eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Condenado a un año y nueve meses de cárcel por 40 años de maltrato a su mujer

El hombre no podrá acercarse a su expareja a menos de 50 metros durante cuatro años, según la sentencia del Juzgado de lo Penal nº1 de Cáceres

Cuando la mujer decidió poner fin a la convivencia, el hombre reaccionó con amenazas diciéndole que si no era para él, "no iba a ser para nadie"

- PUBLICIDAD -
2014 cierra con más denuncias por violencia machista y condenas por maltrato

EFE

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Cáceres ha condenado a un año y nueve meses de prisión, así como a 111 días de trabajos en beneficio a la comunidad, a un hombre que maltrató a su mujer durante los 40 años que duró el matrimonio.

En la sentencia, el juez condena al hombre por delitos de maltrato psicológico, amenazas continuadas, coacciones y otro delito leve de vejaciones.

Además de la pena de prisión, el procesado tendrá que pagar una multa de 180 euros y no podrá acercarse a su exmujer a menos de 50 metros durante cuatro años y tres meses.

La sentencia recoge que el matrimonio se formó en diciembre de 1974 y que la mujer decidió poner fin a la convivencia y abandonó el que había sido el domicilio familiar en julio de 2015.

Durante todo este tiempo se dio un marco de convivencia violento, de forma que el acusado se había dirigido a la mujer con expresiones como "puta, guarra, tú estás en el mundo porque tiene que haber de todo" o "no sabes hacer nada".

Según el relato de la víctima, el acusado maltrataba a su esposa a base de tortazos y empujones que le provocaron contusiones diversas. Algo que hizo hasta el año 2005.

Celos posesivos

El ahora condenado también mantuvo conductas violentas en el hogar común, como destrozos de mobiliario o lanzamiento de objetos. Cuando la mujer decidió poner fin a la convivencia, el condenado reaccionó diciendo que "estaba loca y que se iba a arrepentir", en un tono amenazante, diciéndole que si "no era para él, no iba a ser para nadie". Una expresión que, además, había repetido en numerosas ocasiones durante los años de matrimonio.

A pesar de las amenazas, la víctima abandonó el domicilio familiar, pero el acusado no dejó que la misma recogiera sus cosas, impidiendo también que las recogiera la hija común de la pareja.

La sentencia es firme al haber sido dictada en conformidad y contra la misma no cabe recurso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha