eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Ignacio Aranguren recibe "honrado" el Príncipe de Viana y lo comparte "de corazón" con el teatro navarro

Ensalza en Olite a los docentes, "a los que cada vez que acaban una clase no les suenan aplausos, solo un timbre"

- PUBLICIDAD -

Ignacio Aranguren Gallués, creador y director del taller de teatro del Instituto Navarro Villoslada, ha recibido este sábado el Premio Príncipe de Viana de la Cultura, un reconocimiento por el que se ha mostrado "muy honrado" y que ha querido compartir "de corazón" con todo el teatro navarro.

Aranguren ha querido destacar así ese teatro navarro, "profesional y no profesional, hecho en demasiadas ocasiones en circunstancias de travesía peligrosa, pero siempre por placer y en libertad". También ha compartido el premio con los docentes, "a los que cada vez que acaban una clase no les suenan los aplausos, solo les suena un timbre".

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha hecho entrega a Aranguren del galardón en un acto que por primera vez ha tenido lugar en el Palacio Real de Olite, espacio que remite al primer Príncipe de Viana, Carlos de Trastámara y Evreux, que vivió en el Palacio de Olite durante buena parte de su vida, y que, en su época, era uno de los castillos más lujosos de Europa. El premio no ha contado con la presencia de los Reyes de España, que no han sido invitados por el Gobierno de Navarra a esta edición.

"ALLÁ USTEDES"

Tras recibir el premio, Ignacio Aranguren ha ironizado señalando: "Allá ustedes. Ustedes sabrán". Acto seguido, ha hecho una mención a la educación y la cultura, para afirmar que no ha encontrado en toda su vida distinción práctica entre ambas. "Tanto la educación como la cultura comparten un mismo territorio. Porque para mí, cultura y educación solo buscan que seamos capaces de entendernos mejor, primero a nosotros mismos, como personas y como sociedad, para después entender mejor el vertiginoso mundo que nos rodea. Y la educación y la cultura, por fuerza, necesitan encontrarse sobre un escenario", ha indicado.

Durante su intervención, Aranguren ha recordado un consejo que en sus inicios le dio un profesor más veterano, comparando la actividad de la docencia con la de un náufrago que lanza a otros náufragos adolescentes botellas con mensajes "plurales, llenos de preguntas, de ánimos y de propuestas de auxilio".

Ignacio Aranguren ha explicado que durante décadas se ha dedicado a lanzar botellas a sus alumnos con mensajes en los que cabía el sentido del humor, advertencias sobre manipulaciones y fanatismos, botellas de protesta y denuncia social. "Hubo botellas con mensajes de trabajo constante, del esfuerzo mantenido, del respeto al diferente, de hacer que cada hora destinada al teatro valiera por sí misma", ha indicado.

"UN CHALECO SALVAVIDAS" A LOS PROFESORES

En este sentido ha querido dedicar también el premio "al profesorado joven y no tan joven que sigue corriendo el riesgo de sentirse náufrago". "Que sepáis que sigo con nuevos proyectos y que os ofrezco un espacio para compartir con vosotros la isla de mi escenario y, si os hace falta, hasta mi chaleco salvavidas", ha indicado.

Aranguren también ha recordado a "cuantas personas a lo largo de mis 35 años como creador y director del taller de teatro del Instituto Navarro Villoslada de Pamplona han colaborado desde dentro y desde fuera del centro, para hacerlo crecer". Igualmente, ha citado a su familia, expresamente a su mujer, a su hija y a sus padres.

MENCIÓN A LORCA

Posteriormente, ha subido al estrado Miguel Ángel García Andrés, del departamento de Literatura del instituto Plaza de la Cruz, que promovió la candidatura de Ignacio Aranguren al Príncipe de Viana y que ha citado unas palabras de Federico García Lorca sobre el teatro. "Un pueblo que no ayuda o fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo", ha citado en euskera García Andrés, posteriormente traducido al castellano por el propio Aranguren.

En el acto de entrega del premio han estado presentes los consejeros y consejeras del Gobierno, las principales autoridades políticas e institucionales de la Comunidad Foral, representantes de todos los partidos políticos, los integrantes del Consejo Navarro de Cultura, y la familia y amistades del premiado.

El estrado presidencial se ha situado bajo la torre de la iglesia de Santa María, ornado por el pendón del Principado de Viana. Aranguren ha recibido un diploma con grabados al agua del Príncipe Carlos y de Olite.

El acto ha comenzado con el himno de Navarra, interpretado por el conjunto de trompetas y timbales de la Banda de Música de Olite, al que ha seguido la alocución de Alfredo Sanzol, dramaturgo, actor y director teatral, y discípulo del galardonado, quien ha realizado una laudatio de Aranguren.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha