eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Acepta 10 años y 8 meses por raptar a su hijo de un centro de acogida

- PUBLICIDAD -
Acepta 10 años y 8 meses por raptar a su hijo de un centro de acogida

Acepta 10 años y 8 meses por raptar a su hijo de un centro de acogida

La Audiencia de Pontevedra ha condenado a diez años y ocho meses de prisión a Emilia M.F. por sustraer a su hijo de un centro de Aldeas Infantiles de Redondela en diciembre de 2010 con la ayuda de su pareja, que ya fue condenada por estos hechos, y quien tuvo amenazadas durante horas a dos cuidadoras.

Emilia M.F. ha aceptado la pena tras la rebaja acordada por las partes, ya que el fiscal solicitaba inicialmente dieciséis años y cinco meses por los delitos, que se mantienen, de sustracción de menores, detención ilegal y robo con intimidación, en el último caso con la circunstancia agravante de reincidencia.

Adicionalmente, Emilia M.F. ha sido condenada a indemnizar a cada cuidadora con 20.000 euros y a una de ellas, a abonarle 50 euros que le sustrajo, más los 300 euros que extrajo de un cajero con su tarjeta de crédito.

Los hechos ocurrieron el 22 de enero de 2011, cuando B.P.T. acudió junto a su compañera sentimental, Emilia M.F., al centro de Aldeas Infantiles de Redondela (Pontevedra) y el varón amenazó con un cuchillo a las cuidadoras, a las que sustrajo sus bolsos para hacerse con las llaves de sus coches, móviles y documentación.

Mientras, su pareja E.M.F. cogió al pequeño, que por entonces tenía un año y medio de edad, y se lo llevó en el vehículo de una de las cuidadoras.

A las trabajadoras del centro las amenazaron diciéndoles que no tenían nada que perder y que si no les hacían caso empezarían a "cortar pescuezos".

En un momento dado, el varón se quedó dormido, lo que aprovecharon las trabajadoras del centro de acogida para huir.

En octubre de 2012 fue juzgado B.P.T., quien aceptó una condena de nueve años y medio de prisión -el fiscal pedía inicialmente quince años y tres meses-; se declaró arrepentido y alegó que no sabía lo que hacía porque estaba drogado.

B.P.T. también fue condenado a indemnizar con 20.000 euros, por daños morales, a cada una de las dos cuidadoras a las que retuvo y amenazó con un cuchillo y a las que pidió disculpas durante la vista oral, consciente de que lo que hizo "está mal", pero que entonces no pensaba "con claridad" porque estaba narcotizado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha