eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Made in Bangladesh

Más de 300 personas muertas y miles de heridas en el desplome de un edificio en Bangladesh.

En él se albergaban talleres textiles que fabricaban prendas para empresas como Primark o Mango.

- PUBLICIDAD -
Al menos 76 muertos en el derrumbe de un edificio en Bangladesh

Al menos 76 muertos en el derrumbe de un edificio en Bangladesh

Probablemente lo olvidaremos en dos días, pero no deberíamos. El miércoles se colapsaba un edificio de 8 plantas al norte de Daca, la capital de Bangladesh. Eran las 9 de la mañana y en su interior había miles de personas, la mayoría trabajadores de los varios talleres textiles que albergaba el edificio. Más de 300 personas han muerto y los heridos se cuentan a miles. El origen del desplome parece ser las deficiencias estructurales del edificio.

Entre los escombros, donde los que bomberos y el ejército siguen rescatando gente, se han encontrado etiquetas, prendas y documentación que relacionan los talleres con varias conocidas marcas de moda, como la irlandesa Primark, la española Mango o la francesa Bonmarché, entre otras.

Sus reacciones no se hicieron esperar. Mientras en Bangladesh sumaban muertos e intentaban rescatar heridos, varias de estas empresas confirmaron su relación con los talleres, expresaron su tristeza y consternación por los hechos y transmitieron sus condolencias a los familiares de las víctimas. Mango añadió que esos talleres no fabricaban para ellos, que simplemente les habían pedido unas muestras. Veinticincomil.

La segunda mayor industria textil del mundo

Bangladesh es el segundo exportador textil del mundo, solo superado por China. En los últimos años son muchas las marcas de moda occidentales – H&M, Inditex, C&A, Primark o Mango, por mencionar sólo algunas- que han decidido fabricar allí parte de sus prendas. Una de las principales razones son los bajos costes de producción. El salario mínimo en el país, el que cobran muchas de las personas que trabajan en la industria textil, es el equivalente a 30 euros al mes. El precio de un par de camisetas de alguna de estas marcas.

Por desgracia son horrores como el de ayer los que han arrojado algo más de luz sobre la procedencia de la ropa que tantas veces nos ponemos sin pensar. La muerte de 111 trabajadores, en su mayoría mujeres, en noviembre de 2012 a causa de un incendio en otra fábrica de ropa fue una de las más sonadas. Aquella fábrica no contaba con equipos contra incendios y las salidas de emergencia estaban cerradas. Cuando el humo empezó a extenderse, los supervisores ordenaron a las trabajadoras que permaneciesen en sus puestos. Esa tragedia hizo obvio lo que ONG como la Campaña Ropa Limpia llevan años denunciando: las penosas condiciones de trabajo y de seguridad de los trabajadores de esta industria en muchos países, y la responsabilidad de las marcas que contratan con los talleres en esos países en mejorar la seguridad de los trabajadores. Son ellas las que hacen los encargos, y por ello el poder de cambiar a mejor muchas cosas en sus proveedores.

En aquel caso, algunas empresas cuyas prendas se fabricaban en el taller (como C&A o El Corte Inglés) se comprometieron a pagar una indemnización a las familias de las personas afectadas. A principios de este año Inditex hizo lo mismo en otro incendio similar.

Y esa compensación es importante para los hijos y las familias de esos trabajadores. Pero tan importante como esa compensación es prevenir desastres como éste. La Campaña Ropa Limpia, junto a sindicatos y organizaciones locales están luchando para que las marcas occidentales que se nutren de ropa fabricada en Bangladesh se adhieran al Acuerdo de Seguridad para Edificios y Contra el Fuego (Bangladesh Fire and Building Safety Agreement).

Compañías como la estadounidense PVH Corp (dueña de Calvin Klein y Tommy Hilfiger) ya lo han hecho. El acuerdo implica inspecciones independientes de los edificios, formación en derechos de los trabajadores o la revisión de los estándares de seguridad en las fábricas, entre otros. Las organizaciones esperan que este programa sirva para salvar cientos de vidas.

Y yo ¿qué hago?

Es verdad, ni tú ni yo solos podemos solucionar un problema tan grave como éste. Pero podemos dar algunos pasos:

  • Entra y firma la campaña iniciada ayer mismo por el presidente del un sindicato de trabajadores textiles de Bangladesh y reclama a Mango y demás marcas implicadas en el desplome que paguen una compensación a las familias de las víctimas y se adhieran al Acuerdo de Seguridad mencionado arriba.



- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha