eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La OTAN dará un nuevo paso para el acceso de Montenegro y estudiará el apoyo en el sur

- PUBLICIDAD -
La OTAN dará un nuevo paso para el acceso de Montenegro y estudiará el apoyo en el sur

La OTAN dará un nuevo paso para el acceso de Montenegro y estudiará el apoyo en el sur

Los ministros de Exteriores de la OTAN inician mañana una reunión de dos días en la que prevén firmar el protocolo de acceso de Montenegro, un nuevo paso para que entre en la organización, y abordarán qué apoyo pueden prestar ante amenazas en el sur, como la crisis migratoria o los retos de Libia e Irak.

En la ministerial, a la que asistirá el titular español de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, los aliados firmarán junto al primer ministro de Montenegro, Milo Djukanovic, el protocolo de adhesión al Tratado de Washington, lo que convertirá a ese país en el vigésimo noveno miembro de la Alianza cuando los Parlamentos nacionales lo hayan ratificado.

Ese proceso puede durar entre un año y año y medio, según fuentes diplomáticas, pero desde mañana Montenegro podrá ya participar en las reuniones del Consejo Atlántico, aunque sin derecho a voto.

"Será un día histórico para Montenegro", declaró en una rueda de prensa el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, quien avisó de que "cualquier sanción o reacción de Rusia" ante esa expansión de la Alianza en los Balcanes "estará absolutamente injustificada".

A continuación los ministros debatirán qué más puede hacer la OTAN para "proyectar estabilidad" en su vecindad sur, más en concreto para apoyar a países como Irak o Libia, a la coalición internacional que combate a los terroristas del Estado Islámico (EI) o los esfuerzos contra las mafias migratorias en el mar Egeo o eventualmente en otras áreas del Mediterráneo.

Stoltenberg informó de que Irak ha solicitado a la OTAN "ampliar" la misión de formación de fuerzas de seguridad iraquíes que ahora lleva a cabo en Jordania, de manera que la traslade a su territorio.

Fuentes diplomáticas indicaron que los aliados estudiarán esa petición "con ánimo favorable" y descartaron decisiones mañana, teniendo en cuenta que antes habrá que resolver incógnitas de seguridad o el estatus jurídico de esa misión si se desplaza a Irak.

"Vemos la relación estrecha entre la estabilidad de nuestra vecindad y las amenazas contra nuestros países, territorios y fronteras", dijo Stoltenberg, quien apuntó que "miraremos qué más podemos hacer para apoyar a la coalición que combate al EI".

Países como Alemania o Francia prefieren mantener el esquema de coalición abierta sin la OTAN en sus filas, según fuentes aliadas.

Por su parte, el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute, confirmó que actualmente "no hay necesidad" que requiera que la OTAN preste sus aviones de vigilancia Awacs a los países de la coalición, capacidad que había ofrecido en febrero.

Por lo que respecta a Libia, que se enfrenta al auge del EI en su territorio, Stoltenberg recordó que la OTAN está dispuesta a apoyar al Gobierno de unidad nacional si así se lo solicita (por ejemplo, para la consolidación de instituciones de seguridad), pero aseguró que "no abordaremos ninguna potencial operación de combate".

El político noruego destacó igualmente que "explorarán qué más puede hacer la Alianza en el Mediterráneo central en cooperación con la Unión Europea" (UE) para combatir la inmigración ilegal.

Actualmente la OTAN ya colabora con la UE en el Egeo.

"¿Se debe extender ese esfuerzo en el tiempo? ¿En otro lugar del Mediterráneo?", se preguntó Lute, quien subrayó la contribución que puede aportar la Alianza aunque no sea quien lidere este tipo de operaciones.

Stoltenberg ya ha apuntado en ocasiones anteriores a la posibilidad de transformar la operación naval en el Mediterráneo Active Endeavour, establecida en 2001 tras los atentados del 11-S.

Los ministros abordarán durante la cena las relaciones con Moscú y la posibilidad de convocar una nueva reunión del Consejo OTAN-Rusia, que se celebró por primera vez en abril desde hacía casi dos años por las fricciones en el conflicto en el este ucraniano.

"Nuestro enfoque hacia Rusia se basa en la doble vía de disuasión y diálogo", recordó Stoltenberg, quien calificó de "útil" la última reunión para abordar la cooperación en Afganistán o para dar más transparencia a las actividades militares y evitar incidentes.

En la sesión del viernes, los ministros abordarán su voluntad de continuar su misión de asesoramiento a las fuerzas afganas y su financiación hasta 2020, y la cooperación con la UE en áreas como la seguridad marítima y cibernética o frente a las amenazas híbridas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha