eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gabilondo, de candidato sin carné a posible presidente si C's no apoya a Cifuentes

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, ha pasado en pocos meses de ser un candidato sin carné del partido a poder gobernar la Comunidad de Madrid si finalmente C's no apoya un Gobierno del PP liderado por Cristina Cifuentes.

- PUBLICIDAD -

Gabilondo, con un porcentaje de votos del 25,45 por ciento, ha sacado un escaño más que los que obtuvo Tomás Gómez en 2011, cuando se registró el peor resultado de la historia de los socialistas madrileños, con un 26 por ciento de los votos y 36 escaños, situándose así por debajo del umbral del 30 por ciento que obtuvo Leguina en los comicios de 1995, cuando sacó 32 escaños.

A pesar de que Gómez fue apartado por Ferraz de la secretaría general del PSM por el temor a un nuevo batacazo electoral, a lo que siguió su renuncia como candidato, Gabilondo, el candidato propuesto por Ferraz, no se sentía en la obligación de mejorar los resultados de Gómez, ya que en estas elecciones se preveía una mayor fragmentación del voto en favor de los partidos emergentes.

El PSOE no se sitúa como primera fuerza política en unas elecciones a la Asamblea de Madrid desde 1987, cuando Joaquín Leguina resultó reelegido presidente regional y obtuvo 40 escaños y un 39 por ciento del voto, perdiendo la mayoría absoluta que logró en las primeras elecciones a la Asamblea de Madrid, en 1983, cuando consiguió 51 escaños y un 50 por ciento del voto.

Tras las elecciones de 1991, Leguina siguió siendo presidente gracias al apoyo de IU, con 41 y 13 escaños respectivamente, frente a los 47 del PP, que en las siguientes elecciones accedió al gobierno regional para quedarse.

Desde que se produjo el 'Tamayazo', la tendencia del voto del PSM ha sido negativa. En las primeras elecciones de 2003 el PSOE consiguió el 39 por ciento de los votos, frente al 46 por ciento del PP, mientras que IU atrajo el 7 por ciento, lo que equivalía a 47, 55 y 9 escaños, respectivamente, y hacía presagiar que la Presidencia de la Comunidad correspondería al PSOE, pero la ausencia de dos diputados socialistas en la votación impidió la investidura del candidato socialista, Rafael Simancas.

A continuación se celebraron otras elecciones el mismo año en las que el PSOE obtuvo un 39 por ciento de los votos y 45 escaños, frente a los 57 escaños del PP con un 49 por ciento de voto, e IU 9 escaños y un 8 por ciento de voto. Y en 2007 Simancas dimitió como secretario general y anunció que no repetiría como candidato tras conseguir un 33 por ciento de voto y 42 escaños.

CANDIDATO DESDE FEBRERO

Gabilondo fue elegido candidato en un proceso de consultas entre las Asambleas del PSM celebrado a mediados del mes de febrero, después de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que se jugaba en parte su futuro tras los resultados municipales, destituyera a Tomás Gómez, que había sido proclamado candidato en el mes de octubre.

El hecho de que Gómez fuera el único precandidato que superó la barrera del 10 por ciento de la militancia para concurrir a primarias --presentó 7.000 avales, siendo respaldado por casi la mitad de los simpatizantes-- hizo que finalmente estas no llegaran a celebrarse.

Tras su destitución en medio de rumores sobre su posible imputación por el tranvía de Parla y el temor del PSOE a un batacazo electoral en Madrid, Gómez renunció a la candidatura, lo que evitó que la Comisión Nacional de Listas del PSOE tuviera que pronunciarse sobre su idoneidad.

Entretanto, la Comisión Gestora que sustituyó a los órganos de dirección del PSM, presidida por el diputado nacional del PSOE, Rafael Simancas, organizó la consulta en la que resultó elegido Gabilondo con una gran ventaja respecto al concejal en el Ayuntamiento de Madrid Pedro Zerolo (número 3 de la lista electoral), su único rival, ya que la diputada regional Amparo Valcarce retiró su candidatura en el último momento.

El nombre de Gabilondo ya había sonado durante el proceso de primarias, pese a no estar afiliado al PSOE, aunque él ha dicho que no fue hasta "muy última hora" cuando Sánchez le avisó de que iba a hablar con Gómez para que diera un paso atrás y que no aceptó la propuesta hasta conocer los resultados del proceso de consultas.

Gabilondo dejó claro desde un primer momento tras su ratificación como candidato que no iba a afiliarse al PSOE, que iba a permanecer en el lugar donde los madrileños le situasen, ya fuera en el gobierno o en la oposición; y que estaba a favor de los pactos en la dirección que marcaran los madrileños en las urnas, si así lo hacían, aunque siempre ha proclamado que salía a ganar.

Aparte de insistir en que su voluntad es cambiar el gobierno de Madrid después de 20 años "a voto limpio", para cambiar las políticas de Madrid y la forma de gobernar en Madrid, ha condicionado en todo momento los pactos a su programa, bajo el lema de 'Soluciones justas', y a la defensa de las "políticas públicas", los "servicios públicos", las "instituciones justas" y el "deber cívico".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha