige en los aeropuertos internacionales. Mientras se resuelve la admisión, el solicitante podrá residir en el CETI o en un domicilio privado, según anunció Interior.

Desde varias organizaciones, como la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) y la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur), denuncian que los ciudadanos subsaharianos no tienen acceso a estas salas de protección, por lo que deben recurrir a formas de entrada irregular para entrar en España.

El ministro ha apuntado en el pasado que "lo cierto es que las personas que intentan entrar ilegalmente en España a través de los perímetros fronterizos no piden asilo, no tienen derecho a asilo, son inmigrantes por razones económicas y sociales, que es dramático, pero no les legitima para pedir asilo". Según varios expertos en Derecho contactados por eldiario.es, el derecho al asilo no puede restringirse al método de entrada en un país e insisten en la ilegalidad de limitar este derecho siguiendo este criterio.

Según los datos que maneja el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el 60% de las personas que saltan las vallas de Ceuta y Melilla son potenciales refugiados.

Recorrido por la frontera

En su visita a Ceuta, el ministro del Interior saludó a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil del puesto del Tarajal, donde trabajaron el 6 de febrero de 2014 los 16 agentes imputados por la muerte de 15 personas que intentaban llegar a España, quienes prestaron declaración durante la primera quincena del mes de marzo. Fernández Díaz recorrió este perímetro fronterizo con varios mandos de ambos cuerpos y saludó a los agentes en servicio del puesto.

Según han afirmado fuentes de Interior a eldiario.es, se trata de "un saludo de cortesía con los agentes que se encuentran de servicio", no una reunión especial con los agentes imputados por las muertes de Ceuta del 6 de febrero [los agentes llamados a comparrecer ante la jueza pertenecían a dos unidades: una con base en la ciudad autónoma y otra en Sevilla].

En cuanto a la inauguración de la oficina de asilo en Melilla,  el ministro dle Interior ha presentado estas dependencias junto a la representante de Acnur en España. Fernández Díaz  ha afirmado que se trata de "un paso muy importante en la protección de los derechos humanos a la hora de facilitar el acceso al procedimiento internacional en frontera".

El titular de Interior ha mantenido un encuentro con varios mandos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, cuerpo al que pertenecen ocho agentes imputados por su supuesta relación con las agresiones espetadas a un inmigrante en la valla melillense, que fue devuelto en caliente tras quedar aparentemente inconsciente.

En el viaje a las ciudades autónomas, el ministro ha mantenido encuentros con los presidentes de los territorios, Juan Jesús Vivas (Ceuta) y Juan José Imbroda (Melilla).

Refuerzo de 80 policías y guardias civiles a Melilla

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado esta mañana la llegada a Melilla de "más de 80 efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" que "en los próximos meses" se incorporarán a las plantillas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil de Melilla, según ha anunciado la institución a través de un comunicado.

"Conocemos la necesidad de potenciar las dotaciones de las plantillas de Melilla y por esta razón el mes que viene se producirá el anuncio de 50 vacantes por parte de la Dirección General de la Guardia Civil. En mayo se proveerán esos destinos y, finalmente, está previsto que en junio esos 50 nuevos guardias civiles se incorporen a la plantilla de Melilla reforzando los efectivos existentes", ha afirmado Fernández Díaz.

El presidente de Melilla anunció este lunes que reiteraría la ministro su petición sobre crear un puesto fronterizo más en la ciudad autónoma, que sería el quinto, y la necesidad de aumentar la dotación de agentes en Melilla.

Más de 1.300 peticiones de asilo en Melilla y ninguna de subsaharianos

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha actualizado en su visita a Melilla la cifra de peticiones de protección internacional que ha recibido la Oficina de Asilo de la ciudad autónoma desde septiembre, fecha en la que inició su actividad. Desde entonces, un total de 1.350 personas han solicitado protección internacional, la inmensa mayoría procedentes de Siria y en mucha menor medida de Palestina e Irak. Ninguna de ciudadanos de origen subsahariano.

Ante la inexistencia de peticiones de protección de ciudadanos de países subsaharianos —que ya denunciaban varias organizaciones sociales y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur)—, que son los que mayoritariamente saltan la valla, el titular de Interior ha zanjado que estas personas "son inmigrantes por razones económicas y sociales" y por tanto no cumplen con los requisitos para la protección internacional de concesión de asilo "aunque en ambos casos se vean en la necesidad de salir de sus países de origen".

"Si evidentemente consideran que tienen derecho a asilo, lo que tienen que hacer es dirigirse a esta oficina de asilo que acabamos de inaugurar", ha expresado el ministro del Interior. Sin embargo, Marruecos impide el paso en la frontera a los subsaharianos, dado que no cuentan con la documentación necesaria.

Ante tal situación, Fernández Díaz ha respondido que "no puedo interferir ni responder en la soberanía de otro Estado; yo respondo de la soberanía de España y de las obligaciones de España para facilitar el cumplimiento de las obligaciones de España y para facilitar el ejercicio del derecho de petición de asilo de aquellas personas que lo tengan, hoy hemos inaugurado estas instalaciones".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha