eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El español Juan José Suárez dice que la acusación por el caso de la portuaria es " una burda mentira"

- PUBLICIDAD -
El español Juan José Suárez dice que la acusación por el caso de la portuaria TCQ es una "burda mentira"

El español Juan José Suárez dice que la acusación por el caso de la portuaria TCQ es una "burda mentira"

El español Juan José Suárez, representante legal de la empresa Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) y acusado por la Fiscalía de Guatemala de corrupción, dijo hoy que el caso en su contra es "una gigantesca y burda mentira".

Suárez, acusado de los delitos de asociación ilícita, fraude y cohecho activo, pidió al titular del Juzgado "B" de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, prestar testimonio en el marco de la audiencia de primera declaración, después de haberse negado a ello el pasado viernes, según le reconoce la ley.

Según la investigación, TCQ pagó un soborno millonario de unos 30 millones de dólares para lograr la ampliación de Puerto Quetzal, de los que 24,5 estaban destinados a los socios locales (entre ellos el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti), 5 a unos socios argentinos y 500.000 dólares para gastos.

El directivo español analizó durante una media hora un informe de la Contraloría General de Cuentas (CGC) de Guatemala sobre la portuaria y aseguró que las cifras ahí recogidas sobre los beneficios y los movimientos son erróneos, al igual que el caso en su contra.

Es un "despropósito" de estudio, dijo Suárez, quien agregó que no sabe si está mal realizado por "ignorancia o mala intención" pero, de todos modos, los "datos son falsos" al igual que el proceso, que es una "gigantesca y burda mentira".

TCQ, actualmente, es propiedad en un 85 por ciento de la empresa holandesa APM Terminals y en un 15 por ciento de la Corporación Financiera Internacional (IFC), entidad del Grupo Banco Mundial.

La ampliación de Puerto Quetzal, en el departamento sureño de Escuintla, se produjo a través de un usufructo entre TCQ y la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ), que firmaron un contrato por 25 años prorrogables por un terreno de unas 34 hectáreas sobre el cual se construiría y operaría la nueva terminal.

El objetivo, explicó, era dar capacidad al puerto para atraer grandes buques, ya que EPQ no cuenta con la competencia para hacerlo por sí solo al ser "ineficiente" y tener unas instalaciones "tercermundistas" en cuanto a la movilización de contenedores, aunque no así para otros productos como el azúcar.

Además, añadió, EPQ, que tiene otros usufructos con otras empresas privadas, tiene el 90 por ciento de sus servicios privatizados.

La experiencia del grupo que engloba TCQ, agregó, esperaba que el puerto de Guatemala creciera de manera similar al de Buenaventura, en Colombia, donde se experimentó un crecimiento del 30 por ciento desde su llegada.

En su testimonio, en el que solo habló sobre el informe, Suárez dijo que el proyecto, desarrollado en tres fases, está completo "al 100 %" en su primera fase para poder operar, solo esperando las autorizaciones de algunas entidades gubernamentales, como la Superintendencia de Administración Tributaria.

Recluido en el Centro Militar Mariscal Zavala desde el pasado 15 de abril, cuando fue detenido, el empresario español reconoció que recibe poca información del exterior sobre la empresa, pero cree que está todo "listo para arrancar" a la espera del visto bueno y de finalizar la capacitación del personal con los equipos, "novedosos" en el país.

Asimismo, recordó que desde el inicio de labores TCQ creó más de 3.000 empleos directos para la etapa de construcción, el 40 por ciento del departamento de Escuintla, y que en la fase de operación se estimaba la creación de 600 directos y 1.800 indirectos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha