eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Congreso conservador en lo social y liberal en lo económico asume en Brasil

- PUBLICIDAD -
La nueva Cámara Baja de Brasil toma posesión con una renovación del 38,6 por ciento

La nueva Cámara Baja de Brasil toma posesión con una renovación del 38,6 por ciento

Las cámaras de Diputados y del Senado de Brasil instalaron hoy una nueva legislatura, que se caracteriza por ser mayoritariamente conservadora en asuntos sociales y liberal en asuntos económicos, según un perfil elaborado por el Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria (Diap).

Un mes después de que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, iniciara su segundo mandato de cuatro años, los 513 diputados y 27 senadores elegidos en octubre pasado asumieron este domingo sus respectivos mandatos y dieron inicio a la 55ª legislatura de Brasil.

El aumento del número de partidos representados en el Congreso, hasta 28, el encogimiento de los partidos tradicionales y el fortalecimiento de la oposición dio paso a una legislatura más conservadora que la anterior, según la radiografía hecha por la Diap, un centro de estudios especializado en asuntos legislativos.

Pese a que el 38,6 % de los 513 miembros de la Cámara de Diputados es novato y la renovación entre los 27 senadores (un tercio del Senado) elegidos en octubre llegó al 81,5 %, la gran mayoría de los nuevos legisladores ya tiene experiencia en cargos públicos y llega al Congreso en la condición de exgobernador, exalcalde, exsecretario o exlegislador, según el Diap.

Entre los parlamentarios sin experiencia en cargos públicos, gran parte son millonarios, empresarios, presentadores de programas policiales de tv, líderes evangélicos y familiares de congresistas.

Mientras que el número de parlamentarios con vínculos con los sindicatos y las causas laborales se redujo, desde 83 diputados en la pasada legislatura hasta 50 en la actual, creció hasta 250 el de los que defiende intereses empresariales.

"Sin una representación sindical fuerte y enfrentando una fuerte presión patronal, aunque quiera colocarse del lado de los trabajadores, el Gobierno tendrá dificultades para impulsar leyes de su interés", según el estudio de la Diap.

El aumento de los empresarios refuerza el liberalismo económico de un Congreso en que la gran mayoría considera que el Estado no debe intervenir en el mercado ni como productor ni como regulador.

Según una encuesta realizada por el portal G1 con 421 de los nuevos diputados, un 69 % apoya las medidas de austeridad anunciadas este año por el Gobierno, un 58 % defiende restricciones a las normas de jubilación y sólo un 40 % quiere prohibir que las empresas financien las campañas políticas.

Ese carácter conservador se refuerza por la elección de cerca de 100 parlamentarios que representan grupos religiosos, principalmente evangélicos, o grupos que defienden una mayor represión policial.

La nueva legislatura, además, cuenta con menos representantes de organizaciones ecologistas y una fuerte mayoría que defiende los intereses de los grandes propietarios rurales.

Estos grupos que se fortalecieron han dejado clara su oposición a asuntos polémicos como el aborto, el matrimonio homosexual o la legalización de la marihuana.

Pese a que el número de diputadas subió desde 45 hasta 51 en la Cámara baja (10 %) y el de senadoras desde 12 hasta 13 (16 %), las mujeres siguen sin tener una representación equilibrada.

De la misma forma, pese a que los negros son mayoría en la población, en la nueva Cámara predominan los blancos (80,1 %) mientras que mulatos y negros sólo representan el 19,9 %.

De acuerdo con el sondeo de G1, el 53 % de los nuevos diputados sólo apoya el aborto en las situaciones actualmente permitidas por la ley, sólo un 47 % apoya la legalización de la marihuana y tan sólo la mitad defiende convertir la homofobia en un crimen.

La Diap también alertó que Rousseff, pese a que aún tendrá apoyo mayoritario en el Congreso aunque menor que en su primer mandato, enfrentará mayores resistencias en el Congreso debido al estrecho margen de votos con que venció al senador socialdemócrata Aécio Neves en la segunda vuelta de las presidenciales.

La representación de los partidos oficialistas se redujo en el Congreso, la de la oposición aumentó y dos formaciones importantes que antes apoyaban al Gobierno, como el Socialista (PSB), ahora están al otro lado.

El oficialista Partido de los Trabajadores (PT), la formación de Rousseff, se mantuvo como la primera minoría en la Cámara baja pese a que su número de diputados cayó desde 88 en la legislatura pasada hasta 69 en la que asumió hoy.

El opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la formación que postuló a Neves a la presidencia, ahora cuenta con 54 diputados frente a los 44 que tenía en la pasada legislatura.

"La oposición creció, quedó más unida y aprendió a darle dificultades al Congreso. En ese escenario, perder el control en la Cámara o el Senado será trágico para Rousseff", según el Dian.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha