eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Lavado de cara para las hospederías

Una inversión de ocho millones de euros intenta reflotar un modelo que no ha acabado de cuajar

Tendrán más habitaciones, gimnasios, spas y salones polivalentes que hagan real su categoría de cuatro estrellas

- PUBLICIDAD -
Balneario de Baños de Montemayor / HOSPEDERÍAS DE EXTREMADURA

Balneario de Baños de Montemayor / HOSPEDERÍAS DE EXTREMADURA

El Gobierno Extremeño está lavando la cara a sus hospederías en un intento por sacar adelante un producto que la verdad es que no acaba de cuajar. La intención es que acabe haciéndolo y con ese propósito se está ampliando el número de habitaciones, construyendo gimnasios, spas, pistas de pádel, piscinas, salones de usos múltiplese instalando placas solares y calderas de biomasa para producir con menos gasto agua caliente y calefacción.

Es el grueso de unas obras enmarcadas en el Plan de Mejora de Alojamientos Turísticos de Extremadura en las que se invertirán algo más de 8 millones de euros (8.042.892): el 80% de fondos europeos y el 20% de la comunidad autónoma.

La remodelación responde al deseo de hacer más atractivas las hospederías, sometidas a continuas aperturas y cierres, abandono de empresas adjudicatarias, problemas de gestión y expedientes de regulación de empleo desde que se abrieron las primeras en 1999, en Jerte y Monfragüe.

La idea es hacerlas más atractivas, unificándolas con una promoción y gestión conjunta al estilo de Paradores, en la que se potencien una oferta gastronómica autóctona y servicios deportivos y de salud que se confía en que les den un impulso e incluso permitan promocionarlas a nivel internacional.

“Queremos que sean el buque insignia de la región y que ofrezcan las condiciones de alojamientos de cuatro estrellas que en algunos casos no se cumplían”, indicó la Directora General de Turismo, Elisa Cruz.

Los trabajos han obligado a cerrar los establecimientos de Monfragüe, que reabrirá en enero aunque la obra no terminará hasta mayo y a alargar el cierre de la de Jerte, que lleva ocho años sin servicio y prevé reinaugurarse en primavera.

Las obras no han parado la atención al público en las de Garrovillas, Alcántara, San Martín de Trevejo, que se recepcionará en noviembre,y Llerena.

La previsión en cualquier caso es que como muy tarde en octubre de 2015 todas estén en perfecto estado de revista para hacer frente a su nueva etapa.

En la de Hurdes, enclavada en terreno de Las Mestas-Ladrillar, se recepcionaron los trabajos el 30 de octubre, mientras que en la de Orellana,que lleva dos años cerrada, se ha licitado la obra para convertir sus habitaciones en 24 apartamentos turísticos. Solamente en Hervás no han tenido que entrar las máquinas.

La prevista construcción de las de Villafranca de Los Barros y Castuera no se abordará. El Gobex no construirá más plazas hoteleras públicas y optará por el apoyo a la iniciativa privada.

Garrovillas, Monfrague y Jerte, a la cabeza

La mayor inversión es la que se está haciendo en la hospedería de Garrovillas de Alconétar (3. 272.583 euros), seguida de Monfragüe (2. 145.904) y Jerte (1.120.381). Tras ellas se sitúan Alcántara (746.510 euros), Gata (284.050), Llerena (225.783) y Hurdes (217.679 euros).

El dinero está sirviendo para construir nuevas habitaciones (15 en Garrovillas, 6 en Alcántara y 3 en Jerte); habilitar gimnasios y Spas (Alcántara, Garrovillas, Llerena, San Martín de Trevejo, Hurdes y Monfragüe); abrir nuevas estancias como los salones de usos múltiples de Garrovillas y Monfragüe o construir una piscina en la de Jerte, donde también se llevarán a cabo trabajos de jardinería y urbanización. En cuanto al ahorro energético, Alcántara, Hurdes y San Martín de Trevejo tendrán instalaciones de biomasa y paneles solares para el agua caliente y calefacción.

En algunos casos, además, se está renovando mobiliario y maquinaria industrial.

La gestión no se licitará

La gestión de las hospederías continuará en manos de la sociedad pública Gebidexsa. No se licitarán, por tanto, para que opten a ella empresas privadas. De hecho, algunas de las que lo hicieron acabaron rindiéndose, principalmente por no poder con los cánones de explotación que tenían que pagar a la Administración regional y por el coste que suponía el mantenimiento de la categoría de cuatro estrellas.

Las hospederías cubren un 6% de las plazas hoteleras de Extremadura. El sector privado las ha acusado más de una vez de competencia desleal por ofrecer precios demasiado bajos. Desde Turismo no se comparte esta crítica, se mantiene que representan una oferta complementaria con el resto de emplazamientos del medio rural en el que se ubican y se destaca, incluso, una buena convivencia.

“Gebidexsa hace una labor muy importante de relación con el resto del sector, derivándoles incluso clientes en el caso de que las plazas de las hospederías estén llenas”, indicó Cruz.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha