eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Libia requerirá de más tiempo para ser un país estable, según su embajador en España

- PUBLICIDAD -
Libia requerirá de más tiempo para ser un país estable, según su embajador en España

Libia requerirá de más tiempo para ser un país estable, según su embajador en España

Libia requerirá de "más tiempo" para convertirse en un país estable y dejar de ser un "Estado fallido", reconoció hoy el embajador libio en España, Mohamed Alfaqih Saleh.

"Espero que sea provisional la situación actual, en la que no hay ningún poder único que controle el país, en el que la violencia está repartida entre milicias que secuestran y encarcelan a los ciudadanos sin ningún tipo de responsabilidades", dijo Saleh en un encuentro en la Casa Árabe en Madrid sobre "La evolución de la crisis libia".

"Hay que reconocer que, según la definición de los politólogos, en la actualidad Libia es un Estado fallido", explicó el representante de un país con dos gobiernos: uno en Tobruk (este) liderado por Abdala al Thini y reconocido por la comunidad internacional; y otro en Trípoli (oeste), liderado por Fayez Sarraj, que no ha logrado la legitimidad internacional.

Libia cuenta también con un Parlamento en Tobruk, el único elegido por el pueblo, y un Ministerio de Asuntos Exteriores en Trípoli. Más un hombre fuerte, el general Jalifa Halfter, al que apoyan Rusia y Egipto, a lo que se añaden las "sensibilidades tribales y regionales", y "en el sur del país milicias yihadistas y traficantes de personas y drogas que campan a sus anchas", precisó.

"La situación en Libia sigue siendo muy grave", cinco años después de la caída del coronel Muamar al Gadafi en octubre de 2011, debido a los graves conflictos internos, estimó Saleh, diplomático y poeta.

El representante libio se refirió al fracaso de todos los diálogos, entre ellos el de Sjirat (Marruecos), y también al de los esfuerzos de la comunidad internacional en busca de una salida.

"No debemos olvidar que la situación que estamos padeciendo es consecuencia de un largo periodo de gobierno de Al Gadafi, que duró 42 años, en los que la represión, la exclusión, y marginación del pueblo y de una élite política fue nociva para nuestro país", analizó el embajador en Madrid desde 2012.

"Todos hemos sido víctimas del estado de Al Gadafi", afirmó Al Saleh, que también pasó por las cárceles del excéntrico dictador.

Sobre el callejón sin salida en el que acabó la revolución libia, adujo que se debió a que "no tuvo ningún liderazgo" y a que "se militarizó demasiado pronto".

"Ese vacío (de liderazgo) no se manejó bien tanto por los poderes libios como por los internacionales", añadió.

El embajador consideró que a partir de julio de 2014 se produjo una especie de "golpe de estado" cuando se aliaron las fuerzas del islam político y, desde entonces, Libia vive un "remolino catastrófico con dos Parlamentos que se consideran legítimos cada uno".

"No tenemos nada en contra del Islam político como actor, pero le ponemos una condición: que no acuda a las armas para imponer su ideología al pueblo", dijo en alusión a milicias islamistas que operan en el país como Antar al Sharía.

Sobre el general Hafter, hombre fuerte del este, consideró que "este hombre no tenía que haber aparecido ni tener ninguna aceptación popular".

"Surgió como un héroe en medio de un vacío de poder" en Bengasi. donde los grupos terroristas imponían su ley.

"Halfter aprovechó ese vacío y llamó a oficiales del antiguo ejército gadafista, y dominó al completo la ciudad y la media luna de la zona petrolífera". Fue aceptado cuando dominó esos "yacimientos petrolíferos",

"El general Halfter insiste en ser el jefe del Ejército, pero la balanza de las fuerzas requiere de una revaluación en Libia", indicó Saleh, antes de zanjar, sobre la influencia de Rusia en el país, que espera que su intervención "no vaya a más".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha