eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

El futuro de los jóvenes agricultores

"Extremadura, según el último informe del FEGA, más del 80% de los perceptores de ayudas tiene más de 45 años, y no alcanzan el 1% los menores de 25".

 

- PUBLICIDAD -

Aunque  es alto el límite para ser joven agricultor, 40 años no se ven muchos por el campo, más en el regadío y muy pocos por los secanos. A esa edad no se está para fichar por un equipo de futbol pero, desde luego, sí se ha desprendido del tufo a previejuno que le asignaba  la copla, reflejo de la vida hace 50-60 años,  como en el “amante de abril y mayo”, o en el exagerado  de “en el último minuto”.

Es cierto que en los últimos años, empujados por la crisis y los elevados porcentajes de paro juvenil, muchos jóvenes han vuelto a mirar hacia la agricultura como medio de vida. No obstante hay que seguir fomentando su incorporación para asegurar su futuro, nuestro futuro, nuestro mundo rural, nuestra alimentación y, por tanto, nuestra paz.

La necesidad de facilitar su incorporación ya se vio en  la reforma del 92, donde se diseñó un modelo de ayudas que prácticamente no ha variado desde entonces.  Ahora,  con el objetivo de asegurar el relevo generacional se incluyen estos apoyos en nuestro empantanado Plan de Desarrollo Regional (PDR). Y desde luego que nos hacen falta: en Extremadura, según el último informe del FEGA, más del 80% de los perceptores de ayudas tiene más de 45 años, y no alcanzan el 1% los menores de 25.

Conscientes de la necesidad de continuar apoyando las incorporaciones, y de conocer las necesidades de los jóvenes agricultores, el Parlamento Europeo y la Comisión organizaron, el mes pasado, una conferencia donde se expusieron los datos, obtenidos mediante encuestas en todos los países miembros, y destinados a conocer en detalle todo lo concerniente a las necesidades, problemas y características de los jóvenes agricultores. Ahora que además de producir alimentos, hay que cuidar el medioambiente, manejar con eficiencia la energía, vigilar el uso del agua, y además intentar mejorar permanentemente la productividad de sus explotaciones.

De la conferencia: En primer lugar, que siempre es necesario mejorar la percepción social de la importancia de la agricultura y de los que se van a encargar de ella en el futuro. A partir de ahí los resultados de las encuestas: los jóvenes agricultores europeos coincidieron en que los problema más importantes a resolver son el acceso a tierras (mayor dificultad en países de centro Europa, en España la percepción era del 56%), la financiación y el conocimiento (tecnológicos, financieros, marketing, comunicación, etc).

También es muy interesante el haber concretado las fuentes de conocimiento más importantes para los jóvenes agricultores en internet, jornadas de divulgación en el campo, ferias agrarias y asesoramiento individual. Y sin duda, entre las de información ganaba la relación con otros agricultores.

Por último, se trató un asunto muy interesante: los programas de intercambio. Algo así como los programas Erasmus para estudiantes, pero para empresarios, entre ellos naturalmente los agrarios. Existen cerca de 200 programas destinados a este asunto y no muy conocidos (en España solo lo usa el 5%) y para facilitar su uso, dicen los resultados de las encuestas, hace falta, además del apoyo económico, encontrar quien les sustituya mientras están fuera. Todas las experiencias que se comentaron, de jóvenes de distintos países, fueron muy positivas.

Es bueno disponer de esta información para mejorar la ayuda para que los jóvenes agricultores tomen las riendas en el campo, porque sino el sector se envejecerá, y al mismo tiempo tendremos problema de modernización y capacidad de adaptación a los nuevos retos de la agricultura.

El futuro de los jóvenes agricultores es nuestro futuro, el de nuestro modelo de sociedad, el de nuestro sistema de desarrollo rural, el de nuestra alimentación y, por lo tanto, el de la paz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha