eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los empleados de T-Solar describen su difícil situación tras el ERE de extinción

- PUBLICIDAD -
Los empleados de T-Solar describen su difícil situación tras el ERE de extinción

Los empleados de T-Solar describen su difícil situación tras el ERE de extinción

Los empleados de T-Solar han vuelto a manifestarse frene a las instalaciones de la empresa en el Parque Tecnológico de Galicia (Ourense), para dejar constancia de la difícil situación que atraviesan y reclamar una vez más el mantenimiento de sus puestos de trabajo y la viabilidad de la empresa tras el expediente de extinción.

Entre una plantilla con una media de edad joven, hay padres y madres de familia, personas que han tenido que regresar a casa de sus padres o jóvenes que vinieron desde el extranjero con la intención de labrarse un futuro, que ahora ven incierto, según describen los afectados.

Es el caso de Rubén Conde y Miriam Conde, de 36 y 35 años respectivamente.

Él lleva cinco años trabajando en el departamento de logística y ella cuatro y medio en el área de recursos humanos.

Con un hijo de tres años, ahora ambos se quedarán sin empleo, "pero los gastos siguen corriendo".

"De gastos fijos tenemos que afrontar una hipoteca de 480 euros y la letra de un coche de 160", ha explicado a EFE Rubén Conde.

Antes de este trabajo, Rubén llevaba "10 años en otra empresa, que sigue funcionando, y estaba indefinido" mientras que su compañera "trabajaba en una autoescuela".

Pero pensaron "que esto tenía más futuro" ya que "en principio iba a mantenerse como mínimo hasta 2017".

Sin embargo ahora afrontan unas expectativas complicadas, confiesa Rubén, que señala que "algunos piensan en marcharse", mientras que ellos se ven "atados por la hipoteca".

En una situación similar se encuentra Francisco Javier Vila, de 32 años y cuatro como operario de producción de T-Solar.

También con un hijo, ha tenido que sacarlo de la guardería dentro de sus medidas de ahorro. Con el sueldo de su mujer, que trabaja como teleoperadora, deben mantener a flote su familia, afrontando una hipoteca "de 600 euros al mes".

Además, han renunciado a otras cuestiones que pueden parecer comunes en cualquier domicilio, y han tenido que vender un coche.

Francisco Javier ya estuvo afectado durante 7 meses por los eres temporales, tiempo en el que, ha explicado, también tuvieron ciertas complicaciones para cobrar, al igual que Sonia Álvarez.

Ella, una veterana que cumpliría en agosto 5 años en la empresa, ha tenido que volver a casa de sus padres desde que comenzaron los eres.

Cuando T-Solar inició su actividad en el año 2008 se perfilaba como una apuesta innovadora y de futuro para jóvenes cualificados, no solo ourensanos, afirman los trabajadores afectados.

Frorento Morel, ingeniero en I+D, llegó desde Francia a Galicia para realizar en la empresa del Parque Tecnológico las prácticas de su máster y finalmente se quedó.

Ahora, "solo me quedan 10 días de paro" con lo cual "si la empresa ya no nos paga este mes y antes de junio no he encontrado otro trabajo tendré que volver a Francia a casa de mis padres".

"Si los propios gallegos tienen que pensar en marcharse...", ha reflexionado.

Ante esta situación los trabajadores no dudaron en abuchear y recibir con pitidos a los administradores de la empresa a la entrada de la reunión que tenía con los representantes del Comité de Empresa.

Esta tarde, los empleados mantendrán otra reunión en la que decidirán qué medidas adoptarán para seguir defendiendo sus puestos de trabajo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha