eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Limpiadoras griegas celebran su readmisión entre protestas contra Eurogrupo

- PUBLICIDAD -
Grecia pagará mañana al FMI 750 millones de euros

Grecia pagará mañana al FMI 750 millones de euros

En medio de las protestas contra el Eurogrupo para exigir un alivio de la deuda griega, las limpiadoras despedidas del Ministerio de Finanzas, un símbolo de resistencia frente a las políticas de austeridad, celebraron hoy su readmisión.

"Me siento orgullosa porque una lucha que duró 22 meses ha terminado con éxito", dijo a Efe Evangelina Alexaki, una de las representantes de las 595 mujeres que fueron despedidas hace más de un año, durante el Gobierno del conservador Andonis Samarás.

"Volvemos a casa con la dignidad que intentaron quitarnos, porque cuando un trabajador pierde su trabajo a nuestra edad, también pierde la dignidad", añadió Alexaki visiblemente emocionada.

A las puertas del Ministerio de Finanzas, sede del campamento que han mantenido en señal de protesta durante todo este tiempo, las limpiadoras celebraron desde primeras horas de la mañana que para la mayoría de ellas la lucha había llegado a su fin.

"He dado un ejemplo a mis tres hijas de que hay que resistir cuando te quitan un derecho", declaró otra de las limpiadoras, Maria Trianti.

Festejaban la ley de la reforma administrativa aprobada recientemente por el Parlamento griego, según la cual serán contratados de nuevo 3.928 empleados públicos cuyos despidos fueron declarados inconstitucionales por el Tribunal Supremo.

Tanto Trianti como Alexaki explican que esta experiencia les ha hecho ver que es necesario organizarse para ayudar a solucionar otras luchas sociales.

"Hay mucha gente que necesita ayuda, mujeres víctimas de violencia y niños en riesgo de exclusión. Podemos organizar comidas comunes para los que tienen hambre, tenemos muchas cosas que hacer", sentenció Trianti.

Las limpiadoras llenaron la jornada con música, con la emisión en directo de un programa especial de la radio "Sto Kokkino" (El rojo), afín al partido gobernante Syriza, y organizando una cena popular para todas aquellas personas que aseguran que han estado a su lado durante todo el periodo de reivindicación.

Incluso algunos miembros del Gobierno pasaron a visitarlas, como el viceministro de Reforma Administrativa, Yorgos Katrúgalos, la viceministra de Finanzas, Nadia Valavani, que llegó al ministerio con dos cajas de dulces, y el ministro del Interior, Nikos Vutsis.

A su llegada, Vutsis enfatizó en declaraciones a los medios que "la lucha de las limpiadoras fue una lucha con superioridad ética frente a las políticas que destrozan vidas humanas".

"El Gobierno tiene una tarea muy difícil. Trabajamos no simplemente para recolocar a unos miles de personas, sino que luchamos para restablecer el trabajo, para salir de la Edad Media laboral en la que estuvimos en los últimos años, algo que solo podrá ocurrir si hay un acuerdo honesto con los acreedores", añadió el ministro.

Y es que no todas las limpiadoras van a ser readmitidas, sino solo aquellas que contaban con contratos indefinidos, algo para lo que el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, se comprometió hoy a buscar una solución.

"A estas señoras que el Estado mantuvo durante años como rehenes laborales, antes de sacrificarlas para conseguir los objetivos de 'ajuste', quiero expresarles mi solidaridad y decirles que estoy comprometido con encontrar una solución en cooperación con los Ministerios de Interior y Reforma Administrativa", dijo en un comunicado antes de participar en la reunión del Eurogrupo celebrada hoy en Bruselas.

"Les recordamos que nuestro Gobierno tiene otra percepción de lo que significan las reformas y que nuestras reformas no tienen relación alguna con las prácticas que contribuyeron durante décadas al subdesarrollo del país", aseguró el titular de Finanzas en ese mismo texto.

Mientras las limpiadoras celebraban su readmisión, unas quinientas personas se reunían enfrente de la Universidad de Atenas, con motivo de la cita del Eurogrupo, para reclamar una quita de la deuda griega.

Nikos, un estudiante de 24 años de edad, se manifestó en declaraciones a Efe en contra del pago pendiente de la deuda, cuyo próximo tramo el Gobierno deberá afrontar mañana y consta de 750 millones de euros al FMI.

"Lo que debemos hacer de inmediato es cancelar la deuda y nacionalizar los bancos y las mayores empresas", remachó Nikos.

Gerard de Josep

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha