eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Kurdistán negociará tras el referéndum aunque Bagdad no reconocerá el resultado

- PUBLICIDAD -
Kurdistán negociará tras el referéndum aunque Bagdad no reconocerá el resultado

Kurdistán negociará tras el referéndum aunque Bagdad no reconocerá el resultado

El presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, se mostró hoy decidido a mantener una "larga" negociación con Bagdad tras el referéndum de independencia de este lunes, al tiempo que el Gobierno de Irak afirmó que no reconocerá los resultados de esta consulta "secesionista".

En una rueda de prensa celebrada en la localidad de Saladino, al norte de Erbil, capital del Kurdistán (norte de Irak), el líder kurdo aseguró que con el objetivo de garantizar una buena vecindad tras el plebiscito, está dispuesto a una negociación con Bagdad de "uno, dos o más años".

"Estamos dispuestos a iniciar negociaciones con Bagdad indefinidas, que pueden durar un año o dos o más, pero este diálogo se centrará en cómo podemos ser buenos vecinos, un diálogo constructivo y vamos a darle todo el tiempo", dijo.

Al mismo tiempo que Barzani pronunciaba su discurso, desde Bagdad, el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, afirmó en una alocución dirigida a la nación que el Gobierno no reconocerá el resultado del referéndum de independencia del Kurdistán.

"El referéndum de secesión es una decisión unilateral, contrario a la Constitución y la convivencia pacífica y no vamos a reconocerlo ni tampoco sus resultados", dijo Al Abadi en un discurso televisado en el que subrayó que "dará pasos para preservar la unidad de Irak".

El líder kurdo adujo que esta consulta no se realiza para "delinear las fronteras e imponer estados en el Kurdistán" y señaló que están "preparados para el proceso con Bagdad", pero aclaró que "no volverán" al "acuerdo fallido" con el Gobierno central establecido en 2005 en la Constitución.

Dijo hablar desde la convicción de que "la independencia permitirá que no se repitan las tragedias del pasado", en alusión a los episodios negros que ha vivido el pueblo kurdo, sobre todo, en el mandato del régimen del exmandatario iraquí Sadam Husein.

En referencia a la comunidad internacional, que ha rechazado frontalmente este plebiscito, cuestionó: "¿Es un crimen preguntar al pueblo del Kurdistán de una manera democrática y pacífica para que se expresen libremente sobre su futuro?".

Junto a dos banderas de la región autónoma y otras dos iraquíes, Barzani afirmó en la rueda de prensa, la última que realiza antes de la consulta y que empezó con casi cuatro horas de retraso, que la comunidad internacional ha empezado a "usar el lenguaje de la amenaza y usarlo para detener esta vía democrática que hemos tomado".

Por su parte, el primer ministro de Irak afirmó que su país se enfrenta a "un intento de "división sobre bases étnicas y nacionales cuyo objetivo es romper la unidad del país", un argumento utilizado por las potencias occidentales para rechazar este plebiscito.

Asimismo, culpó a los lideres de la región del Kurdistán de sus propios problemas económicos y rechazó que la crisis que vive la autonomía haya sido causada por Bagdad.

Al Abadi acusó, además, indirectamente a los dirigentes kurdos iraquíes de apropiarse de la producción diaria de 900.000 barriles de petróleo de la región, que equivale a "un cuarto" de la producción de Irak.

Con estos ingresos, "por qué no pagan los salarios de sus funcionarios", se preguntó Al Abadi, antes de insistir en que los problemas del Kurdistán se deben a cuestiones "internas", como resultado de "la corrupción y de la mala administración" provincial.

El Kurdistán iraquí celebra mañana un referendo rechazado por Bagdad y por sus vecinos -Turquía e Irán-,y gran parte de la comunidad internacional.

El primer ministro iraquí agregó que "el régimen del tirano Sadam Husein persiguió a todos los iraquíes: árabes, kurdos, turcomanos y otros componentes", en relación a que los kurdos siempre hacen referencia a las masacres cometidas entonces para insistir en la necesidad de conseguir la independencia.

Irán y Turquía tienen importantes intereses económicos en la región del Kurdistán iraquí y cuentan además con nacionales kurdos, por lo que temen un contagio de las ansias independentistas, son los países que más se oponen a esta consulta de autodeterminación.

Ambos Estados ya han anunciado maniobras militares en las fronteras con el Kurdistán, y hoy Teherán dijo que cerraba su espacio aéreo con el Kurdistán a petición de Bagdad.

El Kurdistán iraquí goza de un estatuto de autonomía reconocido en la Constitución de 2005, redactada tras la caída en 2003 del régimen dictatorial de Sadam Husein, en la que Irak es definido como un Estado federal.

Isaac J. Martín y Yáser Yunes

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha