eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Europa quiere influencia en los Balcanes y lanza un plan de infraestructuras

- PUBLICIDAD -
Europa quiere influencia en los Balcanes y lanza un plan de infraestructuras

Europa quiere influencia en los Balcanes y lanza un plan de infraestructuras

La Unión Europea (UE) aspira a aumentar su influencia en los Balcanes y, para ello, lanzó hoy un plan de acción para mejorar las infraestructuras en esa región, durante una cumbre en Trieste que reunió a varios países europeos y balcánicos.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, defendió en rueda de prensa la intencionalidad política de esta cumbre, que no es otra que acercar los Balcanes a la UE para ejercer un rol geoestratégico que, de no hacerlo, advirtió, lo desempeñarían otras potencias.

"El mensaje fundamental debe ser fuerte y claro, la integración entre la UE y los Balcanes es una elección estratégica irreversible, fundamental para la estabilidad de nuestra región, para la paz y el futuro", destacó el primer ministro anfitrión.

En este sentido consideró que "Europa debe ser consciente de su rol internacional, de la exigencia de ocupar espacios geopolíticos que tienden a vaciarse o ser ocupados por otros" que no mencionó.

Este "horizonte" político va acompañado por unas iniciativas económicas destinadas esencialmente a mejorar las infraestructuras y la interconexión entre los seis países balcánicos que se sentaron a la mesa: Albania, Bosnia, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia.

Gentiloni destacó tres compromisos económicos puestos sobre la mesa en este encuentro, el primero un proyecto de infraestructuras para interconectar esa región, con un fondo de 194 millones de la Comisión Europea que generarán inversiones de más de 500 millones.

Por otro lado se firmó un "importante" Tratado para la Comunidad de los Transportes entre la UE y los Balcanes occidentales, que mira a crear "mejores conexiones interiores en el área balcánica" y prevé entre otras cosas el intercambio de información entre policías de carreteras.

Por último aspiran a crear una dimensión económica que apoye los fondos para la inversión, la creación en Trieste de un secretariado permanente entre las Cámaras de Comercio de los países balcánicos y busque de una perspectiva estratégica.

Todo para dar vida a un "área económica integrada" que, sin embargo, tal y como vaticinó Gentiloni, no está "a la vuelta de la esquina" debido a las divisiones y controversias que separan aún a estos países, muchos de ellos enfrascados hace apenas dos décadas en cruentos conflictos bélicos.

En este sentido el ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, destacó la necesidad de mantener a los Balcanes occidentales en la agenda de la UE ya que se trata de Estados jóvenes en los que las tensiones mutuas y entre las distintas etnias que los componen han aumentado recientemente.

Por esa razón, explicó el jefe de la diplomacia austríaca, Europa debe entender que su seguridad y estabilidad empieza por los Balcanes, sobre todo en lo referido contra la radicalización islámica, que a menudo encuentra cobijo en algunos de esos países.

El canciller federal austríaco, Christian Kern, destacó que el mensaje a los países de los Balcanes occidentales ha sido que "la mano sigue extendida" y que "no están perdiendo la perspectiva europea".

La primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, dijo que esta cumbre, que forma parte del conocido como "Proceso de Berlín", impulsado en 2014, es "muy importante para la cooperación regional" que a su vez es "muy importante para las integraciones europeas".

Su ministro de Exteriores, Ivica Dacic, defendió la exigencia de preservar la estabilidad regional y "superar los problemas del pasado" y avanzó que su país "seguirá contribuyendo con enfoque constructivo a que se superen los obstáculos y se preserve la paz".

Describió la UE como "el grado más alto de integración regional que el mundo ha conocido" y del que, aseguró, Serbia y los Balcanes quieren formar parte en un futuro.

Agradeció el "aliento adicional" del bloque comunitario y señaló su disposición a contribuir en la gestión de la crisis migratoria y la lucha contra el terrorismo, la radicalización, el extremismo y la xenofobia.

En la cumbre participaron representantes de los Gobiernos de seis países comunitarios, Croacia, Eslovenia, Austria, Francia, Alemania e Italia, así como la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini o el comisario europeo de Ampliación, Johannes Hahn.

Estuvo precedida además por una reunión trilateral entre Gentiloni, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron en la que se abordó, sobre todo, la cuestión migratoria, aunque sin llegar a acciones o declaraciones concretas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha