eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Londres logra reducir a 1.000 millones y retrasar su pago adicional a la UE

- PUBLICIDAD -

Reino Unido logró hoy el apoyo de sus socios europeos para que la Comisión Europea (CE) reduzca a la mitad, hasta 1.000 millones de euros, su pago adicional al presupuesto europeo de este año, que además podrá desembolsar a plazos y sin intereses hasta el 1 de septiembre de 2015.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, el Ecofin, cerraron un acuerdo político para dar más margen a Londres y a otros países, como Holanda, Malta o Chipre, para pagar sus facturas, que en principio debían abonar hasta el próximo 1 de enero.

Tras constatar que las contribuciones adicionales solicitadas este año son "sustanciales" y que el plazo para pagarlas es "corto", los ministros cerraron este acuerdo político, según el texto de conclusiones del Ecofin, con el beneplácito de la CE, que reconoce que las cantidades solicitadas son "extraordinarias".

"Hemos reducido la factura a la mitad, la hemos retrasado, no pagaremos intereses y si hay errores en las cuentas, nos devolverán nuestro dinero", se felicitó el ministro de Finanzas británico, George Osborne, al término de la reunión.

Osborne aseguró que Reino Unido ha pasado de tener que pagar unos 1.700 millones de libras (2.125 millones de euros) a 850 millones de libras (algo más de 1.000 millones de euros).

"Los ajustes para Reino Unido quieren decir que tiene que pagar más, pero también que, como resultado de este aumento, el cheque británico aumentará y en este sentido, si se toman en cuenta los cálculos preliminares, creemos que (el pago) estará en torno a 1.000 millones de euros", explicó la vicepresidenta de la Comisión Europea para Presupuesto, Kristalina Georgieva.

"El cheque británico se aplicará por completo", recalcó Osborne, quien indicó que Londres pagará en dos desembolsos en la segunda mitad de 2015.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, indicó en un mensaje en su red social Twitter que el país "no pagará nada hasta el próximo julio", es decir, dos meses después de la celebración de las elecciones generales.

Los otros países que así lo deseen podrán pagar sus contribuciones a principios de diciembre, explicó Georgieva.

Italia desea que el pago que tiene que hacer, de 340 millones de euros, le sea contabilizado ya este año, mientras que Francia prefiere que los 1.016 millones de euros que le debe devolver Bruselas le sean desembolsados el próximo año, indicaron fuentes europeas.

Estas explicaron que ambos países han elegido hacerlo así para cuadrar mejor sus cuentas de este año y el próximo, aunque indicaron que las devoluciones y contribuciones serán "neutrales" respecto a los procedimientos abiertos contra países por déficit excesivo.

"Ha quedado claro que no va a haber ninguna implicación presupuestaria para el resto de países, ni tampoco consecuencias para el Procedimiento por Déficit Excesivo", explicó por su parte el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

Para efectuar el cambio de fechas límites para el pago, los países acordaron dar un mandato a la CE para que presente cuanto antes una modificación del reglamento comunitario que regula las contribuciones anuales al presupuesto de la UE, lo que podría suceder ya la próxima semana, según fuentes europeas.

Para evitar que vuelva a producirse una situación así, Georgieva indicó que propondrá establecer dos casos de "circunstancias excepcionales" en las que los países podrán retrasar los pagos.

Una de ellas será cuando el total de las contribuciones exigidas por la CE se eleve por encima de los 5.000 millones de euros o si un país debe pagar una cantidad elevada, según las fuentes europeas, aunque estas cifras deben aún concretarse.

Este año, la corrección ha llevado a Bruselas a pedir 9.528 millones de euros en total, muy por encima de la segunda mayor cantidad exigida por la Comisión a los países, 3.800 millones, en el ejercicio de 2007.

La revisión de las contribuciones de los países al presupuesto comunitario es un proceso anual, pero este año el resultado ha sido especialmente elevado porque el cálculo ha implicado una revisión de los datos de la renta nacional bruta desde 2002 para la mayoría de los países y desde 1995 para uno, pues se habían acumulado una serie de asuntos no resueltos durante los últimos años.

El nuevo método para calcular el PIB de los países no tiene ningún impacto en su contribución por riqueza nacional bruta hasta que la nueva decisión sobre recursos propios entre en vigor, probablemente en 2016.

El resultado de esta redistribución ha impactado de diferente manera en los países, ya que algunos recibirán dinero (como Alemania con 779 millones de euros o España con 169 millones) y otros, como el Reino Unido o Holanda, tienen que pagar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha