eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El presidente del Banif pide calma y revela que hay seis interesados en el banco

- PUBLICIDAD -
El presidente del Banif pide calma y revela que hay seis interesados en el banco

El presidente del Banif pide calma y revela que hay seis interesados en el banco

El presidente del Banco Internacional de Funchal (Banif), Jorge Tomé, hizo un llamamiento a la tranquilidad al negar cualquier hipótesis de quiebra y anunció que existen seis inversores internacionales interesados en comprar la entidad.

En declaraciones a la cadena de televisión pública portuguesa divulgadas hoy, Tomé incidió en que la firma no se plantea cerrar sus puertas y pidió calma a todos sus clientes y depositantes.

Tomé admitió la retirada de "montantes de algún bulto" durante el día de ayer en algunas oficinas como consecuencia de la especulación sobre una posible intervención de la entidad.

El presidente del Banif subrayó que cuentan con una posición de "liquidez cómoda" y que tanto clientes como depositantes "pueden estar tranquilos".

"Tenemos seis candidatos (a comprar la entidad) y todo indica que recibiremos varias propuestas ya esta misma semana", explicó.

No obstante, reconoció que el proceso de venta del 60 % de las acciones de la firma, que actualmente está en manos del Estado portugués, se verá "afectado" por los rumores surgidos estos días.

El banco se desplomó ayer más de un 40 % en la Bolsa de Lisboa y sus acciones caían hoy un 12,5 % en el arranque de la sesión.

El Banif -considerado el octavo mayor banco del país por volumen de activos- fue una de las entidades lusas que recibieron fondos públicos durante la crisis, concretamente 1.100 millones de euros, de los cuales 700 se convirtieron directamente en acciones y 400 eran "CoCos" (un instrumento de capital híbrido).

De estos últimos, la entidad ya devolvió 275 millones de euros, pero falló el reembolso de los restantes 125 millones debido a que perjudicaría sus ratios de capital.

Su presidente, Jorge Tomé, argumentó que el descalabro sufrido por el Banco Espírito Santo (BES) que acabó con su intervención en agosto de 2014 también afectó a la entidad que dirige.

"Tuvo un impacto bastante negativo, fue por eso que el Banif no pagó este último tramo de 125 millones de euros", afirmó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha