eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cárcel de mujeres en Chile se transforma por unas horas gracias al jazz

- PUBLICIDAD -

Las reclusas de la cárcel de San Joaquín, situada en Santiago de Chile, disfrutaron hoy de un evento inédito en el centro penitenciario, un concierto de jazz organizado por la Unión Europea para deleite de las internas.

"Yo nunca he escuchado esa música, no sé como será", confesaba una interna a otra, "pues yo me lo imagino con sonido muy fuerte" le explicaba otra reclusa.

Enmarcado en la quinta edición del Festival de Jazz Chileuropa, que se celebra hasta el 30 de noviembre en la capital chilena, el embajador de la Unión Europea en Chile, Rafael Dochao, propuso llevar a cabo esta actividad en un centro penitenciario.

"Desde hace tiempo queríamos sacar el festival de jazz fuera de sus sedes habituales y que mejor que empezar por este lugar donde muchas de las mujeres nunca han escuchado esta música", afirmó Dochao en una entrevista a Efe.

Unas trescientas reclusas se concentraron en el polideportivo del centro, las de mejor comportamiento entre las novecientas internas, para recibir a autoridades de las embajadas de España, Italia, Polonia y Suiza, además de diversas directivos policiales.

Responsables de Carabineros recordaron que buena parte de las presas se encuentran condenadas por delitos relacionados con sus parejas o familias, por lo que es importante que cumplan su pena y se reinserten pronto en la sociedad.

"En muchas ocasiones estas mujeres son delincuentes consortes, se han visto abocadas a estar aquí dentro por delitos de sus parejas, por lo que nos gusta traer una música libre como el jazz para dar un mensaje de libertad cercana", afirmó Dachao.

Los encargados de "transportar" a cientos de presas fuera de los muros por unas horas fueron el Dúo Guidi, dos jóvenes músicos italianos que junto a su trombón y piano han recorrido diversos centros penitenciarios en todo el mundo a modo de proyecto social.

Mientras el sonido frenético de los instrumentos se entrelazaba en el escenario, abajo, algunas internas cerraban los ojos para escuchar con atención, otras movían su cabeza al compás y las demás permanecían sentadas con la boca entreabierta.

El secretario de la embajada de Italia en Chile, Emilio Girabone, encargado de traer a los artistas al evento, se mostró "muy satisfecho" con el resultado y destacó lo "positivo" de que las mujeres tengan contacto con gente del exterior.

Además, el representante de la Unión Europea espera que este concierto sea "el primero de muchos eventos de este tipo", pues en su opinión "colaboran a la reinserción y a mantener su unión con el exterior".

Así, gracias a la música, las presas se convirtieron por unos instantes en unas visitantes más de cualquier club de jazz del centro de Santiago, descubrieron su sonido exaltado procedente de Estados Unidos y se transportaron todo lo lejos que sus ritmos libres les permitieron llegar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha