eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La policía en Hamburgo limita las restricciones de movimiento a las inmediaciones de las comisarías

La policía se ha reservado durante varios días el derecho a registrar y a detener cualquier persona en el centro de Hamburgo

Los sectores opuestos a la medida dudan de la versión policial con la que se justificó la medida

- PUBLICIDAD -
Zonas de peligro decretadas por la policía de Hamburgo el jueves por la tarde

Zonas de peligro decretadas por la policía de Hamburgo el jueves por la tarde

La policía de Hamburgo ha decidido el jueves por la tarde limitar la “zona peligrosa” declarada el pasado sábado en el centro de la ciudad a las inmediaciones de tres céntricas comisarías. Esta medida excepcional fue decretaba por la policía a raíz de una manifestación contra el desalojo del centro cultural Rote Flora que acabó con enfrentamientos el 21 de diciembre. Pero la razón principal para las medidas fue el supuesto ataque a una comisaría, que a lo largo de estos días, según se desprende de las propias declaraciones de la policía, no sucedió tal y como explicaron en un primer momento. 

En primer lugar, la policía declaró que se había tratado de un ataque de unos 40 encapuchados que habían lanzado objetos contra unos policías desarmados frente a la comisaría. Días después, explicaron que en realidad el incidente había ocurrido a unos 200 metros del edificio. Según el abogado del centro cultural Rote Flora, Andreas Beuth, en entrevista con el diario junge Welt, no se ha podido demostrar “que no se tratase de un único asaltante alcoholizado. Este dato es muy importante, ya que un acto así nunca justificaría el establecimiento de una zona de peligro”.  

Los Verdes y La Izquierda (Die Linke) han solicitado que esta medida excepcional de la policía se levante de inmediato. Antje Möller, la portavoz de Interior de Los Verdes en el Parlamento de Hamburgo, explica que “esta zona de peligro ha generado críticas fuera de las fronteras de Hamburgo. Las medidas son desproporcionadas”.  

Por ello, cree acertado el paso dado por la policía el jueves para reducir la “zona de peligro”, donde residen más de 50.000 personas, que estaba comenzando a notarse incluso en el turismo de Hamburgo después de que la embajada americana aconsejase a sus nacionales no caminar por el centro de Hamburgo pasadas las seis de la tarde y de que la medida policial llegase a la prensa internacional. Sin embargo, Möller asegura que “aún no existe una explicación convincente de por qué se decretan estas tres zonas de peligro actuales, por lo que solicitamos la eliminación total de la medida”. 

La legalidad de la "zona de peligro"

Desde 2005 existe en el reglamento de la ciudad-estado de Hamburgo una ley sobre “tratamiento de datos de la policía” que en su párrafo 4 punto 2° permite a la policía declarar “zonas peligrosas” (Gefahrengebiet) sin necesidad de intervención judicial. Ello significa que la policía puede parar y registrar a personas y los objetos que portan sin que exista una sospecha fundada contra las mismas, lo que está prohibido en la ley general que regula a la policía en Alemania. 

Esta medida existe en otros estados como Berlín o Baviera, que la han aplicado, al igual que Hamburgo hasta ahora, en momentos muy concretos en los que tenían lugar manifestaciones u otros acontecimientos que la policía calificaba como de especialmente peligrosos y por lo general solo durante unas horas determinadas. Un tribunal de Hamburgo ratificó sin embargo la conformidad constitucional de la “zona de peligro” decretada el sábado. 

En 2011 el abogado Carsten Gericke trató de denunciar la medida, decretada con ocasión del Primero de Mayo y la manifestación que se celebra este día, por considerar que la misma limita el derecho de reunión y de movimientos. Su denuncia fue rechazada por un tribunal de Hamburgo y aún está siendo estudiada por el Tribunal Administrativo Superior. Una sentencia favorable podría suponer la inconstitucionalidad de estas medidas en otros estados alemanes. 

Control policial y desalojos

Desde el sábado se han sucedido las manifestaciones espontáneas contra los controles policiales. La última de ellas el jueves por la noche congregó a varios centenares de personas. Hasta el miércoles la policía había extendido unas 160 órdenes de alejamiento del centro, así como detenido a unos 60 sospechosos. 

Durante esta semana, además, en medio del clima de estado de emergencia, han tenido lugar dos importantes desalojos de forma imprevista. Los 150 vecinos de las denominadas Casas Esso han sido expulsados de sus viviendas por un súbito peligro de derrumbe. Estas familias han denunciado durante meses que la inmobiliaria dueña de los dos edificios ahora desalojados pretendía llevar a cabo una operación de especulación inmobiliaria sin ofrecerles una alternativa asequible y habitable en el barrio, ya que en su lugar construirán viviendas de clase A. 

Los afectados se unieron en diciembre a la citada manifestación junto con los miembros y simpatizantes del también amenazado por desalojo centro cultural Rote Flora, que es una de las casas ocupadas más antiguas y emblemáticas de Alemania. Los incidentes ocurridos tras la manifestación fueron una de las razones esgrimidad por la policía para el establecimiento de la "zona de peligro". El lunes la policía desalojó el último campamento de Occupy que quedaba en Alemania.

Vídeo del desalojo de las familias de las casas Esso:

Vídeo del desalojo del último campamento de Occupy en Alemania:

Vídeos de los controles policiales en las calles de Hamburgo:

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha