eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

Las mejores novelas españolas de... 2013

Para ir adelantando -y mucho- el trabajo, he decidido hacer la lista de mejores libros de 2013 en enero. Sin leerlos, uno juzga los libros más profesionalmente, casi como un suplemento literario o un premio Nacional. Es todo intuición, prejuicios, coordenadas.

En realidad se me ha ocurrido preguntar a unas cuantas editoriales qué escritores españoles van a publicar a lo largo de 2013 para hacer luego una selección de los libros que sin duda leeré. Esto quiere decir que esos títulos nuevos, que en muchos casos no están ni siquiera impresos, me gustan ya. Es decir, sólo pueden ir a peor. Leer es condenar.

Ahí van las promesas del año:

La hora violeta, de Sergio del Molino (Mondadori). Se prevé cruda y lírica, pues su tema no es otro que la pérdida del hijo. Literatura del duelo, con Francisco Umbral como padre tutelar, esa jurisprudencia del dolor que supone desde hace décadas Mortal y rosa.

Intemperie, de Jesús Carrasco (Seix Barral). Tengo ganas de leerla porque para eso hacen el márketing ( aquí); pero llevo conmigo toda la suspicacia del mundo. ¿Puede un libro venderse como obra maestra cuando nadie ha tenido la oportunidad de leerlo? La imposición del valor de una novela por anticipado no suele favorecer al propio libro, que sale al mercado con demasiada insolencia. La cosa va en la línea de La carretera, de Comarc McCArthy. Veremos.

El niño que robó el caballo de Atila, de Iván Repila (Libros del silencio). Sorpresa: la cosa va en la línea de La carretera, de Cormac McCArthy; no sé si son ya veinte las novelas españolas que en los últimos años han puesto a andar a un padre y a un hijo camino adelante a ver qué les pasaba ( Lo que no está escrito, de Rafael Reig; El río del edén, de José María Merino; Ayer no más, de Andrés Trapiello...). Repila se dio a conocer con la descocada Una comedia canalla; este segundo paso en su bibliografía se presume menos delirante, más seriote.

Intento de escapada, de Miguel Ángel Hernández (Anagrama). Qué gusto, y qué confianza, da Anagrama cuando -cada tanto- decide apostar por un absoluto desconocido y publicarle su primera novela. Me atrae más una nueva voz que la última obra de cualquier autor consagrado.

Un amigo en la ciudad, de Juan Aparicio-Belmonte (Siruela). Tras cuatro novelas en Lengua de Trapo, Aparicio-Belmonte se pasa a la editorial de Ofelia Grande con una obra marital, madrileña y psicopática. Habrá que esperar a marzo para comprobar cuál de los tres adjetivos que le he puesto viene menos al caso -apenas sé de qué trata el libro-.

Los combatientes, de Cristina Morales (Caballo de Troya). Debut de esta joven autora (Granada, 1985) después de su paso por la Fundación Gala. Su novela tiene 112 páginas. Yo no sé qué les dan de comer a los becarios -o qué no les dan- que siempre salen con libritos. Con todo, referencias entusiastas sobre Los combatientes hacen insoslayable leerlo.

Lengua de Trapo: Javier Moreno, Guillermo Aguirre, Miguel Espigado. No es culpa mía que Lengua de Trapo apueste tanto por autores españoles que parezca que me pagan por hacerle publicidad, cuando no es sino justicia (oh). En realidad, me interesa particularmente 2020, la novela de Javier Moreno, cuyo Alma acreditó un muy estimable afán innovador y una cuidada prosa. No tengo ni idea de qué trata 2020 pero es un libro que espero con ganas. A Miguel Espigado lo cito para que no se enfade; su libro: La ciudad y los cerdos (noto un paralelismo con La fiesta del asno, de Juan Francisco Ferré, que también varió -esperpénticamente- un título de Vargas Llosa para titular lo propio). Y Guillermo Aguirre, más joven aún: 1987. Leonardo es una novela-tratado sobre pasiones torturantes (amor, suponemos).

La chica zombie, de Laura Fernández (Seix Barral). Después de las superheroínas de Wendolin Kramer, la reportera catalana nos propone ahora otro acercamiento post-feminista a las narrativas de culto del acervo popular: los muertos vivientes. Con el título no se han roto mucho la cabeza, pero qué refrescante me parecen estas temáticas para la literatura española.

Un ensayo:

La otra Gioconda, de Peio H. Riaño (Debate). El aguerrido periodista cultural vuelve a su faceta de historiador para contarnos la verdad sobre esa Gioconda que encontraron en el museo del Prado. Me interesa poquísimo el asunto: pero preveo que Peio H. Riaño va a aprovechar el lienzo para contarnos otras cosas.

Autores latinoamericanos:

Los estratos, de Juan Sebastián Cárdenas (Periférica). Algún día JS Cárdenas publicará Los estratos: lo juro.

La transmigracion de los cuerpos, de Yuri Herrera (Periférica). El autor estrella de la editorial que dirige Julián Rodríguez publica su tercera novela. La prosa impecable -a veces: para nada- de Herrera nos hablará esta vez de una infección que paraliza todo un país y provoca "esta historia en estado de gracia" con reminiscencias bíblicas y una trama detectivesca.

La vida interior de las plantas de interior, de Patricio Pron (Mondadori). Bajo este título -que parece una burla a los de Alejandro Zambra- el autor argentino recopila algunos de sus cuentos publicados en distintos medios y muestra también piezas inéditas. 144 páginas.

Las poseídas, de Betina González (Tusquets). El premio de la casa fue este año para un autora argentina poco conocida en España. La sinopsis de la novela hace pensar en esos libros malvados y sáficos de Fleur Jaeggy.

Lo imprescindible:

Vida, de Juan Ramón Jiménez (Pre-textos). No todos los lectores españoles tendrán en un futuro la oportunidad de leer recién salida de imprenta una obra de Juan Ramón Jiménez. No pienso perdérmela.

Se dice, se comenta:

Que tanto Luisgé Martín como Marta Sanz tendrán nueva novela en 2013 -ambas obras en Anagrama-; el sello de Jorge Herralde, por cierto, vive con entusiasmo su apuesta del año: En la orilla, de Rafael Chirbes. Algo similar suponemos que pasa en Tusquets con la nueva novela de Ramiro Pinilla: El cementerio vacío. Parece que Jon Bilbao tambien sacará novela con los de Juan Cerezo. Kirmen Uribe, horror, tiene nueva novela: Lo que mueve el mundo, en Seix Barral. En el sello comandado por Elena Ramírez aparecerán este año reflexiones variopintas de Antonio Muñoz Molina, José Manuel Caballero Bonald y Rosa Montero. De pensar también va La arquitectura del aire, los aforismos de Carlos Marzal (Tusquets). Alfabia reedita Señores y señoras, los artículos-retrato de Juan Marsé. Y en Mondadori debutarán Fabián Casas o Daniel Gascón y Gonzalo Torné publicará su tercera novela.

actualización 19.50

Manuel Vilas también publicará una nueva novela en 2013: El luminoso regalo (Alfaguara). Y Mario Bellatín, Obra reunida (ídem), que incluye la excepcional nouvelle Salón de belleza.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

sobre este blog

Juan

Desde el año 2005, Juan Mal-herido hace públicas sus opiniones sobre libros, lencería y trastornos de identidad. En este espacio, se centrará en los trastornos de identidad. Creado por Alberto Olmos

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -